viernes, 2 de noviembre de 2012

¡QUE PAPA ESTAS TAPAS!




Seguimos con el cuentito bobo de las tapas favorables de Clarín que encaramos en el post anterior, 12 que un iluminado (9-10-11 es el original nombre del feisbuc donde nació, 1336 veces compartido a este momento) logró reunir para intentar demostrar la hipótesis absurda de que que hasta 2008 el Gran Pasquín Argentino era soldado del Pingüino. La anemia argumental opositora (esta vez encarnada en el feisbú socialista de Américo Schwarzman) se ubica, a pesar de lo tenebroso, nuevamente en el borde del ridículo. 



Seguimos, decía:

5) KIRCHNER LE PAGA YA TODA LA DEUDA AL FMI.

Esta es una típica tapa que, depende quien la lea, más que favorable es una patada en las bolas. Desde la perspectiva de la izquierda, no es favorable; desde la derecha nacionalista, tampoco; como no lo es para nadie que siga considerando que la deuda es ilegítima, o usuraria, o que, por cualquier motivo, no debió ser pagada.

Pero ¿qué pensaba Clarín al respecto?  Quien recuerde a Marcelo Bobelli babeando elogios a los zapatos y la corbata de Anoop Singh no necesita demasiadas explicaciones al respecto. Para los otros: el día anterior a la asunción de Nestor, Clarín pontificaba desde una editorial: “El test decisivo pasará por el nuevo acuerdo con el Fondo y la negociación con los acreedores privados porque de esas negociaciones dependerá de que gran parte del nuevo discurso pueda ser llevado a la práctica. Aunque el presidente Kirchner dijo que "quedó demostrado que se puede vivir sin acuerdo con el Fondo" y que con los acreedores el objetivo es "lograr una reprogramación estratégica de varias décadas", el actual acuerdo con el FMI vence en agosto. Entre setiembre y diciembre de este año vencen pagos con los organismos financieros internacionales por 6.000 millones de dólares y el FMI quiere que en el nuevo acuerdo se le una "solución definitiva" al ajuste de las tarifas, las compensaciones a bancos, la reestructuración de la banca pública, la reforma impositiva y el acuerdo con los acreedores” (Ismael Bermudez). 


Un mes después, Ana Barón instruía (verlo, es muy importante para recordar los condicionamientos que se le pretendía imponer a Nestor en 2003) que el gobierno norteamericano apoyaría un acuerdo a largo plazo con el FMI con “restauración de los derechos de los acreedores” (sean bancarios hipotecarios, externos o empresarios beneficiarios de las privatizaciones) y el cumplimiento de “una larga lista de deberes”, es decir una continuación de la política de sujeción a los dictados del FMI. Ya para el 30 de julio, Clarín reconocía que un acuerdo con el Fondo era más importante para éste que para el país, y mostraba a un FMI menos pretencioso con los ajustes y medidas exigidas. 

En agosto, el FMI cede y se firma un acuerdo "corto" sin que se cumpla ni una sola de las exigencias previas al acuerdo que pretendían EEUU y el propio fondo.

Ya en noviembre de 2003, Clarín a través de Alcadio Oña, comenzaba a operar sobre la necesidad de mayor flexibilidad presidencial, haciéndose cargo de las opiniones  “en disidencia” de Lavagna y Nielsen (“…la estrategia de dureza las impuso el propio Presidente... es el mandato al que deben atenerse el ministro Roberto Lavagna y el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen: al parecer, ambos tienen muy estrechado el juego propio en la negociación con los acreedores”) y  del propio FMI (Otros presumen que en algún momento el FMI hará sentir su presión, aunque el compromiso del Gobierno con el organismo se limita a una frase bien ambigua: "Esperamos finalizarla -la reestructuración de la deuda en default- para mediados de 2004". Pero si el país, como se presume, sigue en regla con el superávit fiscal y con la política monetaria, y además ha avanzado en el acuerdo de coparticipación impositiva con las provincias, no le será sencillo al Fondo presionar por la deuda. A menos que lo haga por mandato de las potencias del G7”).

Del juego de sugerencias, al inicio del 2004 ya pasó al de los trascendidos, el 4 de enero de 2004 (en sintonía con la posición más flexible de Lavagna) tituló “Gestion para destrabar la aprobacion de las metas del acuerdo con el FMI - El Gobierno ofreció aumentar los pagos a los acreedores”, sólo para desmentirlo dos días más tarde, muy al estilo Clarín de no admitir la mentira: “Ahora el Gobierno dice que no habrá pagos adicionales por la deuda. Kirchner aseguró que "no se va a pagar más deuda externa, sino interna". 

