miércoles, 31 de julio de 2013

Restauremos los consensos esenciales, che.


Buena punta tira Sentis desde su facebook. Tal cual, según el relato conservador, llegaron los Kirchner y cagaron el ambiente bucólico y pastoril que caracterizó el desarrollo de la historia argentina, construida en base de diálogos y consensos inclusivos.


Buena punta, decía, para un rápido repaso de algunos momentos que jalonaron esa senda de construcción pacífica de la institucionalidad que nos legaron los mismos que ahora se preocupan por el nivel de confrontación escandaloso en que nos han sumergido estos apóstoles de la crispación.
A partir del consenso obtenido acallados los cañones de Caseros, en 1853, se sancionó la constitución. Una constitución que el dialoguista de Mitre, después de Pavón, quebrantara para apoderarse del Gobierno. Por supuesto que el consenso se expandió rápidamente por todo el país, aunque en el empeño se viera obligado el fundador de “La Nación” a derrocar unos cuantos gobernadores, cumpliendo el mandato de constituir la unión nacional y consolidar la paz interior. Es que a los bárbaros sólo con sangre la letra entraba, siendo menester que no se ahorrara la misma en holocausto a la cimiente civilizatoria sarmientina. En la punta de una larga pica plantada en Olta, pudo la cabeza del Chacho Peñaloza contemplar los beneficios de la nueva república y la institucionalidad, mientras que Felipe Varela agonizaba su ostracismo en Chile.
El diálogo y el consenso propiciado por los padres de nuestra amada institucionalidad, se permitió trascender fronteras apuntalando el golpismo colorado en el Uruguay, y asegurando la libertad de los pocos hermanos paraguayos que sobrevivieron a la Triple Alianza, hasta entonces agobiados por años de cruel dictadura.
El logro de la ansiada paz y unidad definitiva,  debemos agradecerla a los esfuerzos de Sarmiento, quien terminó con las divisiones intestinas interviniendo militarmente los gobiernos de Córdoba, Corrientes y Entre Ríos.
Avellaneda también hizo su aporte a la concordia nacional, con el ejército comandado por Roca, aplastó definitivamente los alzamientos autonomistas alsinistas y amplió las fronteras al sur, sumando tierras a la civilización impulsada desde la Sociedad Rural y permitiendo que viudas y huérfanos de salvajes levantiscos lograran acercarse a la modernidad sirviendo en casas de gente bien. La pérdida de territorios, los muertos y la esclavitud fue el precio vil que debieron pagar por su integración a la promisoria nación.
El diálogo y el consenso también fueron protegidos durante la presidencia roquista con la Ley de Residencia, que impidió que proletarios europeos con espíritu de confrontación, animado por ideas foráneas y socializantes, mellaran las armoniosas relaciones sociales y pusieran en riesgo nuestro destino manifiesto de transformarnos en la más preciada joya de la corona británica.
El unicato fue superado por la vigencia de la Ley Saenz Peña, tampoco los Radicales beneficiados se privaron de ratificar su voluntad de diálogo y la búsqueda de consensos. La intervención federal de Buenos Aires, Corrientes,  Mendoza (3 veces), Córdoba, Jujuy (2 veces), Tucumán (2 veces),  La Rioja, Catamarca, Salta (2 veces),  San Luis, Santiago del Estero,  San Juan (2 veces) Tucumán y Salta, la semana trágica y las huelgas patagónicas son un claro ejemplo de que la voluntad transformadora tiene un tiempo y un ritmo que no puede ser acelerado por voluntades facciosas que quebranten unilateralmente la paz y la armonía indispensables para el desarrollo y el crecimiento.
En 1930, a pesar de los esfuerzos conciliacionistas de Yrigoyen, tuvo el Ejército argentino que hacer también su aporte esclarecedor y restaurador del gentil panorama. Heroica intromisión que fructificó gracias a la comprensión de una Suprema Corte inspirada en los sanos e inalterables valores de una República que nunca debieron ser amenazados por las controversias introducidas por una abusiva democracia.
La decadencia fue conjurada durante más de una década por caballeros que aceptaron cargar con el oprobioso compromiso de gobernar una nación, aunque para bienestar del pueblo debieran recurrir al fraude, proscribiéndolo de la decisión para preservar la calidad de las instituciones. Nuevamente el consenso se imponía de la mano de conservadores y demócratas, liberales y socialistas de la vieja escuela, aquellos que se atrevieron a conjurar el anarco sindicalismo reprobando sistemáticamente huelgas obreras y adjurar de la desviación marxista, porque comprendieron su carácter disociador y conspirativo.
Los negros años de Tiranía que sucedieron a este período de paz y armonía, fueron superados otras merced a la valentía de unas fuerzas armadas siempre dispuestas a sacrificarse por la grandeza de la patria. Sobre el bombardeo a la Plaza de Mayo, los fusilamientos de José León Suarez, la intervención de los sindicatos, la disolución del partido peronista, la proscripción de una mayoría silenciada, se reconstruyó la Argentina del diálogo y del consenso. A veces es bueno olvidar los malos momentos que confunden, y para ello se sancionó el Decreto 4161, y a para aquellos que se empeñan en recordar y pretenden retornar, corresponde asegurarse que no puedan abrir la puerta. Juan José Valle fue uno de los 27 que el 12 de junio de 1956 pagaron cara su temeridad de negarse a plegarse al nuevo diseño armónico, continuando una larga tradición de excreción de elementos írritos que pongan en riesgo la paz y la armonía del cuerpo de la patria.
Ustedes no podrán creer, ni valorar jamás lo suficiente, los esfuerzos y sacrificios que las fuerzas vivas de esta bendita patria debieron llevar a cabo desde entonces, en pos del mantenimiento del ejercicio del diálogo y del logro de consensos esenciales. Ni bastones largos, ni gases lacrimógenos, ni picanas, ni balas, ni censura, ni quema de libros se mezquinaron en pos del mandato sarmientino de “no ahorrar sangre de gauchos” si ello resulta necesario para abonar el bienestar de la población o, incluso, si el pueblo no entiende las maravillosas enseñanzas con que el hambre, la exclusión, la indigencia, la desocupación preñan nuestra experiencia de vida y templan nuestro espíritu. 30.000 vidas descarriadas es un costo ínfimo y su desaparición es una menudencia que no alcanza a ensombrecer el venturoso camino diseñado sobre la base de los consensos.
Pero los profetas del odio y la crispación nunca bajan la guardia. Afortunadamente los arrestos disociadores de Alfonsín fueron rápidamente diluidos por las antas corporaciones que hicieron tronar el escarmiento del mercado, y cualquier entuerto fue conjurado en los noventa por las hábiles manos que aplicaran la cirugía sin anestesia a un cuerpo social enfermo. Los enemigos del diálogo y del consenso fueron rápidamente expulsados de las rutas de la patria, de las casas, de los campos y de los trabajos; y se recompusieron los lazos de unidad y concordia con sabios y reparadores indultos y amnistías. Desde el desalojo del puente Corrientes-Resistencia hasta el día que la crisis causara dos nuevas muertes, no se hizo más que ratificar, con firmeza y sin distinciones partidarias, que el consenso no admite cuestionamientos facciosos.
¿De qué valen sino el esfuerzo y el empeño puestos a disposición del pueblo por prestigiosas universidades privadas, nacionales y extranjeros, en formar preclaras mentes capaces de administrar con eficacia nuestros recursos nacionales? ¿de qué vale que paran incansablemente generación tras otra de Alsogarays, Martinez de Hoces, Cavallos, Lopez Murphys, Sturzeneggers, Prat Gays, Redrados si no somos capaces de abrir nuestras mentes y aportar nuestras voluntades para caminar la senda de amor y oportunidades para todos que nos señalan?

