martes, 8 de noviembre de 2011

¿70 Beatriz? ¿EN SERIO? Fahhh!!!

Dos cosas escuché decir a Beatriz Sarlo el viernes pasado, por Radio Mitre, en el programa de Marcelo Zlotowiazda: que leía 70 diarios por día (sí 70) y que los pueblos no están capacitados para analizar la economía (ni siquiera ella misma lo está, según afirmó, a pesar de leer 70 diarios por día).

Vamos a suponer que los 70 diarios que lee la Sarlo son todos una pedorrada semejante al órgano local de difusión oficial del bustiadamirebordismo, también conocido en Colón como “El Entre Ríos”. La edición de entre semanas, digamos, que cuenta con 16 páginas.



A mí, que soy un burro bastante ilustrado, que “lee de corrido”, casi atropelladamente, una lectura por encima, nada reflexiva me lleva… a ver: titulares de tapa… pag. 2, pag. 3, salteo la 4 de edictos y la 5 una propaganda, 6 y 7 también salteo porque son de deportes (no creo que a Sarlo le interese otro que no sea el Bridge), leo 8 y 9 política y sociedad, salteo la 10 y la 11 de propaganda y necrológicas, también 12 y 13 de clasificados, 14 editorial y Rubén Denis (uh… todavía no le cambiaron la medicación), 15 elogios a Rebord y a su mentor Adami, y 16 “Entregan prestamos a 20 microemprendedores”… 19 minutos 23 segs. Es decir, a razón de 3 diarios por hora, necesitaría exactamente 23 horas 20 minutos para leer 70. Me quedan poco más de 40 minutos por día para analizar, reflexionar, redactar algo, comer, dormir, lavarme los dientes, bañarme, darle la leche al gato y limpiarme el culo. Cagar no cuento porque mientras tanto se puede leer diarios. Y de este mocito… ni hablar. Claro que si en la lista de Sarlo se encuentran incluidos Clarín, La Nación, El País, Le Monde, Il Corrieri, The New York Times, The Miami Herald, u otros por el estilo, ya las posibilidades de concederle veracidad a su afirmación empieza a lindar con el delirio puro.

Convengamos, si fuera matemática y teóricamente posible, que también por esta vía lograríamos explicar la cara de estreñida, los desvaríos de trasnochada y hasta los modales de insatisfecha sexual de la Sarlo (lo que suelen ser confundidos con “soberbia intelectual”), así como el consecuentemente NULO relacionamiento social del cual sería consecuencia lógica su incomprensión absoluta de lo que sucede a su alrededor. 



Sostener que los 70 diarios de la Sarlo operarían como una especie de cartapesta sensorial que abstraería a la ¿filósofa? del mundo real y concreto de los seres humanos, no sería una imputación absurda teniendo en cuenta el contexto de la afirmación: si ella que lee 70 diarios por día no puede entender los mecanismos de la economía ¿cómo admitir que los griegos expresen su opinión respecto a la crisis que sufren a través del plebiscito que quería convocar Papandreu? Porque esta fue la elaboración central y leitmotiv de su intervención radial.

Al parecer a la Sarlo le resulta indiferente que los griegos sepan y sufran las consecuencias directas de las medidas de ajuste que la CCE le impone a su Estado, que los acose el desempleo, la reducción de salarios, las privatizaciones, el recorte de la inversión social y previsional, el achicamiento de su economía, la recesión… el hecho de prejuzgarlos como desconocedores de los intrincados mecanismos que movilizan las decisiones de  la especulación financiera internacional, la conduce a negarles su derecho a resistir, incluso por la vía democrática, las palpables y nefastas consecuencias. Sarlo condena a los griegos a dejar de ser sujetos de la historia y los cosifica en una especie de colectiva víctima pasiva del quehacer y de los designios del Dios Mercado, ajenos e inescrutables para la razón de los hombres.



