sábado, 23 de abril de 2011

VARGAYÓ♪… VARGAYOOO♪♪!!!

Eran tiempos oscuros. Dios nos había abandonado, decidió dejarnos huérfanos de prodigios. Ante la desazón por la humanización del fútbol, el Pueblo añoraba los tiempos de las proezas del Paladín. Ante cada bochorno, ante cada amenaza foránea, millones de gargantas expresaban su pesar en un monocorde ritual de invocación a la fantasía: MARADÓ, MARADOOO!!!!.


La hinchada opositora no se animó a saludar la llegada del Noble español con algún semejante grito de guerra. Ellos dirán que no lo hicieron porque son civilizados, para mí es porque ratifican su condición de manga de “pechosfríos”.

Tras una larga serie de inefables entrevistas en las que se dedicó meticulosamente a pegarle al pueblo y gobierno argentino, dos eventos hicieron posible tan ilustre arribo, sólo comparable con la llegada de la Infanta Isabel de Borbón en 1910: primero y principal, la Reunión Regional de la Sociedad Mont Pelerin; y de paso, “La Feria Internacional del Libro”. Mientras escribo esto, y a modo de ampliación de agenda, se está preparando en Salta un almuerzo con Juan Manuel Ortobey.

Mr. Magoo


Nos venimos preguntando porqué es necesario reescribir nuestra historia, una de las razones es para que no nos sigan contando el cuentito del país de las maravillas, como lo hace Vargayó con Fontevechia y con Oppenheimer.

¿De cual Argentina democrática nos habla melancólico? ¿de la de antes de Ley Saenz Peña o la del Fraude Patriótico o la de la proscripción del peronismo? ¿De la que perseguía y reprimía a las organizaciones obreras o la de la Ley de Residencia?  ¿De qué Argentina del Primer Mundo nos habla? ¿de la radiografía de la miseria del “Informe sobre el estado de las clases obreras argentinas” de Bialet Masee o la de cualquiera de las dos décadas infames (1930-1943, 1989-2001)? ¿cuáles son los gobiernos que debiéramos los argentinos volver a elegir? ¿el prometedor pero claudicante alfonsinismo? ¿el moderno, desindustrializador y socialmente excluyente menemismo? ¿el desatinado delaurrismo? Porque mire mi Marqués Vargayó, que salvo esos y a Yrigoyen, Alvear y Perón, a ningún otro elegimos nosotros, o porque fueron dictaduras, o porque fueron producto del fraude o porque estaban proscriptas las mayorías populares.

Muy efectista su relato, Sr. Vargayó, muy conveniente para sus amigos de la Mont Pelerín, pero tan alejado de la realidad histórica como Ud. de sus orígenes libertarios.

¿Dónde está el Piloto?

¿Y qué es eso de la Sociedad Mont Pelerín? Debo confesar que a mí me sonaba algo así como un microemprendimiento destinado a la fabricación de pirulines placeros. Pero No.

Corría 1947, empezaba la reconstrucción de la Europa de Post Guerra. El socialismo la iniciaría en los países del Este. El Keynesianismo (que rescató a los Estados Unidos de la Depresión de 1930), a través del “Plan Marshall”, fue la doctrina económica elegida por el capitalismo para hacer lo propio en la Europa occidental. El intervencionismo estatal, en ambos casos, asumió el protagonismo.

El pensamiento del liberalismo extremo, el que opinaba que había que dejar todo librado al juego de las fuerzas impersonales del mercado y que sostenía axiomas tales como La solución por el gobierno de un problema es habitualmente tan mala como el mismo problema (Milton Friedman), fue desechado por completo.
Sus acólitos, acongojados por la evidente pérdida de influencia en las finanzas y la economía mundiales, se reunieron y fundaron este “think tank”. Entre ellos se encontraban, Friedrich Von Hayek, Ludwin Von Misses, Milton Friedman y Karl Popper, futuros inspiradores de la “Escuela de Chicago”, de las “Reaganomics”, de la política económica de Margaret Thatcher, del Consenso de Washington, de José Alfredo Martinez de Hoz, y, como modelo de laboratorio para mostrar a los restantes sudacas, del Chile de Augusto Pinochet. El Neoliberalismo asomaba en la historia.

