viernes, 5 de agosto de 2011

Zaffaroni “…Es sobre todo una gran persona."

Dice un viejo proverbio “si el sabio te reprueba, malo; si el tonto te aplaude, peor”. La sabiduría popular, por obvias razones, jamás se detuvo a enunciar otra sentencia para el caso inverso: que te repruebe el tonto y te aplauda el sabio.



En vistas del fusilamiento mediático al que viene siendo sometido Eugenio Raúl Zaffaroni de parte de Magneto & CIA, del reclamo de su renuncia que pronunció el inefable Ricardo Alfonsín, de la iniciativa de juicio político que ensayan los impresentables de la Colición Cínica, de la inconsistente denuncia que le plantó Gustavo Vera, el prohijado de Bergoglio, de la carta abierta que le remitiera el denunciante serial crónico Ricardo Monner Sanz, me vi tentado de escribir sobre el tema en mi blog.

Pero desistí ¿quién me pone a mi en el sitial de sabio? Acaso sea yo otro tonto y en nada ayudaría a la causa. Tal vez un post mío ni siquiera sirva de consuelo para Zaffaroni, porque como bien dice otro refrán  Si te aplauden, nunca presumas hasta saber quién te aplaudió”.

Por eso me permito transcribir parte de la “Laudatio” a Zaffaroni, en ocasión de ser honrado como Doctor Honoris Causa de la Universidad de Castilla-La Mancha, leído por el Prof. Dr. José Ramón Serrano-Piedecasas, el 29 de enero de 2004. Es un poco extenso, pero vale la pena leerlo.

“LAUDATIO
Una laudatio académica pretende enaltecer a quien se le rinde homenaje, haciendo pública la importancia de su obra y de su enseñanza para el desarrollo de la disciplina que cultiva. Sin embargo, cuando la laudatio se refiere a una personalidad cuyos méritos son ampliamente conocidos y cuya presencia dentro del mundo académico es tan destacada que no necesita presentación alguna, la laudatio constituye un honor para quien la pronuncia.
El profesor Eugenio Raúl Zaffaroni es uno de los juristas más renombrados en Latinoamérica y en Europa. Su ingente producción científica ha versado en campos tan diversos como la teoría del delito, la criminología, el Derecho procesal, la política criminal y los derechos humanos. Sus enseñanzas se han difundido por todas las facultades de derecho latinoamericanas hasta el punto de que sería hoy muy difícil encontrar a algún jurista de aquél vasto continente que no haya alguna vez leído u oído hablar de "Zaffaroni". En Europa, especialmente en España, Francia, Italia y Alemania, el profesor Zaffaroni quizás sea el penalista latinoamericano más conocido, más citado y estudiado en el ámbito de la investigación jurídico penal.
La trayectoria académica del profesor Zaffaroni ha sido reconocida por universidades y centros de estudio de todo el mundo. En 1964 obtiene el título de Doctor en Ciencias Jurídicas y Sociales por la Universidad Nacional del Litoral en Santa Fe (Argentina). En 1993 la Universidad del Estado de Río Janeiro le concede el título de Doctor honoris causa; en el año 2003 también lo harían la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz (Bolivia), la Universitá degli Studi di Macerata (Italia), la Universidad Nacional de San Andrés de Arequipa (Perú), la Universidad Alas Peruanas de Lima (Perú) y la Universidad Nacional de Rosario en Argentina.
El profesor Zaffaroni fue becario en 1965 de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y en 1972 en el Max Planck Institüt de Freiburg. Ha impartido docencia en numerosos centros universitarios en Argentina, Méjico, Brasil y Venezuela. En la actualidad se desempeña como Catedrático de Derecho penal y Criminología en la Universidad de Buenos Aires.
Especial importancia tiene la labor realizada y la influencia ejercida porel profesor Zaffaroni en el movimiento codificador americano de las últimas décadas y de manera particular en Argentina, Ecuador, Méjico, Paraguay y América Central. Su profunda experiencia en la materia lo ha convertido en uno de los mayores expertos del sistema penal y de su historia reciente en ese continente.
Valga como muestra de ello su nombramiento en el año 1991 como Director General del Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas para la Prevención del Crimen y el Tratamiento del Delincuente (ILANUD).
Asimismo, su labor en el campo de los derechos humanos ha sido y es muy significativa: el profesor Zaffaroni entre los años 1983 y 1.990 dirigió el Programa de Sistemas Penales y Derechos Humanos del Instituto Interamericano de Derechos Humanos; ha compartido la dirección de importantes proyectos centroamericanos financiados por La Unión Europea y el PNUD relativos a la administración de justicia como garantía del respeto y aplicación de los derechos humanos; ha sido Interventor del Instituto Nacional contra la discriminación, la xenofobia y el racismo (INADI) en Buenos Aires; por último, integró en el año 2000 la delegación oficial que rinde un informe periódico ante el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.
Pero la enorme actividad intelectual de Raúl Zaffaroni no se agota en el escueto ejercicio de la docencia y de la investigación.
También se ha destacado como político comprometido y como eminente Juez y Magistrado. Como político, además de Diputado por la ciudad de Buenos Aires, fue elegido en 1994 y en 1996 para la Convención Nacional Constituyente por esa ciudad, llegando a ocupar la Presidencia de la Comisión de Redacción de la Constitución. Como juzgador allá por los años setenta se desempeña como Juez de Cámara del Crimen en Villa Mercedes, luego Juez Nacional de lo Criminal, Correccional y de Sentencia hasta 1984, pasando a continuación a ocupar por más de un lustro la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de la Capital Federal. Desde el mes de octubre del pasado año el profesor Zaffaroni es Ministro de la Corte Suprema de Justicia de la República Argentina.
A propósito de este nombramiento, el escritor Eduardo Galeano escribía al actual Ministro de Justicia argentino Gustavo Beliz: "Desde la otra orilla del río, me tomo la libertad de contarle que somos muchos los uruguayos que hemos recibido con sorpresa y alegría la noticia de la candidatura del Dr. Eugenio Raúl Zaffaroni a la Corte Suprema de la Nación Argentina. Con sorpresa porque en este mundo y en estos tiempos son poco frecuentes las noticias de que la justicia existe. Con alegría porque celebramos la posibilidad de que un hombre valiente, jurista de talento, pueda ocupar este alto cargo que merece".
Nosotros también desde esta otra orilla oceánica nos alegramos de que se reconozca la honradez, la sensibilidad social y la competencia científica como las cualidades necesarias para impartir justicia. Permítannos expresarle nuestra más sincera felicitación a usted y a aquél, o aquellos, que han promovido su nombramiento.