Pero exploremos un poco la línea argumental de la lectora diaria de 70 diarios. Si entendemos la posición como derivada de la estructura ideológica mental de la intelectual, es decir, producto de un proceso deductivo, podríamos arribar  a la aviesa conclusión de que sostiene la existencia de al menos dos grandes campos sujetos a las decisiones del Estado. El uno compatible con el principio de la soberanía popular y por ende suceptible de ser sometido a los mecanismos de la democracia (en la nota, la propia Sarlo los ejemplifica: matrimonio igualitario o basado en la diversidad sexual, despenalización o no del aborto). El otro campo, poblado de situaciones incomprensibles para las masas (ejemplificado justamente por aquellas relacionadas con las finanzas internacionales), debe ser vedado a tal operatoria y dejada en manos de… bueno Sarlo no dice en manos de quien, pero me animo a sostener que en la punta de su lengua anida la palabra “tecnócratas” o algún concepto similar. 

Si mi razonamiento es correcto, una intervención respecto a un tema aparentemente alejado de nuestro ámbito nacional, estaría revelando la esencia reaccionaria de quien gusta complacerse a si mismo con el mote de progresista. Podemos empezar a decodificar a Beatriz Sarlo como una probable ideóloga de la reedición de la democracia acotada, formal, aquella democracia que no debe atreverse a correr el velo del institucionalismo para indagar y decidir sobre las cuestiones de fondo, sobre la infraestructura del andamiaje social. La propuesta de enajenar de la capacidad decisoria del pueblo un cúmulo de situaciones escudándose en su “complejidad” resulta al menos írrita, sobre todo cuando la intervención de Sarlo no parece otra cosa que un nuevo ropaje para la máxima aspiración neoliberal de Milton Friedman: liberar absolutamente a las “fuerzas del Mercado”, propiciando su autorregulación y sustrayéndolas de la normativa estatal.

Si negamos la capacidad de resolver cuestiones complejas mediante el instrumento de la democracia directa con el fundamento de la ignorancia del soberano, con igual argumento podemos colegir que todo poder representativo que exprese esa masa “ignorante”, se encuentra deslegitimado por el mismo vicio genético para abordar tales cuestiones. Por supuesto que leer 70 diarios por día le impide a Beatriz Sarlo comprender a los populistas choripaneros que nos empecinamos en creer que los pueblos aprenden de sus experiencias, y que saben leer desde las consecuencias las inconveniencias de los mecanismos ineluctables del mercado, aún cuando no lleguen a comprender su funcionamiento.



13 comentarios:

Moscón dijo...

A la jovaina la traicionó el inconciente:la necesidad de que le entren,¿SE TE ENTRA A VECES?Setenta una vez por día??!!
Mon Dieu!!
Tanta necesidad?
En serio,no hay "cabeza" que aguante.
Agamos el ranking,esto es insostenible.
¿Y usté,es buen leidor?

edgardo dijo...

que quiere que le diga, para mi que la señora lee solamente los titulos, lo demàs se lo imagina y por eso hace los analisis descolgados que viene realizando, de esta manera la cuenta le darìa.

roberto dijo...

Yo llegué a la conclusión que cuando se empiezan a decir boludeces a una edad avanzada, te llegó la arteriosclerosis. Caso contrario tiene una imaginación bárbara, seguramente lee en la web algunos recortes y encima lo hace mal.

Pibe Peronista dijo...

Malditos populistas! Dudan de la intelectual-quelonio? Ella utiliza un sistema republicano simultáneo: lectura, lectura braille, audios y cuencos tibetanos, todo al mismo tiempo. Si quiere lee 70 a la mañana y 70 a la tarde, porque a Saelo no le regala nadie el diario, le enseñaron a pescarlo.

Luis Quijote dijo...

Es posible "leer" 70 (o más) diarios. Aquí se abren dos opciones:
1) Creer que los titulares reflejan la realidad.
2) ANALIZAR cada texto y confrontarlo con la realidad. En este caso ya es dificultoso con 3 ó 4.

Anónimo dijo...