Afortunadamente, esta campaña electoral es pletórica en propositivas soluciones, expresando ánimos inquebrantables de reconstruir una armonía quebrantada. Escuchemos a quienes están hartos del disenso destructor, “Todo Vuelve” proclaman, unir a las dos partes disociadas, prometen. Lucharán sin desfallecer, los nuevos y viejos adalides, por restaurar el diálogo y el consenso para un justo y promisorio futuro que devuelva a cada uno lo que es suyo: el derecho a la explotación para los poderosos, y el manso respeto al deber de ser explotados para el resto. Así está escrito.


viernes, 26 de julio de 2013

Mi mensaje (2 fragmentos).






LOS FANÁTICOS.



Solamente los fanáticos -que son idealistas y son sectarios- no se entregan. Los fríos, los indiferentes, no deben servir al pueblo. No pueden servirlo aunque quieran. Para servir al pueblo hay que estar dispuestos a todo, incluso a morir. Los fríos no mueren por una causa, sino de casualidad. Los fanáticos sí. Me gustan los fanáticos y todos los fanatismos de la historia. Me gustan los héroes y los santos. Me gustan los mártires, cualquiera sea la causa y la razón de su fanatismo. El fanatismo que convierte a la vida en un morir permanente y heroico es el único camino que tiene la vida para vencer a la muerte. Por eso soy fanática. Daría mi vida por Perón y por el pueblo. Porque estoy segura que solamente dándola me ganaré el derecho de vivir con ellos por toda la eternidad. Así, fanáticas quiero que sean las mujeres de mi pueblo. Así, fanáticos quiero que sean los trabajadores y los descamisados. El fanatismo es la única fuerza que Dios le dejó al corazón para ganar sus batallas. Es la gran fuerza de los pueblos: la única que no poseen sus enemigos, porque ellos han suprimido del mundo todo lo que suene a corazón. Por eso los venceremos. Porque aunque tengan dinero, privilegios, jerarquías, poder y riquezas no podrán ser nunca fanáticos. Porque no tienen corazón. Nosotros sí. Ellos no pueden ser idealistas, porque las ideas tienen su raíz en la inteligencia, pero los ideales tienen su pedestal en el corazón. No pueden ser fanáticos porque las sombras no pueden mirarse en el espejo del sol. Frente a frente, ellos y nosotros, ellos con todas las fuerzas del mundo y nosotros con nuestro fanatismo, siempre venceremos nosotros. Tenemos que convencernos para siempre: el mundo será de los pueblos si los pueblos decidimos enardecernos en el fuego sagrado del fanatismo. Quemarnos para poder quemar, sin escuchar la sirena de los mediocres y de los imbéciles que nos hablan de prudencia. Ellos, que hablan de la dulzura y del amor, se olvidan que Cristo dijo: "¡Fuego he venido a traer sobre la tierra y que más quiero sino que arda!" Cristo nos dio un ejemplo divino de fanatismo. ¿Qué son a su lado los eternos predicadores de la mediocridad?