Los “montpelerines” elaboraron su declaración de principios. Si bien Vargayó niega su participación en esta organización, me permitiré reproducir algunos de ellos para ver hasta que punto está emparentado su pensamiento. Entre comillas agrego frases de Milton Friedman que completan y aclaran el sentido de los conceptos:



·         Redefinir las funciones del Estado para poder distinguir más claramente entre un orden totalitario y uno liberal. (“La privatización no significa nada si no se cuenta con el Estado de derecho. ¿De qué vale privatizar si no se cuenta con seguridad sobre su propiedad o si no la puede usar como se quiere?”)
·         La posibilidad de establecer reglas mínimas a través de medios no hostiles a la iniciativa y al funcionamiento del mercado. (“El hombre libre no se pregunta ni qué puede hacer su país por él, ni qué puede hacer él por su país.”)
·         Definir métodos para combatir el uso indebido de la historia al servicio de credos hostiles a la libertad. (“Hay un viejo dicho que reza: "si quieres cazar a un ladrón, llama a otro para que lo atrape". La virtud del capitalismo de libre empresa es aquél que coloca a un empresario frente a otro, y ese es el método más efectivo de control.”)
·         El problema de la creación de un orden internacional conducente a salvaguardar la paz y la libertad y que permita el establecimiento de relaciones económicas internacionales armoniosas (“globalización” que ahora le llaman, esta es mía no de Friedman).

En consonancia con estas ideas, no es extraño que la consigna convocante de la reunión sea  "El Desafío del Populismo a la Libertad de Latinoamérica", y que se celebre justo acá, nuestro nidito de perseverancias populistas.


La Pistola Desnuda.

¿Qué significa LIBERTAD para los montpelerines y su propagandista Vargayó?.
Me gustaría que lean esta entrevista de Página 12, donde son desnudadas las inconsistencias del discurso del Marqués. Pero al menos, presten atención a este trocito:

“–Pinochet no apoyó el liberalismo político, pero Friedman y Von Hayek apoyaron la dictadura de Pinochet.
–No, no. Apoyaron la política económica, pensaron que la política económica era la buena, pero nunca apoyaron la dictadura de Pinochet, nunca apoyaron los crímenes, nunca apoyaron la desaparición de un Congreso, de elecciones libres. Nunca. Von Hayek ha defendido... Miren... No sé si han leído The Constitution of Liberty, un libro absolutamente fundamental en defensa de la cultura democrática y de la libertad económica a partir de la libertad política. Es el sustento fundamental de la idea de Von Hayek.
Pero no estamos hablando de las ideas sino del apoyo a una política concreta.
–Pues yo no conozco ninguna declaración de Von Hayek a favor de Pinochet, que haya estado defendiendo la dictadura de Pinochet. Todo el paquete, con los crímenes, las desapariciones. Y si la defendió, se equivocó”.

O Vargayó no es tan letrado como pretende hacerse ver, o, como Micky Vainilla, se haceolímpicamente el pelotudo. Von Hayek es autor de esta frase, que nos pone en el camino de entender que “Libertad” estos señores defienden: «Un dictador puede gobernar de manera liberal, así como es posible que una democracia gobierne sin el menor liberalismo. Mi preferencia personal es una dictadura liberal y no un gobierno democrático donde todo liberalismo esté ausente» (Entrevista en Chile - Pierre Salama y Jacques Valier, Pauvreté et inégalités dans le tiers monde, La Découverte, París, 1994.). En otras palabras se cagan en la democracia si la democracia no defiende la libertad del zorro en el gallinero. Es más, a esa democracia aplican el eufemismo de “populismo” (según ellos, gobiernos poco dispuestos a dejarse influir por los grandes grupos económicos y que buscan sostener su poder en las masas populares) ¿nos vamos entendiendo?.