(omito párrafos referidos a su labor como autor de obras y doctrina de Derecho Penal)…

En suma, Raúl Zaffaroni no sólo es autor de una magnífica obra científica, no sólo es un Magistrado estimado, es sobre todo una gran persona. En un comunicado de adhesión a su candidatura a la Corte Suprema la Universidad de Salta decía: "Que la postulación de Raúl Zaffaroni, un hombre de la universidad pública y gratuita, merece la adhesión del arco universitario porque, además, es una figura comprometida con los valores de la vida, de la paz, la democracia, la igualdad de oportunidades y el ideario de una justicia que de respuestas concretas a la sociedad toda".
Como universitarios y doctores de esta nueva y dinámica Universidad de Castilla-La Mancha y desde esta vieja ciudad, otro ejemplo de tolerancia cultural, nos sentimos profundamente honrados de tener a este "hombre de la universidad pública y gratuita", eminente jurista, hoy entre nosotros.”

Dr. Honoris Causa - Univ. Nac. Pilar (Paraguay)

Antes y después de este reconocimiento, Eugenio Raúl Zaffaroni fue distinguido con similares honores por las siguientes Instituciones: Universidad Autónoma de Santo Domingo; Universidad Privada Antenor Orrego (Perú);  Universidad Nacional de Cajamarca (Perú); Universidad de Morón (Argentina); Universidad de Macerata (Italia); Universidade do Estado do Rio de Janeiro (1993); Universidad Mayor de San Andrés, La Paz, República de Bolivia (2003); Universidad Nacional de Rosario (2003); Universidad Nacional de Tucumán (2009); Universidad de la República de Uruguay (2009); Universidad Nacional del Sur (2009); Universidad Nacional de Lomas de Zamora (2009); Universidad Nacional de San Luis (2010); Universidad del Zulia, Venezuela (2011). Doctorados en Jurisprudencia de Università degli Studi di Macerata, Italia (2003); Universidad Nacional San Agustín de Arequipa, Perú (2003); Universidad Alas Peruanas, Lima, Perú (2003); Universidad Nacional de Rosario, Argentina (2003); Universidad para la Cooperación Internacional, San José, Costa Rica (2003); Instituto Nacional de Ciencias Penales, México, D. F., México (2003); Universidad de Castilla-La Mancha, Toledo, España (2004).
En el año 2009, el jurado mundial independiente lo galardonó con el Premio Estocolmo en Criminología junto con Catedrático de la Universidad del Noroeste del estado de Illinois (Estados Unidos), John Hagan. El Dr. Eugenio R. Zaffaroni ha sido distinguido por ser pionero en la explicación del genocidio cometido por el último gobierno de facto de Argentina sobre la base de la teoría criminológica.

Dr, Honoris Causa Ciencias Jurídicas
Univ. Autónoma Santo Domingo


¿Hace falta discutir quienes ocupan el lugar de los tontos y quienes el de los sabios en el refranero?

Considerado o maior penalista vivo do mundo, Zaffaroni recebeu na noite dessa quinta-feira (9) o título honoris causa da Escola Superior de Justiça (Esjus). Na ocasião, ele falou sobre “As palavras dos mortos: Teoria da Criminologia” durante o I Seminário Criminológico, evento promovido pela Esjus em parceria com a Universidade Católica de Brasília. (junio 2011)


13 comentarios:

Daniel dijo...

Hiciste un gran laburo con este raconto y no cabe duda de la diferencia de calidad y altura de un tipo como Zaffaroni en función de los buitres que lo quieren bajar.
Pero, para que ponernos a la defensiva si nos quieren poner contra la pared?
Si Zaffaroni fuera un impresentable, se acabó el Proyecto nacional? ya no vale?

Leo dijo...

Al cipayo de Ricardito Alfonsin Junior se le escaparon los reconocimientos recibidos por Zaffaroni en otros países. No le hubiese pedido la renuncia si se enteraba de que los "paises serios", como él dice, lo premiaban.

Sujeto dijo...

Tuve la suerte de haber cursado Criminología en la cátedra de Zaffaroni, en la Facultad de Psicología en la UBA, allá por los lejanos ochenta. Nunca voy a olvidar la explicación del "delito de cuello blanco", es decir, los delitos de los criminales de traje y corbata, ejemplificando con la deuda externa argentina, y la nacionalización de la deuda privada por parte de Cavallo.
Creo no sólo en la palabra, creo en la trayectoria de vida de Zaffaroni. Y además, un poco de sentido común: desde hace muchos años lo han invitado y le han pagado como corresponde a dar numerosísimas conferencias en todo el mundo. ¿Va a "hacer la diferencia" alquilando 6 departamentos para prostíbulo ?
Y además, ¿los va a dejar a su nombre, y no con el de un testaferro ?
Sólo se trata de sacarlo de la cancha, de golpear al gobierno (del que NO es un incondicional, como lo demuestra su voto por la libertad sindical, entre otras cosas) y de cubrir de desprestigio todo aquello que huela a progresismo, a inclusión social y, "curiosamente" a quien habla sobre la "Criminología Mediática".
Y yo me equivoco, o ha tenido mucha más cobertura que las escuchas telefónicas, la mujer esclavista ó la campaña sucia de Macri ?
Abrazo

Rucio dijo...

Daniel, como coincidimos en el tema, te dejé en comentario en tu blog.
Leo, Ricardito no es cipayo, es radical albo y puro.
Sujeto, mire, me parece que un poco más de cobertura tuvo. No entiendo por qué. Lo de Macri es un delito casi totalmente probado; lo de Zaffaroni, en el peor de los casos, podría ser tachado de inmoral a lo sumo. Pero, para que no pareciera hipócrita debiera haber tirado la primera piedra el que esté libre de alguna inmoralidad, no.

roberto dijo...

Miremos quienes hablan y sabremos cual es el inmoral, lamentablemente hay cada vez menos pensantes y más
idiotez.

Luis Quijote dijo...

¿Quienes están detrás de la operación (además de los medios)?
El vicepresidente de La Alameda es Carlos Ganora, defensor de Alfredo Scilingo.

Pibe Peronista dijo...

Carajo que tiene pergaminos el hombre, se los tira a todos atrás de un andén.

Sibaris dijo...

Hola Rucio,
Sinceramente apestan estas asquerosas operaciones....
En estos momentos tan importantes para nuestro país, estamos destacando en nuestro blog la labor de Cristina y la realidad internacional, como muestra de lo que alguna vez fuimos, sin dejar de denunciar las siniestras operaciones de Magnetto, porque mal que nos pese algún confundido le creerá....
Un abrazo.

Dormidano dijo...

Un improvisado el Zafa che.
No sé para qué lo pusieron en la Corte.

Rucio dijo...

Vió Dormi? estos KK son así...habiendo tantos reconocidos constitucionalistas como Sabsay, Badeni, Monner Sans, Ganora, se les antoja poner justo a éste... Un despropósito vea.

La Cagámpora dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Rucio dijo...

La Cagámpora:
Volvé cuando tengas algún argumento que me haga creer que sos al menos algún tipo de simio que aprendió a escribir.

Luis Quijote dijo...

Con permiso, aparcero Rucio:
Por estar suscripto a los comentarios, recibí el de La Cagámpora y, sin aclarar lo que dijo, me permito contestarle (con su licencia):
-------------------
La Cagámpora:
Malamente serían.
Zaffaroni es de los más ilustrados e inteligentes y, por ende, tendría un plantel para TODOS los gustos. -Fin de la respuesta-.
---------------
(Decir algo que lo entienda ÉSE, sin deschavar el comentario, me hizo sentir un ladino, de categoría Duhaldesca).
==================

ESTE COMENTARIO SE AUTODESTRUIRÁ EN 5 MINUTOS.
¡¡¡Pfffffffffff!!!