jueves, 26 de enero de 2012

Habría duras críticas de HRW a la Nación

Sería interesante realizar una encuesta para conocer cual porcentaje del púbico lector de diarios no indaga más allá del título y la bajada. Si este porcentaje resultara alto, nos ayudaría a comprender la disociación que encontramos habitualmente entre la presentación y el cuerpo de las notas. Es eso o La Nación agarra de boludos a sus clientes.




Díganme si la idea transmitida no  es que HRW se deshace en críticas durísimas a la política de gobierno, presentando un panorama deplorable de los DDHH en la argentina. Ahora, aparten los comentarios propios que editorializan la nota, y hallarán que, no supera el 10% del cuerpo copia textual de párrafos del informe, el resto, son apreciaciones y agregados del periodista. Y lo peor, omisiones.




Textualmente, lo que el informe2012 en el capítulo argentino dice respecto al tema, y la única crítica que considera HRW al accionar del gobierno respecto a la Libertad de Prensa durante 2011 (errada, a mi entender en el marco de un informe sobre DDHH), es esto: 


“En septiembre de 2011, un juez libró un exhorto en el cual instó a los principales periódicos de Argentina a que proporcionaran los datos de contacto de periodistas y editores que publicaron noticias sobre la economía argentina desde 2006, a fin de interrogarlos sobre sus fuentes. Las estadísticas oficiales sobre inflación han sido cuestionadas ampliamente durante los últimos años, y numerosos periódicos recurren a los datos sobre inflación de consultoras privadas, una de las cuales fue acusada por el Secretario de Comercio de fraude, una conducta tipificada en la ley penal argentina. Ello ha amenazado la libertad de los medios de publicar libremente información de interés público.


Todo lo demás editado y anexado por La Nación, no es más que son sus propias elucubraciones.


Respecto a la otra cuestión relacionada al tema libertad de expresión (la Ley de Medios Audiovisuales), La Nación remite al informe 2011, pero omite deliberadamente contarnos que HRW considera que tal Ley busca fomentar la diversidad de opinión y limita la posibilidad de que las empresas posean porcentajes significativos del espectro de frecuencias de radiodifusión”  (objetivo muy distinto al considerado por la Tribuna de Doctrina: “que persigue el desguace  de medios periodísticos”). Desde la perspectiva elogiosa de HRW hacia la ley de medios audiovisuales, lo que sí puede entenderse como una crítica, pero al Poder Judicial, es la afirmación en el mismo párrafo:  “la Corte Suprema confirmó una medida que suspende la aplicación de un artículo de la ley que exige a las empresas vender aquellos medios que excedan los nuevos límites legales de propiedad de medios en el plazo de un año”. Por supuesto que La Nación no comparte mi criterio basado en que la impugnación dilatoria de su completa aplicación se inspira en que la medida cautelar recae sobre la cláusula de desinversión, y no sobre la supuesta “imprecisión” en la tipificación de las conductas sancionables (que fuera el único objeto de críticas en el informe 2011).


La malintencionada reinterpretación del informe, es coronada poniendo un huevo en la canasta de las frutas. En medio de la ¿información? Sobre las consideraciones de HRW, y como si todo tuviera que ver con todo, cuela: “Legisladores demócratas advirtieron en el Capitolio sobre presiones contra el ejercicio de la libertad de expresión en el país, entre ellos, el senador por Nueva Jersey Robert Menéndez, para quien esa cuestión es un "derecho básico de las sociedades que debe ser respetado por los gobiernos" para asegurar la calidad democrática.”, quizás en un intento de lograr que el cuerpo de la nota resulte un poco más amigable con su título.

BOB MENEM DEZ

No quiero caer en la bajeza de descalificar al consultado Senador Bob Menendez con consideraciones tales como que se trata de un Gusano hecho y derecho, famoso por pretender impedir que Obama autorice que los cubanos residentes en EEUU viajen a visitar o envíen remesas de dólares a sus familiares en la Isla, o de promover una sesión especial del Congreso para denunciar una conspiración de Cuba, Venezuela e Irán contra los EEUU. Nada de eso, lo que sí diré que googlee la frase que le es atribuida, en inglés y castellano, obteniendo 0 resultado relacionado a la cuestión.


La última consideración. La Nación omite todo tipo de comentario respecto a otras cuestiones relevantes incluidas en el informe de HRW 2012: evaluación sobre los procesos por crímenes de lesa humanidad relacionados a la Dictadura Militar (dentro de cuya generalidad está incluida la apropiación ilegal de Papel Prensa); situación de la población carcelaria; tortura y derechos reproductivos (ítem donde se cuestiona fuertemente la penalización del aborto y los obstáculos al acceso a productos y servicios de salud reproductiva). 


A esta altura de post ¿Está de más que diga que La Nación usa sus  páginas al sólo efecto de proteger sus intereses y los de sus amigos, a través de la manipulación de la información, y que ha renunciado enfáticamente a su obligación social y ética de informarnos objetivamente? Con este antecedente ¿podremos abrigar la esperanza que el informe 2013 de HRW denuncie “la prensa argentina reincide en vulnerar el derecho al acceso a la información veraz y objetiva de los ciudadanos mediante la manipulación, la tergiversación y el ocultamiento de datos”?

8 comentarios:

Pibe Peronista dijo...

Cómo dibujan estos pibes! Y lo peor: de Clarin ya no me extraña absolutamente nada, pero La Nazion hasta hace año, año y medio, operaba pero no procesaba pescado podrido. Ahora ya es la revista Cabildo escrita por Silvio Suller....

Daniel dijo...

lo veo difícil, pero todo llega. No les llegará por ahí del lado de HRW, pero por algún lado les va a pegar fuerte en algún momento el boomerang del escarmiento.
Igual, a estos los rajó Chávez, como Evo rajó a la DEA. De última, algún caldito se cocinan juntos los popes de todas estas siglas en idioma yanky.

Rucio dijo...

A propósito de la crítica y de desconfianza de Daniel ¿que van a decir de esto?: http://www.europapress.es/economia/finanzas-00340/noticia-economia-finanzas-policia-fiscal-italiana-registra-sede-fitch-milan-20120124171358.html

profquesada dijo...

Muy buen post Rucio, desnudando las manipulaciones de LN. Sin embargo en el tema libertad de expresión me parece y coincido contigo en que el informe no es lo suficientemente claro e independiente como debería serlo. El panorama hay que verlo completo y HRW no hace eso mira desde el lado de los medios. En el caso del pedido judicial de datos que LN presenta como una "presión" es simplemente un pedido de información sobre las fuentes motivado por la denuncia de Comercio sin que esto afecte o acuse a los medios ni coarte su libertad de informar, no se trata de testigos reservados sino de consultoras públicas.

iris dijo...

Difícil que el chancho chifle. Si bien La Nación opera con serrucho, estos organismos dirigen sus críticas basándose siempre en la idea previa de que el estado es sospechoso a priori y las empresas inocentes.

Hilda dijo...

Muy bueno el análisis. Siempre viene al dedillo desenmascarar...
En cuanto a tu pregunta ¿Está de más que diga que La Nación usa … ?
Te contesto: No, no hay nada de más en tu nota, o... ¿es para realizar una encuesta entre tus lectores para conocer cual porcentaje va más allá del título y la bajada?

Daniel Mancuso dijo...

¿BOB MENEM DEZ es otro hermano no reconocido del finado Junior?

Rucio dijo...

Esacto Mancuso... un daño colateral de las relaciones carnales, quizás.