UNA SOLA CLASE

Es necesario que los hombres y mujeres del pueblo sean siempre sectarios y fanáticos y no se entreguen jamás a la oligarquía. No puede haber, como dice la doctrina de Perón, más que una sola clase: los que trabajan. Es necesario que los pueblos impongan en el mundo entero esta verdad peronista. Los dirigentes sindicales y las mujeres que son pueblo puro no pueden, no deben entregarse jamás a la oligarquía. Yo no hago cuestión de clases. Yo no auspicio la lucha de clases, pero el dilema nuestro es muy claro: la oligarquía que nos explotó miles de años en el mundo tratará siempre de vencemos. Con ellos no nos entenderemos nunca, porque lo único que ellos quieren es lo único que nosotros no podremos darle jamás: nuestra libertad. Para que no haya luchas de clases, yo no creo, como los comunistas, que sea necesario matar a todos los oligarcas del mundo. No, porque sería cosa de no acabar jamás, ya que una vez desaparecidos los de ahora tendríamos que empezar con nuestros hombres convertidos en oligarcas, en virtud de la ambición, de los honores, del dinero o del poder. El camino es convertir a todos los oligarcas del mundo: hacerlos pueblo, de nuestra clase y de nuestra raza. ¿Cómo? Haciéndolos trabajar para que integren la única clase que reconoce Perón: la de los hombres que trabajan. El trabajo es la gran tarea de los hombres, pero es la gran virtud. Cuando todos sean trabajadores, cuando todos vivan del propio trabajo y no del trabajo ajeno, seremos todos más buenos, más hermanos, y la oligarquía será un recuerdo amargo y doloroso para la humanidad. Pero, mientras tanto, lo fundamental es que los hombres del pueblo, los de la clase que trabaja, no se entreguen a la raza oligarca de los explotadores. Todo explotador es enemigo del pueblo. ¡La justicia exige que sea derrotado!

Mi Mensaje - Eva Perón -

Don Gato y su pandilla.


Va a ser tan lindo hacer un puente
de verdad, todo para vos...

¡Y reíte del Golden Gate!



¿Sobredosis de peperina o consumo de fernet en mal estado? ¡NO! publicidad electoral.





De todos modos, nada puede compararse con esta telúricamente bizzarra demostración de que comer chancho caliente hace mal... 




Por suerte, no pide que lo votes, te invita a bailar chamamé nomás. Es preferible que sen entretenga con eso en vez de cortar rutas, o a escucharlo hablar sobre la inocuidad y la biodegrabalidad del glifosato.

En fin... hay gente muy enferma en el mundillo de la publicidad.

jueves, 25 de julio de 2013

ARGEN y T – I – N – A.


Ricardo Alfonsín y Margarita Stolbizer arrancan su campaña con spots con fuertes críticas al relato del hegemónico grupo multimediático Clarín.




Los videos están llenos de alusiones subliminares, metáforas que deben entenderse como un intento (tardío) de los líderes del panradicalismo bonaerense de desprenderse de la tutoría que hasta el presente venía ejerciendo sobre ellos o bien como un despegue de la evidente declinación del prestigio del megagrupo.  Las fuentes consultadas son contradictorias a la hora de atribuir motivaciones a  los ataques, algunos consideran que se trata de un paso de boletas retroactivo al 2011, cuando Clarín auspiciara el magro resultado obtenido por el entente que protagonizaran el hijo del ex presidente junto a Francisco de Narvaez (un supuesto peronista de reputación democrática tan dudosa como su conducta comercial y fiscal). Otros consideran que los candidatos en cuestión están reprochando de este modo la inequívoca preferencia del grupo hacia Sergio Massa, superando a la fuerza el complejo de Edipo que hasta ahora sufrían.

El contenido de las publicidades aluden elípticamente a la promoción de la desunión de los argentino que viene impulsando el grupo desde 2008 (cuando realizara el corte “Gobierno-Campo), reeditando viejas prácticas desplegadas en los años 50 y 70 cuyo fin no fuera otra que lograr adhesión social al derrocamiento de presidentes peronistas. Para denunciar la funesta acción, eligen dos de los latiguillos preferidos por Clarín: inflación e inseguridad.

Inflación.

Como podemos ver en el spot, se denuncia a voces la eficaz penetración ideológica cultural que perpetra el Grupo, esta vez a cargo del influyente periodista económico Natalio Wermus, quien suscribe sus notas con el seudónimo de Ismael Bermúdez.  Una de las participantes denota un claro trastorno psíquico inducido por la tergiversación que realizara el periodista hace aproximadamente un año, cuando, malversando información difundida por el INDEC respecto a la canasta de indigencia, afirmara que una persona podía comer con $6 por día. La pobre mujer no sólo compró la información (desmentida hasta el hartazgo por el instituto afectado), sino que persiste en su veracidad y actualidad, y  ha amplificado su significado permitiéndose decir que con “6$ puede hacerse una fiesta”.





Lo que Alfonsín y Stolbizer nos quieren significar, indudablemente, es que el monopolio mediático tiene la capacidad, ya no sólo de instalar falacias en lo más profundo del subconsciente de los ciudadanos, sino también transformarlas en verdades irrefutables y de vigencia perdurable, mediante la simple operación de la repetición de ideas y del silenciamiento de las desmentidas.

Inseguridad.

En un ejercicio de ironía excepcional, una elogiable transgresión a la habitual falta de creatividad radical, denuncia de manera fácil y sencilla la ilegitimidad de los negocios que se amparan detrás de la percepción de inseguridad.



Clarín inventó en su momento la medición de la “sensación de inseguridad”, paralela al “índice de seguridad”, basada en una percepción ciudadana inducida por los propios medios de comunicación a través de la magnificación de casos policiales (contrariamente al índice de inseguridad, que cuantifica las víctimas de homicidios dolosos).

Lo cierto es que mediante esa maniobra, pasó prácticamente desapercibido que el índice de seguridad se redujo en un 50% en relación a los años 90 (medido sobre la base de los mismos datos objetivos), época en que era misión central del diario preservar la popularidad de la convertibilidad y la estabilidad del gobierno que la garantizaba.

Evidentemente, se trataban de dos mediciones distintas. Pero el Grupo en lugar de ceder a la evidencia de los datos estadísticos y revisar su actitud, o al menos aclarar las diferencias, inventó un nuevo rodeo: atribuyó a los funcionarios de gobierno que trataban de explicar las distinciones la afirmación de que “no había inseguridad, sino sensación”.