Durante 2004 y 2005 no hay día en que en Clarin estén ausentes las pretensiones, presiones, posiciones, dudas, plazos, vencimientos o gestiones del FMI o alguno de sus funcionarios. Todo dentro de los carriles de la normalidad, bajo la conducción económica de Roberto Lavagna que férreamente se mantenía en la lógica de negociemos el endeudamiento buscando la zanahoria del reendeudamiento. 

Un día Nestor pateó la vitrola y se acabó el minué. Para el estupor y el escándalo del grupo Clarín lo renunció a Lavagna (28/11/05) y a las 2 semanas (15 diciembre) gritó “que! Mi plata no vale?!”. 

Ahora bien, si todo el sonsonete anterior no explica por qué Clarín no consideraba “favorable” liquidar la deuda con el FMI, veamos estos artículos entre el anuncio y el pago: desde el humor de Vicente Muleiro (“Un temible aroma a banana- La sospecha de que la Argentina marcha detrás de Brasil en toda la línea creció ayer luego de que el presidente Néstor Kirchner anunciara el pago total de la deuda con el FMI 48 horas después que lo madrugara su colega Lula da Silva”), pasando por los dibujitos de Sabat, hasta los sesudos análisis de Alcadio Oña (“El pago al FMI puede achicar los márgenes de la política económica. Algunos creen que forzará políticas fiscales y monetarias muy cuidadosas. La primera reacción concreta al debilitamiento de las reservas del Banco Central tuvo lugar, ayer, con la suba del dólar y la caída de los bonos de la deuda… Pero en los hechos no agrega mucha más independencia económica a la que ya proporcionaba la anterior estrategia de desendeudamiento”) abordaron el tema desde el lado del pesimismo, el ninguneo, la banalización, e incluso dando lugar a la más feroz crítica de la oposición política (Lopez Murphy: pagar al FMI implica "finiquitar el respaldo de esa entidad y del sistema financiero, y no me parece un camino constructivo"; Carrió: "el primer gran beneficiario es el Fondo. La deuda se pagará a costa de la redistribución del ingreso de todos los argentinos”; Artaza: “podría ocurrir una nueva corrida bancaria, y podría haber otro corralito", la semana próxima habrá una movilización a Plaza de Mayo con la consigna "El Fondo puede esperar";  Ernesto Sanz: “el anuncio del pago de la deuda es una sobreactuación del Gobierno y es un hecho innecesario, es una operación que, económicamente, no trae beneficios" ).




“Cuando se consulta sobre este paso, una buena parte de los economistas frunce el ceño: no les gusta la idea de desembolsar de golpe tanto dinero junto, en vez de hacerlo paulatinamente en tres años” alertaba Silvia Naishtat sin avisar que excluía de esa conclusión genérica, por ejemplo, a los economistas del Plan Fénix  y al resto de la heterodoxia.
De todos modos, toda esta democrática multiplicidad de voces en Clarín duró un día. En la editorial del 17, Kirschbaum empieza a ordenar la tropa (“…y hay hoy objeciones durísimas por esta súbita cancelación de los compromisos con el FMI. Kirchner no habría hecho lo que hizo si no se adelantaba Brasil… Brasil, por otra parte, tuvo hasta aquí una política económica más ortodoxa que la Argentina y, en ese sentido, termina con las condiciones del Fondo, pero no reniega de la política que el organismo prescribe),  a retar a los opositores (“la crítica opositora apareció oportunista y desorientada”) y a lamentarse de que el propio FMI había sabido ponerle el cascabel al gato (“Lo principal es preguntarse, en verdad, si el diálogo de sordos que mantenía con el FMI no le permitía a Kirchner seguir con su política económica”). Ya el 18 están un poco más sobrepuestos de la sorpresa. Dice la editorial del día: “El desendeudamiento con el Fondo amplía los grados de libertad del Gobierno” PEEERO  “No obstante, la deuda externa seguirá siendo una pesada realidad para el Estado y la economía argentina. Baste considerar que la deuda con el Fondo es la tercera parte de la deuda con los organismos internacionales, el 15% de la deuda externa pública y el 8% de la deuda externa total. Por otra parte, los requerimientos y presiones que gobiernos y empresas extranjeras realizaban a través del organismo, sobre temas como las tarifas de servicios públicos o sostenimiento del superávit fiscal, seguirán manifestándose por otros canales. En suma, al alejarse de la supervisión directa del FMI y debido a su crítica historia, la Argentina deberá ser tanto o más puntillosa que antes en el mantenimiento de los equilibrios macroeconómicos, en la solvencia fiscal, en las señales de previsibilidad y en las garantías de seguridad jurídica”.

