lunes, 13 de junio de 2011

Próximamente en la sala de su barrio!

Estos son los estrenos cinematográficos que no se pueden perder antes de octubre, todos en fabuloso technicolor. Después no me digan que no saben a quien votar.

LA ISLA DEL TERESO.
Un film de aventuras electorales. La película transcurre en un clima de exasperante calma radicales.


Es la historia de un inexperto pilluelo a quien, por escuchar el canto de la sirena, se le fue a pique el bergantín progresista que heredó de su padre y llegó nadando hasta la Isla del Tereso.

Allí se acomodó una pata de palo peronista y subió al hombro un lorito chamuyero que le recita a la oreja el verso neoliberal, y le señala el camino: “por la derecha, prrrr”, enloqueciendo a los pocos sobrevivientes y obligando a desertar a varios de ellos.

Con la escasa tripulación que se muestra dispuesta a acompañarlo, zarpa en una nueva travesía a buscar el tesoro del endeudamiento por el Mar de los Zarpazos, donde no sopla ningún viento de popa.


LA ARMADA BRANCALEONE.
Una remake de la clásica  commedia all'italiana!


Brancaleone, y un pequeño ejército de desahuciados mal armados que se le van sumando por el camino, incluida una no muy virginal ni agraciada doncella (interpretada por la “prima donna” Norma Morandini), harán las delicias del medio pelo argentino.

El torpe jinete, emprende una épica aventura preñada de dislates para reclamar para sí la tierra de Argencastro (también conocida como Argenchavez), munidos un documento que le habían arrebatado a su verdadero Señor, creyéndolo muerto.

Al final, tras sufrir el asedio de unos moros que los acusaban de ser funcionales a la Dama del feudo, apenas si logran arañar los dos decimales de apoyo de los gentiles, quienes en su abrumadora mayoría permanecen fieles  al antiguo Señor que regresa por sus fueros.
¿Habrá una segunda vuelta? ¿volverá cada paisano a su pueblo o buscarán su salvación peregrinando a Tierra Santa conducidos por el Monje Xenón Bergaglio?


LA CASITA DEL OKTUBRE ROJO
Notable realización del cine realista soviético pre-stalinista que se quedó en el ‘17.


Un simpático grupete de trotskistas deciden dar fin a años de sectarismo y desencuentros, y se mudan juntos a una casita ubicada en un bucólico ámbito clasista y combativo. Invitan a unirse a la célula a Caperucita Roja (interpretada por la diva italiana Vilma Ripollo) pero ella declina la oferta electoral y se cambia el nombre por Capatacita Soja.

Juntos atravesarán aventuras a granel para lograr su objetivo de conducir a las masas proletarias hacia la revolución permanente. Deberán enfrentar a los Siete Enanitos Fascistas y escapar de las garras del Lobo Feroz Stalinista, quien selló un pacto espurio   con los Tres Cerditos Burgueses.

¿Lograrán concientizar a las masas o cederán a sus impulsos rupturistas antes del 23 de octubre?


ERNESTINA… ENCOGÍ  A LOS CANDIDATOS!!!
Comedia dramática, donde se mezcla la ciencia ficción y las operaciones de prensa.


Un científico loco, CEO de una poderosa corporación, realiza experimentos en su laboratorio para mantener unida a “la familia” y dotar a sus hijitos de superpoderes de convocatoria electoral. Los invita a cenar con el fin de darles secretamente la pócima. Pero algo sale mal.

Los niños son reducidos a menos del 10% (entre todos) de intención de voto, y encima, su díscolo comportamiento los hace dispersarse cada cual por su lado, frustrando los anhelos de su mentor… pero prodigando risas a entre grandes y chicos.

¿Lograrán recuperar su antigua estatura política? ¿Conseguirán alguna vez un poco de estatura moral? Para reflexionar… 


3 comentarios:

K-Explícito dijo...

Veníamos bien, pero la falta de respeto hacia una obra maestra de Tinto Brass, además de enfriar el corazón de Brancaleone al reemplazarlo por el coso ese de Partido Sojalista santafecino, no tiene perdón.
Elija las armas.

Pibe Peronista dijo...

JAJAAJ, muy bueno Rucio!!! Falta Carrió en "Viento de cola", la ballena a gas!

Abrazo

argentinolibre@hotmail.com dijo...

JUAA! No los vota nadie pero las pelis son imperdibles. ¡Poné un videoclú!