domingo, 8 de mayo de 2011

¿Acá tampoco hacemos política?

Anoche, antes de irme a dormir, pasé por lo del Pibe Peronista y me encontré con una conversación entre macristas comentando los preparativos del lanzamiento de Mauricio. La conversación (via chat) terminaba así:  “Me gusta esa sensación de aventura humana que hay en el pro, no hacemos política”. Primero me reí del absurdo, estás por lanzar la candidatura a la Jefatura de Gobierno de la CABA y decís que “no hacés política”, o no te sube el agua al tanque o tu formación ideológica la recibís de Susana Gimenez.

Pero después lo pensé mejor. ¿cuántas veces escuché la misma invocación cualunquista por estos pagos entrerrianos? Y lo peor, no de la boca de un concheto joven Pro capitalino, sino de dirigentes y funcionarios que se dicen "K". “Nosotros gestionamos, no hacemos política” es un cliché bastante recurrente por acá. El problema (o ventaja, depende de donde se lo mire) es que, cuando gobernás sin hacer política, cualquier colectivo te deja bien y terminás defendiendo el status quo, por injusto que sea.
Creo que todos entendemos la metáfora del ladrillo del General, y la aceptamos como cierta. Y por lo que voy a decir, seguramente seré acusado en hacer uso abusivo de la “paja” en la mezcla. Pero si exageramos la proporción del componente “bosta”, lo más probable es que el rancho se nos caiga a pedazos o huela a chiquero.
A ver. Nadie puede dudar del alineamiento que ha tenido Urribarri con el gobierno nacional, incluso en los momentos más duros, cuando muchos desertaban o “preferían desensillar hasta que aclare” (hacerse los otarios que le llaman). Como en tiempos del levantamiento de las patronales sojeras en contra de la Res. 125. A pesar de que en Entre Ríos, comandado por Alfredo De Angelis, se estableció uno de los epicentros de la movida y que el entonces “capo di tutti capi”, Jorge Busti saliera sin tapujos a apoyar a los destituyentes (como dice acá y acá).
En el Tunel, Busti se suma a la movida destituyente.

El 14 de junio de 2008, sin dudas, fue el peor día para Urribarri

De Angelis era detenido en Gualeguaychú, la gorilada bramaba
 y parecía que el Kirchenerismo caía a pedazos

Pero lo que preocupa es la metodología de acumulación posterior. Si recorremos los archivos de esta página política, podemos ver que la política entrerriana en los dos últimos años se ha emparentado fuertemente con la sección de la Revista Olé dedicada al Libro de Pases de jugadores una vez concluido el “clausura”. La emigración en masa de las huestes que acompañaron a Busti en la movida sojera iba acelerando su cadencia al ritmo de la recomposición de la imagen de Cristina y Nestor. Como un buen corredor de bolsa, Urribarri supo esperar para la compra el momento que su valor cotizara en baja. ¿Desarrollo de sectores y agrupaciones genuinamente K? poco y nada. ¿Debate político sobre el rol que a la provincia le cabe dentro de un proceso de desarrollo nacional y regional? Menos. ¿Modelo propio de desarrollo local? ¿lo qué?
Si a esto le sumamos el comentario que se escucha a lo largo y ancho de la provincia, generalizado por parte de intendentes, dirigentes u organizaciones sociales y sindicales: “en estos años no me he podido sentar a hablar de política  con Urribarri ni 5 minutos”, el panorama empieza a oscurecerse.
Como frutilla del postre, se rumorea fuerte que Urribarri imagina una propuesta electoral para los municipios sustentada en las figuras de “exitosos empresarios locales”. Es decir, revivir el mito menemista de que los hombres de negocios son buenos administradores de la cosa pública (si no, ahí lo tienen a Macri). Más gestión, menos política. La situación de Gualeguay, y algún deseo manifiesto en Colón, vendrían a darle consistencia al rumor. Mientras tanto, en los municipios reina la indefinición entre las filas urribarristas, sostenida por aquellos que esquivan los acuerdos, escapan a las internas y esperan “el dedo” salvador. Hay quienes piensan ya en “ir por afuera” si no hay espacio para la elección democrática de los candidatos.
Para colmo, del otro lado también la mueven. Viejo mañero, Busti es un avezado zorro en eso de las operaciones de prensa. Que no existe la pelea, que Urribarri va a ser vicepresidente, entre otros mil puteríos de corrillo se lanzaron para demorar el momento de la definición, mientras intentaba recomponer su entramado. Su mala lectura de la evolución de la imagen K hizo que la demora le jugara al Conejo como un boomerang.
La última movida fue la semana pasada. Apareció en la página digital que mencionábamos más arriba, la supuesta lista completa de Diputados Provinciales que habría confeccionado el gobernador para acompañarlo en su reelección, se produjo un escándalo de proporciones bíblicas, los que quedaban afuera saturaron las líneas de la Casa Gris, Urribarri tuvo que salir a desmentir para aquietar la tropa y la noticia desapareció de la página. Ahora, eso sí, nadie, salvo Urribarri, se viene animando a proponer una lista de legisladores. Es que, como dije alguna vez, después de 30 años de Bustismo (y Ley Castrillón de por medio), la dirigencia del PJ y, ahora, sus aliados locales, tiene su biotipo más bien adaptado para hacer la plancha que para nadar contra la corriente. En fin, parece que la renovación política y el trasvasamiento generacional deberán esperar pacientes mejores épocas para germinar por estas tierras.
Me dirán que todo lo anterior no pasan de “agachadas” propias de la política, y que ninguna relación tiene aquello de “no hacer política”. ¿Ah no? Explíquenme que ladrillo construimos con este material, que alaba al Gobernador mientras pide plata con una mano y al otro día sale a pegarle al Gobierno Nacional con la otra. No tendrá el glamour de Urtubey recibiendo a Vargas Llosa, pero:
El enemigo de mi enemigo es mi amigo.
Y el enemigo de mi amigo, vendria a ser como... estemm... eh...
Secuencia “De Angelis dixit”:

26/4/11 “De Angeli asegura que en el gobierno (de Urribarri) hemos encontrado repuestas a nuestras demandas”.


26/4/11 "Lo que tengo en claro es que soy anti kirchnerista", dijo y sentenció que "prefiere quedarse en el campo antes de acompañar al kirchnerismo".

5/5/11  “Villa Elisa: De Angeli entregó un petitorio al ministro Julián Domínguez. El campo presagia nuevas protestas si no hay compensaciones económicas del gobierno al arroz”.  

No es que quiera darle la razón al sojero malarriado, pero según sus dichos, Urribarri no es lo mismo que Cristina. Quizás, si debatiéramos política, si la explicitáramos y la lleváramos adelante coherentemente, no generaríamos este tipo de “grostesca confusión”… digo, no?
Me hace ruido aquello de "dime con quien andas y te diré quien eres". Saben lo que pasa, yo entiendo la necesidad de la acumulación y el asunto ese de los particularismos locales, pero si, como el conchetito PRO, hacemos “aventura humana” y no política, después terminamos pareciéndonos a cualquiera que nos da la razón… hasta por propiedad transitiva.

video

5 comentarios:

K-Explícito dijo...

A mi me parece que el asunto pasa porque se está reinventando la política y los dirigentes de concepciones antiguas, como el punterismo duhaldista, o neoliberales como Macri están en extinción, en cierta forma como la selección natural obliga a que la especie se adapte al medio o perezca.

El medio (nosotros) es lo que creo que va cambiando a partir de que la política dejó de ser una palabrota en esta batalla cultural ganada por los K: el cambio en la política que comenzó allá arriba finalmente ha comenzado a reproducirse acá abajo.

Por supuesto que quienes dicen que sólo se debe administrar gerencialmente hacen política desde el mismo momento en que intercambian la más mínima idea con otro, como ser pelear por un presupuesto para una obra pública o para pertrechar a una policía brava. En ambos casos se hará política, una inclusiva y otra represiva.

También me parece que esto que el establishment y sus empleados legislativos inauguraron apenas asumida Cristina les ha vuelto en contra: generaron una discusión al punto que no hubo alguien que no piense y emita su opinión política al respecto. Desde allí, todo fue en el mismo sentido.

Es más, la 125 fue un punto de partida muy poderoso: todos hablaban del tema, discutían y, para colmo, muchos de los que odiaban al Gobierno, hoy lo avalan a partir de que las políticas de Estado se concretaron en beneficio de la base social. Algo de esto escribí acá (clic), y por eso le "agradezco" a Kobos por sus servicios prestados, jaja.

Creo que las nuevas generaciones políticas (y no me refiero a una cuestión de edad sino de concepción de la política como instrumento y poder social para cambiar realidades) hará que los dirigentes cambien y surjan otros que genuinamente representarán los interesas de las mayorías, no ya como gerenciadores (que son el producto de una sociedad desentendida de la política, ojo). Y los que no se adapten quedarán fuera, como sucede en la política de primera línea: pareciera que Cristina ya "liquidó" a media docena sin ser candidata, pero en verdad quedaron liquidados por el electorado que los ha descartado o castigado desechándolos para la política "grande".

Salud!

Pibe Peronista dijo...

Es así amigo Rucio, los mequetrefes quieren instalar esa idea berreta de la "nueva política" como la de un espacio que "no hace política" y trabaja silenciosamente para la gente, cuando en realidad se trata de convertir la cosa pública en una sociedad anónima, de saltar el mostrador, no más que eso.

Abrazo!

alberto federico dijo...

Querido amigo
Ha vuelto Ud. nuevamente a Bue. Propuesta pensada, apropiada para la reflexión. Le henmos cambiado algo las formas , pero lo escrito está intacto. El video lo saque directamente de Youtube porque en el otro lugar estaba dado de baja.
Gracias y un fuerte abrazo
Cualquier cosa
rojogalloclaudio@yahoo.com.ar
indecquetrabaja

Anónimo dijo...

El mito de los empresarios en política es fácilmente refutable, si el gobierno es bueno los empresarios que se dediquen a lo suyo osea a hacer negocios porque las buenas acciones políticas se lo permiten....

Puentes Libres dijo...

Un cerdo es más gente que de Angeli