La tapa que nos ocupa es del 3 de enero de 2006, pese a la bronca por el despido de Lavagna y el desconcierto inicial por el pago total y final al FMI, Clarín había logrado recomponerse, y el evento para ellos no era favorable ni desfavorable, sino que intrascendente, confiados como estaban en que “el peso” de la deuda restante lograría poner en la vereda de la ortodoxia a Nestor (Jacklin habló con sinceridad sajona: "La decisión de pagar puede ser muy buena sólo si buscan a través de ella liberarse del costo político de ceder frente al Fondo. A partir de ahora Argentina adopta por su voluntad las medidas que necesita y que ya le recomendó el FMI". "Pero —concluyó—, si usan el pago para hacer lo que quieran, las consecuencias económicas serán muy negativas" nos hacía saber MarceloBonelli). 

O quizás la editorial del 18/12 fuera una reflexión sobre el nuevo rol a cumplir por el diario a partir de ese momento: no ya sólo el de presentador o vocero del FMI o de sus agentes, sino algo más importante y singularmente lucrativo: ser “el otro canal” por el que expresen sus requerimientos al gobierno argentino,  los gobiernos y empresas extranjeras. Si fue así,  Clarín entendió antes que todos nosotros cual era el rol que le tocaba en la Argentina pos FMI.

Nadie que escuchara cualquier radio o canal del grupo, y tenga memoria para recordarlo, podría seriamente afirmar que a fines de 2005-principios de 2006, existía amistad entre Nestor y Clarín, por el contrario, la guerra ya estaba desatada abiertamente y Vargas Llosa  era entrevistado con honores para no dejar dudas: "Usted me pregunta por Kirchner, y debo decirle que lo veo peligroso, incluso, aunque gracias quizás a que tiene, o mejor dicho tuvo, a un buen ministro de Finanzas, la democracia y la economía no han colapsado en Argentina, pero veo con mucho peligro la actitud de ese señor Kirchner", dijo Vargas Llosa a los periodistas en Managua. "Kirchner es un tipo desagradable, es un demagogo, no parece o no tiene claras sus ideas".

6) BAJA EL DESEMPLEO Y SE ACERCA AL 10% (21/1/06); 8) DATO OFICIAL: EL DESEMPLEO CAE Y ESTÁ EN 8,7% (1/3/07); 10) EL DESEMPLEO ES EL MÁS BAJO EN LOS ÚLTIMOS 14 AÑOS (23/8/07). 

Una de dos, o Clarín funcionaba como una especie de Orweliano Ministerio de la Verdad K, o algún interés particular había tras esta seguidilla de aleluyas ocupacionales. 

Veamos, como todo sabemos, acá y en el mundo, la mentalidad empresaria es acólita a la idea que el empleo es una variable de ajuste, y frente a cualquier crisis, amenaza de crisis o porque sí, a lo primero que echan mano es a los despidos.  La decisión de imponer la doble indemnización por despidos sin causa, fue adoptada en la Ley de Emergencia Económica promulgada el 6 de enero de 2002: “Por el plazo de CIENTO OCHENTA (180) días quedan suspendidos los despidos sin causa justificada. En caso de producirse despidos en contravención a lo aquí dispuesto, los empleadores deberán abonar a los trabajadores perjudicados el doble de la indemnización que les correspondiese, de conformidad a la legislación laboral vigente”. Ese plazo fue sucesivamente prorrogado (por Decreto) por Duhalde y después por Nestor. Hasta que se sancionó La ley 25.972, sancionada a fines de 2004, que establece: "la suspensión de los despidos sin causa justificada" regiría "hasta que la tasa de desocupación elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) resulte inferior al 10 por ciento".

La seguidilla de esta serie de titulares (sólo se mencionan 3, pero fueron muchos más, cada vez que el Indec publicaba este dato iba a parar derecho a la tapa, cosa rara, se lo criticaba por manipular la inflación, no los índices de ocupación) no tiene otro sentido que ser la cuenta regresiva para el momento de liberar a los empresarios de la “oprobiosa medida”.  No hay que ser un astuto investigador para saberlo, basta con leer más que el título de tapa, Clarin mismo lo confiesa: “Con esto se cumplen las condiciones para dar de baja la doble indemnización” dice el 23/8/07.  

7) LA CONSTRUCCIÓN MARCO UN RECORD DE CRECIMIENTO (30/08/06).

Este fue un título habitual también, mes a mes por la época (a este momento fueron 44 meses consecutivos de incremento de la actividad), podría haberlo asociado con aquellos otros sobre el crecimiento en general, pero hago un aparte porque pareciera que “la construcción” crecía por designio divino o a causa del viento de cola, o como el yuyo en el campo. 