La sensación de inseguridad rindió pingües ganancias a muchos sectores económicos: desde quienes vendían cajas fuertes a los bancos que alquilaban cajas de seguridad, desde los que instalaban alarmas al formidable negocio de los barrios cerrados, desde el que instalaba puertas de seguridad y rejas, hasta quienes venden armas, y los avisos publicitarios relacionados a todas esas lucrativas actividades invadieron las páginas del diario y engordaros las cuentas corrientes de sus directivos.

Todo eso está sintetizado en el aviso: personificado en “el comprador”, viene Clarín, te hace el verso de la inseguridad, y él mismo te afana el perro. Encima, el mismo autor del hecho delictivo, se escuda en que él no comete el hecho, sino que se debe tratar de una percepción equivocada de la víctima, seguramente con la intención de convencerlo para venderle un perro, un arma y un alarma más tarde.

Estas son las correctas interpretaciones de los spots… no puede ser de otra manera, es así o los publicistas les están afanando la plata.

Lo único criticable es la incorrecta interpretación de la supuesta división. No hay Argen y Tina… No jodamos, en todo caso puede haber un Argen en que vive una mayoría que adhiere a un proyecto nacional y popular, y varias letras sueltas que no pueden articular una propuesta alternativa común. 



miércoles, 24 de julio de 2013

Massa oculta, Redrado lulyfica.


Dime con quién andas… la falta de definiciones políticas no son más que un medio de ocultamiento de propuestas inconfesables a la hora de conseguir la adhesión popular. Tras la sonrisa dibujada en el rostro de Sergio Massa y de su omnipresencia mediática, tras un discurso lavado, pacificador y neutralista, se esconde un personaje que, lejos de reivindicar “las buenas cosas” del kirchnerismo, juega a fondo una estrategia de aniquilación.




Lo que no dice Massa se descubre en la presencia de quienes lo acompañan. Lo que no se dirime en términos de la confrontación política queda reservado, como en la añorada lógica noventista, a los sentimientos del mercado interpretados por los sacerdotes del neoliberalismo. Así como, mientras Macri juega con globos y pelucas de cotillón, quien corta el bacalao es Sturzenegger, mientras Massa navega en los juramentos de escribanía, quien se prepara para disponer de los destinos de los argentinos es Martín Redrado. No lo digo yo, lo dice Sturzenegger, para desvanecer cualquier misterio: "Massa representa nuestra forma de hacer política… con algunas fuerzas que se hacen acuerdos no hay acuerdo programático… la construcción es aunar fuerzas con aquellos que representan nuestra forma de hacer política";  resulta evidente que la forma de hacer política del macrismo es, justamente, no hacerla, es más, negarla. Por ende resultan pueriles los acuerdos programáticos en ese ámbito, todo debe quedar librado la lógica y al ritmo que dicten las intangibles leyes del mercado.

Martin Redrado representa la misma línea de pensamiento: es un monetarista de estirpe “lulysta”, no en razón de su ficta y amañada adhesión al brasilerismo, sino por su costumbre de mostrar el culo, al igual que su carnosa prometida: farándula y economía invadiendo todos los ámbitos de la vida social argentina, la fórmula ideal que encumbrara el menemismo.

Pero Redrado es mucho más que un rostro bonito y seductor, por suerte su locuacidad mediática nos permite entrever el pensamiento económico de Sergio Massa, su mecenas en el Tigre.

Recorriendo el tuiter del Fulano, nos encontramos con una larga lista de entrevistas que se encarga de promocionar. La mayoría de ellas denotan su honda preocupación por el estado de las escasas reservas del Banco Central a las que vincula, indefectiblemente, con la ilusoria movida un dólar blue que, según él “no tiene techo, aunque resulte evidente el fallo del pronóstico sobre un producto que hoy no tiene piso. Una doble grosería. En primer lugar, porque las reservas “no disponibles” del Banco Central están vinculadas al respaldo de la moneda nacional circulante (según la doctrina ortodoxa que sigue en ese aspecto preservando su Carta Orgánica), y para garantizar ese resguardo fluctúa la cotización oficial. Segundo, porque, como buen monetarista, elige obviar las movidas especulativas de la economía real, pero en negro. No menos del 20% de la producción agropecuaria se está moviendo al margen de la economía formal, y el dólar blue vino a ser una fructífera respuesta a la necesidad de pesos de los evasores. El juego de los medios de comunicación (y la paranoia mediopelo) hizo el resto, otorgándole un nuevo beneficio extraordinario, anexo a la extraordinaria ganancia derivada de la evasión impositiva por una producción que, de por sí, otorga rentabilidad extraordinaria.

Según Redrado es indispensable el retorno de un Banco Central autónomo, que renuncie a toda posibilidad de incidir en el desarrollo económico y sin más utilidad que satisfacer el ansia de apropiación de moneda extranjera por parte de los ahorristas, para que, una vez saciada, retomen la confianza en una moneda nacional convertible. Listo, eso es todo, si todos tenemos la posibilidad de convertir nuestros pesos en dólares y la libertad de girarlos al extranjero, habremos generado un clima de negocios óptimo que impulsará la inversión extranjera (quienes vendrán gustosos y confiados sin nada sospechar de nuestra costumbre de erradicar del país nuestros ahorros). Por ello concluye Redrado que el afamado “cepo cambiario” expulsa capitales y espanta la inversión. Claro, el dato de que las restricciones cambiarias tuvieron como consecuencia en 2012 un récord absoluto de inversiones extranjeras (según el utra K diario español El Mundo) motorizado principalmente por reinversión de utilidades y frenando en seco la fuga de capitales, carece absolutamente de relevancia…

Si se revisan las intervenciones de Redrado en el último año (o desde la expropiación de YPF), se apreciará que uno de sus latiguillos preferidos para caracterizar la políticas de promoción de inversiones del gobierno nacional era “política de apriete”. “La inversión no se consigue con aprietes” gustaba sentenciar, mientras que impugnaba el gasto social y el impulso al consumo, a los que culpa de generar “impulsos inflacionarios. Ilustrativos conceptos, por cierto, a la hora de entender que cuando Massa se refiere a resguardar “lo bueno del modelo K” no está incluida dentro de la idea justamente lo que nosotros consideramos sus mayores virtudes.