Y si alguna duda queda, vuelvo a citar a Milton Friedman: “Los derechos de propiedad no son únicamente una fuente de libertad económica. También son una fuente de libertad política” (que conducente la idea de Friedman al “voto de baja calidad” de Pino Solanas ¿no?). Pobres, desheredados, excluídos y marginados, ABSTENERSE de reclamar libertades políticas, porque el Estado Neoliberal no podría venir en su auxilio. Y el Mercado tampoco. ¿O acaso alguien conoce algún “derrame neoliberal” aparte de los de petróleo del Exxon Valdéz y de la plataforma inglesa en el Golfo de México y el de los desechos radioactivos de la Central Nuclear de Fukushima?.



Indudablemente, Vargayó defiende la misma idea, el mismo modelo, que Milton Friedman: EL TOTALITARISMO DE MERCADO (al concepto no lo inventé yo, lo describe Aldous Huxley en "Un Mundo Feliz" y "Retorno a un Mundo Feliz", y que no me digan que este no era liberal). Pero no quiere hacerse cargo de que la única manera de imponerla en América Latina ha sido a sangre y fuego, asesinando, torturando, desapareciendo, excluyendo y coartando libertades.

El Insulto Final.


Y llegó el gran momento!!! Por fin el ilustre prohombre hablaría para la gilada en “La Feria del Libro”. Acá tienen el discurso completo, pero yo voy a meter el dedo en un tramo que me pareció medular, y al que no se le dio cinco de bola.

Venía discurriendo Vargayó sobre la inquisición y la prohibición del género literario novela en la América colonial. Y entonces derrapó: “Pero una de las perversas -o tal vez felices- consecuencias de esta prohibición fue que, en América Latina, como la ficción fue reprimida en el género que la expresaba mejor -las novelas-, y como los seres humanos no podemos vivir sin ficciones, éstas se la arreglaron para contaminarlo todo -la religión, desde luego, pero también las instituciones laicas, el derecho, la ciencia, la filosofía y, y por supuesto, la política-, con el previsible resultado de que, todavía en nuestros días, los latinoamericanos tengamos grandes dificultades para discernir entre lo que es ficción y realidad. Eso ha sido muy beneficioso en los dominios del arte y la literatura, pero bastante catastrófico en otros, en los que sin una buena dosis de pragmatismo y de realismo -saber diferenciar el suelo firme de las nubes- un país puede estancarse o irse a pique.

A ver si entendemos: los sudacas somos una especie de humanoides semi-idiotas que, en política, no distinguimos la realidad (el poder de las corporaciones económicas globalizadas) de la fantasía (la utopía de ser libres, soberanos y vivir en una sociedad justa). Ergo: tienen que venir sujetos reeducados en el Primer Mundo para explicarnos cuantos pares son tres botas. Bue… admitamos que han mejorado, ahora nos traen a Vargayó para que nos la explique, antes, directamente, nos mandaban los milicos sin tanta explicación.



Bueno Vargayó, supongo que ya encontraste tu respuesta, supongo que ahora entenderás porqué este continente de incultos seguimos perseverando en el error. Después de 500 años de dominación ibérica e inquisición, el “Realismo Mágico” alteró nuestras facultades mentales para siempre.

Pero preferimos eso a que nos vengan a proponer otros oscuros misterios esclavizantes, como el de Von Hayek, en “el Camino de la servidumbre”. «Es la sumisión del hombre a las fuerzas impersonales del mercado que, en el pasado, hizo posible el desarrollo de una civilización que sin esto no habría podido hacerlo; es por la sumisión que participamos cotidianamente en la construcción de algo más grande que lo que todos nosotros podemos comprender plenamente» (Friedrich von Hayek, Camino de servidumbre, Alianza Editorial, Madrid, 2008). Dejanos nomás Vargayó con nuestros Nestor y Cristina, nuestros Evos y Hugos, nuestros Rafaeles, Fideles, Pepes, Lulas, Vilmas, Fernandos; y ojalá, en unos días un Ollanta de tu Perú.




Perdón, perdón, perdón,

Mil Perdones



Leslie Nielsen!!!



Otros comentarios de Rucio sobre el mismo tema (o mas o menos):

Páginas relacionadas: