lunes, 18 de marzo de 2013

Murió el otro Papa.




El Sumo Sacerdote de la diósesis argentina de la Secta Universal del Santo Neoliberalismo Globalizador ha dejado el plano terrenal. En el Partenón de los héroes del culto al poder obsceno de los mercados liberados, ubicado en la cúspide del Mont Pellerin, se le guardaba un sitial de privilegio, a la derecha de la trilogía sagrada del Dios Padre Milton Friedman, del Hijo John Williamson y del Espíritu Santo de Friedrich von Hayek.





La oligarquía llora su partida. Fue el último de sus baluartes genuinos, el más brillante representante de una casta en decadencia que sufre los estragos de la endogamia patricia. Otros podrán, desde su lucidez librecambista, aspirar a ocupar su sillón de semidivinidad capitalista, pero pocos,  acaso ninguno de los “papables”, pueden lucir la gloria de una tan larga y prestigiosa prosapia que nutre sus raíces en los albores mismos del nacimiento de la patria agro-financiera.


Otros (como el suscripto), carecemos de la piedad necesaria como para lamentar que su partida se produzca antes de que un Juez certifique sus crímenes en una sentencia de condena. Seguramente habrá quienes suspirarán aliviados por el mismo motivo.


Su epitafio dirá: “Aquí yace el gran destructor de un país. Jamás nadie logró que tantos genocidas concurrieran felices a prestar sus servicios a la causa del libre mercado”.


Dios lo tenga eternamente en su guampa’e mear.







5 comentarios:

Nando Bonatto dijo...

me llamo la atencion como titulo La Nacion
dijo ministro de LA DICTADURA MILITAR
Ohhh, se les escapo

daniel chiarenza dijo...

Y que el Diosito de la guampa´mear no lo largue nunca más. A ´tí te lo pedimos. Amén

Pibe Peronista dijo...

jajaj! Muy bueno amigo. abrazo!

Iris van Kirsten dijo...

Un miembro ilustre de una de las familias más nefastas para el país ha muerto. Por desgracia aún no se ha extinguido. El hijo de puta logró reproducirse biológica e ideológicamente.

Hilda Mendoza dijo...

Adhiero a la opinión del realizador de esta entrada brillante. Lamento de la misma manera la partida anticipada (antes que YO lo desee bah, me hubiese gustado verlo con gusanos en la cara)... Además, este baluarte de la derecha más asquerosa y asesina, para que no lo olvidemos, nos dejó el nombre de, al menos, una calle. No sirve pensar que es de un ascendiente, ya que sería el mismo barro... Barro adquirido en las pampas cometiendo el primer genocidio en estos lares.
Se pudrió "el cielo". Llegó Lucifer!!

Otros (como el suscripto), carecemos de la piedad necesaria como para lamentar que su partida se produzca antes de que un Juez certifique sus crímenes en una sentencia de condena. Seguramente habrá quienes suspirarán aliviados por el mismo motivo.