En el mismo artículo de La Voz recién citado, Redrado explica que toda la problemática económica se reduce a que “En un mundo en el que sobran dólares, a la Argentina le faltan… la falta de dólares, por la caída de la inversión, termina generando restricciones en todo el proceso productivo”. Paradojalmente, si bien mojaba la oreja hace 15 días planteando que el gobierno “debería hablar de cómo generar infraestructura", salta como un ecolotalibán al borde de la histeria frente al millonario programa de inversión energético de Chevron junto a YPF:  “el gobierno se pone de rodillas ante una empresa porque no puede traer un dólar con capacidades profesionales…” transformando al monstruo apretador en un cuzco faldero en tiempo récord.

¿Contradictorio? Más bien es una crisis entre lo que declama y lo que piensa. Realmente a Redrado le interesa poco o nada la inversión (nacional o extranjera) en sectores como la industria o la energía. Todo lo que implique actividades de gran valor agregado y, paralelamente, buenos sueldos y mejoras de consumo interno, en su cabeza neoliberal representan “impulsos inflacionarios”. Mucho hay que buscar alguna propuesta concreta que describa el pensamiento productivo de Redrado, pero cuando se la encuentra es de un inequívoco sesgo conservador: el modelo es agrícola exportador.

Veamos esta ilustrativa entrevista y resaltemos estos párrafos donde explicita lo que para él significa un programa económico integral con incentivos para la producción: “Incentivos impositivos. Por ejemplo: el campo. Es un socio fenomenal para cualquier gobierno porque la producción de alimentos hoy nos da una capacidad de inserción en el mundo realmente espectacular. Entonces, al campo habría que tomarle las retenciones a las exportaciones como parte del impuesto a las ganancias. Es decir, ir bajándole la carga impositiva o incentivarlo para que pueda producir más y generar así más recursos. Con mis equipos estamos analizando qué hay que hacer con nuestro país de 2015 en adelante. Y hay obras claves por ejecutar en nuestro país, como la canalización de los principales ríos. Por ejemplo, el río Bermejo, el río Salado. Allí el agua está a tres metros de la tierra y por no tenerla canalizada encontramos allí superficies sumamente áridas. Nuestro programa permitiría (a través de la canalización de estos ríos) triplicar la superficie sembrada. Hoy Argentina siembra 40 millones de hectáreas cuando podría sembrar 120 millones de hectáreas”. Síntesis, el programa se basa en la explotación agropecuaria, el Estado (todos nosotros) gasta fortunas en infraestructura para beneficiar a un sector (el de siempre) y no le cobra o disminuye sustancialmente su carga impositiva.

Ahora bien, ¿producimos semejante mejora de la productividad para que siembren alimentos o produzcan algún beneficio tangible y concreto para la sociedad? Para nada, cuando la interlocutora le pregunta ¿trigo o soja? “Mire, eso lo tiene que decidir el productor”. Toda una definición, todos invertimos millonadas para que “el productor” haga lo que se le cante. Para la línea de pensamiento que une a Alsogaray, Martinez de Hoz y Martín Redrado, da lo mismo producir “caramelos o acero” (“La actividad agroalimentaria en la Argentina es apenas el 15% del PBI y genera 1,5 millón de puestos de trabajo sobre un total de 17 millones” nos comentaba Ivan Heyn es este artículo donde también con razón afirmaba: “Nuestra historia reciente nos ha demostrado que este tipo de especialización productiva no alcanzó para sostener a la población en niveles de bienestar razonables”).

Como podemos ver, todo lo que Massa esconde, Martin Redrado te lo muestra… A uno, Menem lo educó en no decir lo que pensaba para lograr que lo votaran, pero la Luly también ha hecho escuela.




  


viernes, 19 de julio de 2013

Política y gestión en campaña.


Por ejemplo, Coqui Capitanich, Martin Insaurralde y el Pato Urribarri tienen para mostrar.













Mientras tanto, la oposición, estudia y se prepara para dar a conocer sus propuestas de seducción antes de las PASO.






jueves, 18 de julio de 2013

Conocé al Massa bifronte, Ale.


La mitología romana peca de poco original. En general se limita a renombrar deidades griegas, conservando para ellas los mismos atributos, historia y poderes. La excepción es Jano, el dios de dos caras que simboliza el principio de todo lo que se emprendía y también presidía el fin, lo que se cierra… y el regreso. Al inicio de una guerra, se invocaba su protección, se abrían las puertas de sus templos, y así permanecían mientras durara. Al finalizar, las puertas se cerraban para el pueblo, y sus sacerdotes volvían a su vida normal de intrigas palaciegas que se desarrollaba en exclusivos y clausurados (para la plebe) ámbitos.




Se recuerda a NumaPompilio, segundo rey de Roma, como aquel que construyó el primer templo a Jano sólo para clausurar sus puertas durante el resto de su reinado en señal de paz, pero también como un restaurador de las costumbres rotas por Rómulo, por su sumisión a las viejas castas e intocables dioses y como un retardatario que frenó la expansión y el desarrollo romano.

