martes, 21 de enero de 2014

Canalladas y falacias clarineras.


“Para el Central, las reservas caerán US$ 3.000 millones más hasta marzo", titula Clarín un artículo plagado de expresiones como "prender velas", "con un poco de fortuna", “viento de cola”, “cruzan los dedos”, “apuestan a que, si es verdad que Dios es argentino”; sin privarse de la mención de ese ícono de la oligarquía: “una buena cosecha salva al país”.


Todo salpimentado con ocasionales alusiones (a veces algo forzadas) a “ponerse casco”, "ajustarse el cinturón" y la ineludible referencia al omnipresente "abismo".

Sin embargo, el núcleo sustantivo del artículo, bien disimulado entre la metralla desalentadora y angustiante, es que fundados en previsiones de los habituales movimientos de la producción y del comercio internacional, mas una serie de medidas adoptadas y por adoptarse, el Banco Central prevé cerrar el ejercicio 2014 con un incremento del 10% de reservas respecto al nivel del cierre de 2013.

La fórmula es vieja: todo lo que seguramente será negativo es culpa del gobierno, aquello que eventualmente pueda resultar positivo, es producto del azar o del “viento de cola”, sin perjuicio de la inestimable y permanente ayuda de ese tractor subestimado y maltratado de la economía que es “el campo”. Ah sí! bueno… y tal vez un poquito a YPF, que vaya a saber por qué motivo los inversionistas ven con cierto afecto (para la “lectura oficial” al menos).

Y como moño, la conclusión digerida para orientar a los preformateados lectores (por las dudas que alguno haya cometido la intrépida acción de leer más allá del título): "Quebrar las expectativas no luce fácil, para un equipo económico que no despierta credibilidad". Obvio, ningún equipo económico que se desempeñe amparado en sortilegios como cruzar los dedos o encender velas, y apostando a que Dios sea argentino, puede racionalmente despertar ninguna confianza.


Una ratificación categórica de la renuncia indeclinable a la ética periodística. 


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Es verdad, Kicillof no les merece confianza. Ellos pondrian a Broda, a Horacio Liendo, a Artana, a Espert, a Melconian, por suerte hay buena oferta de mercenarios.

Gabriel Arc dijo...

Gracias por publicar las verdades, esto es bueno para que no nos sintámos solos los que la buscamos, y me siento identificado plenamente con lo que transmite esta página: desprecio hacia la mentira y estima por un verdadero PATRIOTA como Guillermo Moreno, que aunque le tocó bailar con la mas fea, lo hizo con decisión y patriotismo del más profundo.
Un abrazo a todos los que luchan por este modelo de país y por sobreponer la verdad a tantas mentiras.

Anónimo dijo...

Hoy, 23/02/14, tenemos que decir que la que mintió fue la Jefa: "no vamos a devaluar, busquen a otro gobierno para eso". En algo nos estamos equivocando...