sábado, 15 de octubre de 2016

Fábula sin moraleja, ni goyete.


María era trabajadora en negro y cobraba la AUH. La AUH se financia con lo que María paga de IVA cuando compraba en el almacén, y con el impuesto a las ganancias que pagan Roberto y Mariano. María votó a Macri porque le prometía empleo de calidad y mejor educación para sus hijos.



Roberto y Mariano no querían pagar más impuesto a las ganancias. Y votaron a Macri para no tener que mantener más vagos como María.

Roberto, que era camionero, trabajaba en una constructora que hacía obra pública para el municipio. La obra pública se pagaba con las retenciones a la exportación agrícola, que pagaba Daniel, que tiene varias hectáreas. Daniel no quería que le saquen más con las retenciones y votó a Macri. 

Roberto no trabaja más de camionero, porque la empresa cerró, porque Daniel ya no tiene que pagar retenciones y el municipio no tiene con que financiar la obra pública.

En cambio Mariano, aunque gana menos, sigue pagando el impuesto a las ganancias porque es gerente de una distribuidora, pero no sabe hasta cuando, porque como el valor de compra del sueldo y de la AUH que cobra María se cae a pedazos, al almacén en el que compra (como tantos otros almacenes  donde compran tantas otras Marías) se le cayeron las ventas.

Daniel estaba feliz, y con la plata de las retenciones que ya no paga, se compró una regia casa para especular. Pero Roberto (que está desocupado) ya no puede pagar el alquiler y se la usurpó junto a su familia y otras familias como la de Roberto que tampoco pueden pagar el aquiler, ni las expensas, ni las tarifas de servicios. Daniel les inició juicio de desalojo, pero en la Justicia le dicen que el proceso tarda muchísimo porque no se puede mantener la infraestructura colapsada porque ya nadie paga impuestos, básicamente lo mismo que le dijeron en la policía cuando le robaron el auto unos pibes que antes iban a la escuela pero ya no pueden porque no quedan becas, ni planes, ni lugar donde laburar para pagarse los estudios.

Daniel, como loco, decide irse a Miami. Va al banco a retirar toda su plata, pero resulta que muchos otros Danieles fueron a hacer lo mismo al mismo tiempo y el banco se fundió. Pide hablar con el Gerente, pero el empleado le dice que el Gerente ya se fue a Miami. 

Daniel fue a la plaza a protestar, y ahí se encontró con María, con Roberto, con Mariano y con los pibes que le afanaron el auto... Vaya coincidencia, igual que en el acto de cierre de campaña del Presidente.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Vamos Rucio todavía ¡¡ A difundir esta historia.

Tilo dijo...

Como si hubiera hecho falta, antes del 22 de noviembre pasado el negro Dolina (creo que en un programa de TVR) hizo una atinada consideración con respecto al tan mentado CAMBIO, con anticipadas deducciones casi exactamente iguales a las de tu post de hoy.

Resumiendo, no entiendo cómo podemos haber caido en esta maldita trampa. No comprendo cómo puede haber tantos desmemoriados y tantos ignorantes de la catadura de estos ceos "empresarios" que han vivido chupando de la teta del Estado, aprovechando oportunistas normas legales hechas a su medida y FUGANDO la guita al exterior sin siquiera pagar impuestos. Y que después te dicen QUE SOS VOS QUIEN VIVIÓ UNA FANTASÍA.

Y lo peor es que no sólo se trata de ladrones mentirosos, sino también de incapaces políticos y de enemigos de nuestra SOBERANÍA, es decir, de nuestra propia vida.

Parece mentira que haya tantos abombados que no conozcan de cuánto daño es capáz la DERECHA DE MIERDA.

leo fernandez dijo...

Muy muy bueno
No hay mejor forma de explicación

Anónimo dijo...

Buenisimo comentario Don Tilo.
La mentira de ciertos empresarios no tiene patas cortas, es una ponzoñosa bíbora que envenena al que se las cee.
Y despues le cae todo en contra tarifasos, despidos ,suspensiones, disminucion de clientela, disminucion del poder adquisitivo.

saludos y abrazo.

Anónimo dijo...

Buenisimo comentario Don Tilo.
La mentira de ciertos empresarios no tiene patas cortas, es una ponzoñosa bíbora que envenena al que se las cree.
Y despues le cae todo en contra tarifasos, despidos ,suspensiones, disminucion de clientela, disminucion del poder adquisitivo.