Algunos emparentan a Sergio Massa con Numa Pompilio, esperan de él que cierre definitivamente las puertas de confrontación que abrió el kirchnerismo, y gobierne algún día de manera augusta y piadosa. Massa se preocupa de cultivar esa esperanza, se dice romano pero se preocupa en marcar diferencias con Rómulo, el fundador. Numa Pompilio (un sabino), fue en realidad un sobreviviente de la época prefundacional, que aún guarda dos ocultos rencores: el de haber visto como eran robadas sus hijas y (el más doloroso) el de ver que sus hijas preferían quedarse y defendían a sus captores, los descendientes del mítico Eneas. Massa también es un hábil sobreviviente de la época prefundacional, que internamente sufre que el pueblo argentino haya adjurado del menemato y ahora defienda a quienes pretenden retomar el camino de Perón y de Evita.

Por supuesto que Massa, como dice Clarín, “juega un poco al misterio. Tira algunas definiciones, pero hasta ahí; parece convencido de que ese es el juego que le conviene de cara a las elecciones en las que se postula como candidato a diputado. Y esa definición a medias la mantiene también para las especulaciones sobre su futuro”, a nadie le gusta ser comparado con el retardatario Numa Pompilio. Prefiere apostar a la poca de difusión o a la mala memoria respecto a  su posición en momentos trascendentes: quizás poco recuerden que se reía estúpidamente mientras Boudou exponía a Néstor y Cristina la idea de estatizar las AFJP, o que, mientras participaba del gabinete, calificaba a Nestor en la Embajada Norteamericana de cobarde, monstruo y psicópata.

Se aferra a la apariencia de continuidad para no espantar a los millones de beneficiados con un modelo exitoso que pretende clausurar, pero así como Augusto Vandor soñaba con liderar un peronismo sin Perón, Massa predica un kirchnerismo sin kirchneristas. Su apuro para confeccionar listas traiciona su discurso tactiquero, y a disposición de los electores  pone desde empleados del monopolio mediático confeso enemigo del modelo (Thundis, Gianolla) hasta representantes de la más recalcitrante oposición peornista (Cariglino, Luis Barrionuevo, Solá, el propio Duhalde), sin despreciar ni denunciadores crónicos transfugados (Adrian Perez) ni el necesario apoyo de numerosas espadas macristas (3 candidatas no demasiado conocidas, los intendentes d Vicente Lopez y San Isidro, a los que se suman los oficiosos y explícitos apoyos de Mauricio, Michetti, Pinedo y del resto de la plana mayor amarilla), todas viejas caras que se escudan bajo el cínica caracterización de “Frente Renovador”. En vano un angustiado Giustozzi  intenta reivindicar una identidad inexistente tapando el PRO con un dedo, los nombres se ocupan de desmentirlo.

Si a la lista agregamos a Demendiguren, y que Martin Redrado (de fina sintonía con el excluído Carlos Melconián y merecedor del aplauso de Adolfo Sturzenegger) es quien lleva la voz cantante en materia económica en el equipo, la distancia se ensancha y desmiente toda posibilidad de continuidad, hasta en aspectos mínimos.

“Por sus obras los conoceréis”.

La bifrontalidad de Jano, el Dios preferido de Numa Pompilio, adquirió para la posteridad un significado disímil: tener dos caras es sinónimo de falsedad, de fallutez. Es decir complaciente para algunos que me gusta la fruta, mientras se tranquiliza a los otros criticando las raíces. Es decir que sostendremos los avances sociales y culturales, pero denostando la confrontación que se encuentra ínsita en el éxito, como si quienes deben aportar de su ganancia extraordinaria para sostener la inclusión del más postergado, se hubiera desprendido de lo que le sobra por puro espíritu caritativo.

Clausurar las puertas del Templo de Jano, como sostiene Massa cuando predica un peronismo con buenos modales, es regresar a los 90, cuando el que menos tiene termina, directa (por sus impuestos) o indirectamente (por la depreciación del valor de su trabajo) subsidiando al más rico y poderoso.

No es una suposición antojadiza, la administración el Municipio de Tigre así lo demuestra. Se pueden escuchar las quejas de quien no tiene agua corriente “los bomberos llenan las piletas de los countries”  o “pagamos $30 el alumbrado público y no tenemos luz en la calle”. Y no son quejas aisladas o anecdóticas, son las manifestaciones de un sistema instalado desde un gobierno que practica una ideología.

Cuando en diciembre 2012 en Tigre se votó el presupuesto 2013, se previó un aumento general de Tasas del orden del 30% promedio, acumulando en los últimos 3 años subas de hasta el 106%. A pesar de ello, el 90% de la población carece de cloacas, y el 64% de agua corriente, en un municipio que se jacta de poseer el mayor crecimiento de superficies afectadas a Barrios Cerrados de alto nivel.

El aumento generalizado de tasas, obviamente, también alcanzó a los countries, pero Sergio Massa se ocupó rápidamente de compensar la “inequidad”: “La Intendencia de Tigre resolvió mediante un decreto, que no aplicará el nuevo revalúo inmobiliario provincial para calcular la tasa de Servicios Generales –ex ABL– de los vecinos que viven en countries y barrios náuticos. De esa forma, evita un nuevo aumento, ya que los valores de las propiedades que estableció el Gobierno de la Provincia a fines del año pasado, son muy superiores a los que aplica el Municipio”. La medida, hasta la fecha, no se extendió a las otras zonas del municipio,habitada por gente de a pié que sufrió el aumento de tasas y, también, el revalúo provincial.