Na´que ver, chiquito y más abajo solía, como al pasar, comentarse “La mejora estáimpulsada por el aumento de las obras públicas”. Conociendo la fuerza multiplicadora de la industria de la construcción, fundamentalmente su capacidad de generar puestos de empleo, es lógico concluir que incluso la caída real de la desocupación a que hacíamos referencia en el punto anterior, también fue en esa época, en buena parte, producto de de la acción del Estado Nacional. Tampoco las supuestas “tapas favorables” así lo reflejaban.

Palurdos, tapa favorable al gobierno hubiera sido “Gracias a la inversión del Estado en Obras públicas, la desocupación se ubica por debajo del 10% y la construcción marcó un record de crecimiento”. Nada de eso pasó, para Clarín todo fue obra del Espíritu Santo. 

9) CRISTINA APLASTÓ Y 12) CRISTINA 43,9%. 

Refieren, obviamente, a los triunfos electorales en provincia de Buenos Aires (24/10/05) y Nacional (29/10/07). Incluir estas tapas, habla mucho más de las aspiraciones de quien arma la presentación que de la intencionalidad propio diario: ¿Cómo pretendía el estúpido que titule? ¿”Pobre Chiche: la estrolaron injustamente”? ¿”Las propuestas de Lilita y de Lavagna fueron ignoradas por el populacho ignorante y choripanero”? ¡Ya sería mucho!



Para no irme tan atrás (elección 2005, donde Clarín, consciente del riesgo que corrían sus operadores en el gobierno, intentó por todos los medios evitar el choque de Titanes, siguieron, cuando no había vuelta, poniéndose la camiseta duhaldista, y terminaron clamando “negociemos don Inodoro” el mismo día en que titularon “Cristina aplastó”, escribieron en la tapa, en rojo y en su clásico estilo proyectivo: “Kirchner con más poder, pero obligado a negociar”) me voy a permitir recordar las manos que Clarín nos obsequió durante 2007.

Amaneció el año de las presidenciales con la cacareada “Causa Skanska” (cuyo historial hasta el naufragio recorro en este post). Siguió con todo tipo de operaciones cuestionando la reelección, y (cuando pintó lo de Cristina), agitando el fantasma del 4+4+8, Nestor contó el apriete de Magnetto para que no sea Cristina la candidata; cuando aparece la posibilidad de Cobos Vice, Clarín se entera de que en Mendoza hay Policía Brava y que sus cárceles son inmundas, a la bolsita de dólares y pesos de Felisa Micheli, siguió el ninguneo a la capacidad de Cristina, presentándola como un futuro títere de Nestor (así como a Néstor lo presentaron como un títere de Duhalde primero y de Cristina después)… y llegamos al día del lanzamiento en el Luna Park, el 8/8/07. La tapa del día, no hacía ninguna mención al evento, en cambio, de manera sorprendentemente oportuna, nacía la inefable operación de las valijas de Antonini Wilson. 



Para despejar dudas respecto a la casualidad, el día después escribe Fernando Gonzalez, bajo el sugestivo título de OTRO GOLPE A LA VENTAJA ELECTORAL: “Cientos de facturas truchas que ocultaban coimas en la construcción de gasoductos (el insustancial “Caso Skanska” al que referí en este post). La bolsa con dólares en el baño de Felisa Miceli (en estos días en juicio oral, pero ninguna acusación refiere a corrupción de la funcionaria). Y ahora muchos más dólares, pero volando en un avión en el que viajaban también tres funcionarios. El Gobierno viene enhebrando varios escándalos que le causan daño y que podrían poner en riesgo sus chances para ganar la elección del 28 de octubre. La pregunta es entonces: ¿cuántos golpes aguanta la ventaja que las encuestas le asignan hasta ahora a Cristina Kirchner sobre sus rivales de la oposición?”.

No viene mal hacer memoria para poner las tapas en contexto. Sólo un demasiado superficial vistazo puede habilitar a perpetrar semejante menjunje, es eso o una apelación a la estrechez mnémica de un auditorio alienado por las frustraciones electorales y ensordecido por el rítmico caceroleo. 

Pero demasiado poco vuelo para quien es propietario de un medio periodístico, y que fuera elegido por sus coprovincianos Convencional por el Partido Socialista para la reforma de la Constitución Provincial: debiera al menos esforzarse en hacer honor a ese lauro, absteniéndose de republicar boludeces tan rastreras. 



2 comentarios:

Barullo dijo...

¡Impresionante, lo suyo, Rucio!

Hilda Mendoza dijo...

Un sinónimo de brillante????

lúcido, inteligente, sagaz, perspicaz, clarividente, sobresaliente, magnífico, espléndido, admirable, descollante, genial; luminoso, ...
plaf plaf plaf (aplausos de pie)