Después de leer 70 opiniones y/o títulos y/o comentarios de unos 5 temas básicos (1 político, 1 económico, 1 cultural, 1 social, 1 deportivo)=350 a aproximadamente 5 minu....., basta me cansé de hacer cuentas me quedo con este post y chau, no leo más nada.

Daniel dijo...

Qué bárbaro esto.
Las cosas que dice la gente por no decir la verdad.
La de vueltas que le pegan a las cosas porque les da vergüenza decir que votaron a Macri o a Duhalde.
La vergüenza que les da laburar para La Nación.
Como pudiste ser leninista, luego maoísta. luego socialdemócrata para terminar justificando al... libre mercado!
Ella sabe que es una barbaridad. Que se metió en la boca del lobo. Pero lo tiene que justificar.
Cualquier cosa antes de dar el brazo a torcer. Y sobre todo, a perder el cheque que ahora le gusta cobrar cada mes.

Rucio dijo...

¿como que "malditos populistas", Pibe? Pero si los compañeros están haciendo derroches de bondad para intentar justificar al quelonio. Moscón: acto fallido inspirado en la necesidad, Edgardo: lee los títulos e imagna el resto, Roberto: se plantea la disjuntiva arterioesclerosis o imaginación, si Anónimo suprime los deportivos llega exactamente a la misma cifra que yo 23 hs. 20 min., Daniel justifica en "la vergüenza de ya no ser"... Jamás vi tantas almas caritativas y comprensivas juntas opinando en un post.

Ricardo dijo...

Qué necesidad de figuretear, Sarlo. Convengamos en que es una excelente autopropagandista. Está adscribiendo a la "fórmula Lanata": decí cualquier boludez que siempre algunos se la creen y repiten.

Para empezar, todo para decir que a la economía la tienen que manejar los gurúes. Noventismo al palo, ¿eh? Tan pero tan en contra de lo que realmente necesita este anarco facilonguismo capitaloide mutante financiero gracias totales.

Además, ¿no lee a Chomsky, a Ramonet, a nadie que pone en entredicho el papel de los grandes medios? ¿O lee Rebelión y Voltairenet y no le queda nada? Je.

Abrazos.

Rucio dijo...

Y bue Ricardo... es que Rebelión.org y la Red Voltaire deben estar contados entre los 70... así no se puede.

iris dijo...

Yo en cambio he decido expresar mi admiración ante la "modestia" de la dama. Ella misma nos confiesa que no entiende de economía... supongo entonces que no dará consejos al respecto en ningún sentido.
Pero nuevamente le apunta al cura y le paga al campanario: los pueblos en general y el pueblo griego en particular no pretenden ni necesitan entender cada detalle de la economía para percibir que la medidas tomadas los mandan al muere. Tienen los datos empíricos suficientes para tomar una decisión que insisten en escamotearles...y además no es razonable exigirles que asuman responsabilidades si no se les da el poder de decidir su rumbo general...

Luis Quijote dijo...

Integrantes de QueDeMiERDA exigimos una inmediata retractación de lo expresado-
Nuestra sigla significa:
Que (quelonios)
De Mi (de yoes)
ERDA (izquierda)
Nosotros somos lentos para caminar, pero nuestra sabiduría nunca fue puesta en duda.
Si no se retra(c)tan (al menos sáquense una fotito), recibirán la carta documento farandulezca en breve.

profquesada dijo...

Para decir lo que dicen Sarkozy y Merkel en duo y acompañan en coro el resto de los gobiernos de la euro zona a los que les corrió un frío por la espalda con la "propuesta" (el referendum no era un fin en si mismo, dijo sincerándose) de Papandreu no hace falta leer ningún diario. Solo en un país -hasta ahora- hicieron tal cosa es Islandia el ex-paradisíaco país de Heima. Decidieron democráticamente no pagar. Desde ese entonces está en el freezer, no hay medicamentos en los hospitales, no hay industrias y no hay trabajo...si no los hubiesen consultado sería igual pero lo habrían decidido otros por ellos. No es pequeña la diferencia. Pagan el derecho de piso de ser los primeros. Pero no serán los últimos.