¿Cuáles son las consecuencias prácticas de esta particular forma de encarar la gestión que aspira a nacionalizarse? ¿de esta particular forma de interpretar el mandato “para que reine en el pueblo el amor y la igualdad”Una sociedad tan bifronte como el propio Jano o el mismo Massa. Por un lado un pujante y glamoroso Tigre, de suntuosos y paradisíacos rincones alejados de la presencia de molestos pobres, e incluso de loa injerencia del oprobioso y asfixiante Estado… por el otro: ESTO que muestran los videos.











Como diría De Narvaez, su competidor por las preferencias de la derecha, "Massismo es más de lo mismo... massismo es noventismo... y nadie lo pude negar"... o mass ot menos así



martes, 16 de julio de 2013

Nuevas sugerencias.


Sr. opositor:
¡¿no lo convenció nuestro anterior muestrario?!

Acá le presentamos nuevas alternativas de nuestro amplio catálogo de opciones:











También tenemos modelos con consignas como "la magia de renovar con los mismos nombres" (con foto del Merluza Solá, Alberto Fernandez y Jesús Cariglino), "no sirven ni pa'espiar, pero son nuevos" (con foto de Gianolla y Mirtha Tundis)  "si hay PRO, que no se note" (sin fotos) y ""+í, si queremos podemos estar medio embarazados".

No dude en consultarnos ¡que no lo sigan afanando!


Llame ya:
0800-1108-ENELHORNO


0800-2710-TAMOFRITO



Si no ha visto las anteriores, véalas acá. 

domingo, 14 de julio de 2013

Algunas sugerencias.


Señor opositor:
Ud. no mueve el amperímetro de las encuestas.

Como en las anteriores elecciones, su dinero se está yendo por la canaleta de consultores de publicidad y asesores de imagen improductivos, aburridos y que no logran contactar con el gusto de la masa choripanera y planera. Así nunca va a arrimar el bochín.

Acérquese a una propuesta publicitaria moderna y dinámica, creativa y audaz, capaz de reflejar en imágenes su perfil oculto, el verdadero, aunque no sea el más beneficioso para sus aspiraciones. 

Van de muestra algunos ejemplos de nuestro amplio catálogo:









Llame ya:

0800-118-ENELHORNO

0800-2710-TAMOFRITO


sábado, 13 de julio de 2013

Charlas opositoras en el Quincho. HOY: IMPUESTOS


¿Que mejor lugar para debatir los grandes temas nacionales, y encontrarles trascendentes soluciones, que el amable ámbito de un quincho, disfrutando de un ecuménico asado bien regado de sabroso tinto? Ojo, eh? que acá hay menos ficción de lo que parece, todo está hiperrecontrachequeado. 


-     Pasame otras morciya, che… 'tan buena.

- Psé… se te nota en los dientes: sacate el verdeo (carcajeada generalizada).




- (Se hace un buche de vino y dice) Bueno, miren, nosotro lo trabajadore estamo preocupado. Tenemo que resolver esto todo junto. Como dijo el dotor Lanata, tenemo que estar todo junto porque así somo más… ¿no vino el zurdito rubio ese?... Bueno, no vino, pero ese se hace el proletario y está como nosotro los camionero con la gananciasss. Nosotro que somo laburante no tenemo que pagar una mierda ¿pa’qué? ¿pa’que la Señora esa destruya la cultura del trabajo pagando plane descansar?






- A ver, vos que gobernás, Sergio, que opinás de la cuestión esta. Pasame el espumante y hablá tranquilo que los muchachos del Fino ya revisaron todo el quincho y rompieron los micrófonos de la AFIP.






- ¡NOOOO bolú! Los micrófonos no eran de la AFIP, son de la embajada ¿por qué no preguntás antes? Mirá si ahora desconfían y le creen al Colorado eso que anda diciendo de que soy un caballo de Troya de la Cristina… (agarra el celular) A ver Pedro, mandame dos cuadricópteros drome que filmen todo, así no hay malentendidos.
A ver… acá el que paga impuesto tiene festivales, casino, centros culturales, parque de la costa, seguridad municipal, countries con todos los servicios, avenidas iluminadas, pavimento cloacas, barrido, recolección de residuos, limpieza y encerado… pero además una muralla para no pasar por el disgusto de tener que ver a los que no pagan impuestos. Y el que no paga, no tiene… 









- ¿Ven? Es como digo yo… es una injusticia que la gente bien del Norte de la CABA pague la salud y la educación de esos otros del Sur, encima los hospitales y los subtes se llenan de gentuza que viene del conurbano que afean y ensucian todo… como dijo el Dr. Bombau, el que quiere servicios que los pague, nada más democrático.

- Eso… ¿en qué cabeza cabe que unos paguen y se beneficien otros? Por esa cuestión justamente hemos arribado a un acuerdo estratégico con el compañero Hugo… y lo hago de puro solidario,  como buen peronista que soy (se escuchan risitas socarronas de fondo)… porque como le he explicado al Dr. Fontevecchia, yo tengo el patrimonio bien estructurado y no es lo que tengo que pagar. Yo creo que los empresarios exitosos que aportamos a la grandeza de la Patria no tendríamos que pagar más de lo que necesitamos: una justicia que proteja nuestras propiedades y una policía que mantenga alejados a los cabezas que la miran con ganas ¿para qué más? Sino pregúntenle acá al amigazo Luis… que, dicho sea de paso ¿no tenías una vaca más blandita para matar, che?
- La cosa está mal, Francisco… nunca estuvo peor. Esa Yegua persiste con las retenciones, Urribarri nos sube el impuesto inmobiliario rural… lo único que falta es que se le ocurra hacernos pagar ingresos brutos. ¿qué se creen que somos? ¿bolicheros? No señor, nosotros trabajamos la tierra y construimos la grandeza nacional. ¿qué es eso de que anden persiguiendo productores porque se ven obligados a vender la mitad de su cosecha en negro? ¿cómo se les van a meter en el campo para obligarlos a registrar a esos tapes que lo único que hacen es chuparnos la sangre a la gente como uno que les da la posibilidad de dignificarse con el trabajo duro de sol a sol y ser parte del paisaje telúrico? 

- Y no te olvides de la lechería…

- Vos cállate Buzzi que acá no hay cámaras de televisión. ¡Ocho horas… Aguinaldo! ¿Dónde se ha visto? Nosotros somos los únicos que producimos la riqueza del país, que la extraemos del suelo sin joder a nadie, che. ¿cómo va a haber impuestos a la tierra? ¿cómo va a haber impuestos a las ganancias si con el campo mantenemos a todos los argentinos? Nosotros no debiéramos pagar ningún impuesto y para lo único que debiera meterse el Estado es para darnos subsidios y créditos cuando hay sequía, cuando llueve poco, cuando llueve mucho y cuando hay inundaciones… y cuando graniza o hay heladas o hace calor. Si el Estado no puede garantizar un buen clima, que paguen o que se vayan…

- Eso… un buen clima de negocios, siempre se los dije cuando presidía la UIA. No hay buen clima de negocios y después se quejan de que los industriales y los comerciantes no pagan el IVA que retienen… Así no se puede, ya ni el más mínimo rebusque para soportar la crisis. Es cierto que nunca produjimos ni vendimos tanto, pero ocupamos gente… no como otrosssss… en vez de agradecernos sacándonos impuestos y contribuciones patronales, pretenden que paguemos en proporción a lo que ganamos ¿alguien ha sufrido una injusticia peor? ¿Y la seguridad jurídica’ ¿eh? ¿Qué me dice Ud. Ricardo de la Seguridad Jurídica? 

- Nosotros somos fieles a nuestros principios… no podemos permitir que un poder temporario afecta la incolumnidad de las corporaciones trascendentes que garantizan un presente venturoso a las empresas y el paquete de Rawls para los pobres, algo así como la caja PAN de la dignidad ínfima para que no se pongan levantiscos. Pero para ello aspiramos a que no se cuestione nuestra supremacía moral y, sobre todo, no se la ataque con pretensiones arbitrarias como la de afectar la intangibilidad de nuestro sustento con cuestiones mundanales como el pago de impuestos a las ganancias… ojo, que lo nuestro no ninguna defensa de un inconstitucional privilegio, sino uno de los principios fundantes de la Nación y columna vertebral del sistema republicano.

- Bueeenas… ¿llegamos un poco tarde?

- ¡Como siempre! (carcajeada general) ¿no la trajeron a la Donda, papá? 

- No quiso venir porque dice que Uds. no son progresistas como Prat Gay, y Ricardito dudaba si era lo mismo traer a Margarita o Lilita… A Oscar no lo trajimos porque Sergio nos había dicho que mejor no, que había cubiertos de plata.

- A ver Eduardo… servile un poco de vacío a lo señore… apurate que esto siempre se van ante… (carcajeada general). Che, Herme ¿cómo andá con el asunto ese de la juntada de firma por el 82 móvil?

- Mirá… se nos complicó un poco Hugo. Es que las planillas se nos mezclaron con las de “No a la reelección” y con las de “hagamos una colecta para la Fragata”, ahora hay que ordenarlas y eso lleva tiempo… creo que para enero o febrero de 2016 ya vamos a estar en condiciones de presentar las 3… aunque no sé si lo de la Fragata todavía tiene algún sentido. (silencio piadoso)

- Eeeee… bueno che, ¿alguien está tomando apunte de todo esto? ¿Me servís otras costillitas?

- En la piecita de al lado están en eso… yo lo puse a Martín Redrado y Mauri los trajo a Melconian y al Adolfo Schuazzenegger... "Terminator" (carcajada general). Che Ricardito ¿por qué no le decía a Gonzales Fraga que se sume? Se entiende bien con los muchachos…

- UH! Pobres… a ver  Eduardo si le alcanzás algo pa’picar…

- No te hagás problemas Hugo, tienen una buena dotación de sushi y champagne. Ellos se arreglan aparte.

.......

A los postres.


- Che... a todo esto ¿no lo vieron al Eduardo?

- Acá'toy (dice parándose de un baquito del rincón)...

- Vó no... Ya te dijo el señor de la Rural que te cayes. El cabezón digo... mirá que si no participa, se cabrea y después jode...

- Quedate tranqui Hugo, que está acá.

(Entran los economistas, todos se ponen de pié). 

- Bueno señores… hemos arribado a importantes conclusiones que hacen factible un panorama alentador para alcanzar un consenso amplio para 2015 en la materia impositiva de la que con tanta sensibilidad y profundidad se han ocupado…

- BEEERP….! Perdón. 

- Si mal no hemos interpretado, debemos eliminar todas las retenciones, no percibir impuesto a las ganancias de los asalariados mejor pagos, abstenernos de percibir por IVA o ganancias más de las que las empresas declaren, convencer a los gobiernos provinciales que no cobren ingresos brutos ni inmobiliario a los productores rurales, derogar las contribuciones patronales al sistema previsional, y ni soñar con rascarles los bolsillos a sus señorías… 

- Esteeee… (entrecruzamiento de miradas) sí, efectivamente (todos a coro).

- Listo todo solucionado… las cuentas cierran perfectamente.

- ¿Seguro?

- Por supuesto, Uds. hagan campaña que nosotros nos manejamos… hay antecedentes… MENEM LO HIZO.




(Próximo encuentro: ¿rol del Estado, inflación, instituciones republicanas, corrupción, deuda externa...?)