miércoles, 16 de mayo de 2012

El “neutralismo” aséptico.


Nuestro (sí, NUESTRO) eminente filósofo autodidacto Ricardo Darín, ha tenido a bien regalarnos otra excitante especulación, aguda observación digna de de ser incluida en la galería de brillantes pensamientos contemporáneos.





Para el ex de Susana, tomar “partido” (por cualquiera, eh?) implica, sin más hesitación, obnibular nuestra mente de fanatismo, apartando nuestra razón, como diría Confucio, del recto camino del justo medio  entre el Yin y el Yang, entre la tierra y el cielo, entre el chancho y su San Martín.

A la prueba me remito:  





No dudo que los habituales lectores de este blog (buena parte de los cuales corresponde incluir en la categoría de “fanáticos” delineada por el descollante protagonista de “El Secreto de tus Ojos”) injustamente lo condenarán con el uso de epítetos tales como “descomprometido”, “tibio”, “pecho frío”, "soretito" o "cagueta". Incluso aquellos menos amigos de los eufemismos, lo tildarán como “puto” (en el sentido futbolero de la palabra), e incluso, los más incisivos, como “lamecaños” (pero no por amor, sino por sumisión o alcahuetería). Perdónales Dios mío, vulgares mortales que jamás lograrían comprender la pragmática lógica que permite a los semidioses facturar, simultáneamente, por prestar el rostro a publicidad de una fundación ecologista y a una empresa dedicada a desbocar el espíritu consumista sobre tecnología descartable e ambientalmente insustentable.

Esta alta pieza del pensamiento nacional, de encumbrada ecuanimidad, puede ser considerada como la atrevida síntesis definitiva de aquella posición que el saber popular ha sabido resumir en la frase “yo, argentino”. Ahora bien, reconozcamos que esta interpelación a nuestro limitado raciocinio, este sacudón que nos conmina a abandonar la ensoñación populista y a andar el desafiante sendero de de la independencia de criterios, no se caracteriza, justamente, por la originalidad.

Basta avanzar el video que sigue hasta el minuto 4 y escuchar a Jorge Lanata (hasta el minuto 5:30), reclamando el respeto a su sagrado derecho a no ser conminado a tomar partido,  video grabado el día después de que dijera a Tenembaum que, en la contienda Estado-Clarín, tomaría partido por el más débil (sí, claro, Clarín) y menos de una año antes de que consiguiera conchabo en Radio Mitre y en Canal 13. 



Por si alguna duda cabe sobre la neutralidad de Lanata respecto al asunto en marras (Papel Prensa y la declaración de interés público del papel de diarios), el video está alojado en “Sin Quórum”, el blog editado por el “equipo político” de La Nación. Es el mismo video en que declara que lo tienen “harto con la dictadura” y critica a Cristina por hablar de cosas que pasaron hace 34 años.

El antecedente de “la experiencia Lanata”, no hace más que ratificar que, en situaciones de confrontación, quien supuestamente no toma partido, está tomando partido por el status quo. Es decir, está convalidando el poder de quien lo detenta y es cuestionado: si no suma su fuerza a quien pretende transformarlo, defiende (incluso por su omisión) lo que ya está empoderado. Que después haya vendido su revisteril producto al monopólico medio, no es más que una redundancia, o una jactancia de Magnetto.

De Darín o de Lanata, este tipo de interpelaciones me causan risa. En cambio me entristece leer a Bayer cuestionar a Hebe y a Las Madres de Plaza de Mayo con similares argumentos y para regodeo de Clarín (no lo dice, pero la crítica fue extensiva a Abuelas y a Estela de Carlotto). Habría dicho “Los organismos de DDHH tienen que mantener esa línea de independencia. Y Hebe llevó a la perdición a las Madres cuando las hizo oficialistas”, “Los organismos de DD.HH. tienen que mantenerse sin intervenir políticamente, y criticar y defender los derechos de todos”

¿Plantea Bayer que quienes vienen reclamando hace más de 30 años por verdad, memoria y justicia, deben hacerse los otarios respecto al único gobierno de esta democracia que las recibió y tomó y mantuvo la decisión política de satisfacer sus reclamos y juzgar a fondo a los genocidas, y ahora incluso a sus cómplices? ¿Puede creer ingenuamente Bayer que para Madres y Abuelas puede dar lo mismo este gobierno que uno encabezado por Macri, Carrió o Aguad, o cualquiera con el patrocinio de los entonces aliados de la dictadura y actuales enemigos declarados de este gobierno?


Se que es un pecado imperdonable mezclar en un mismo post a Darín, Lanata y a Osvaldo Bayer, tengo claro que no son lo mismo, ni me atrevería a calificar de gorila al último como sí lo hizo Hebe (con muchísima más autoridad moral que yo), pero me preocupa que intelectuales que han realizado ciclópeos aportes caigan en la argumentación fácil del descompromiso con la realidad y con la política. Pareciera sino que todo vale dos pesos, pareciera que aquel discurso de “los dos bandos” que gustaban los medios argumentar en la época de la lucha en torno de la 125 (y al que Lanata se abrazaba con fruición) se hubiese instalado en algunos que no perciben que los autodenominados “el campo” representaban intereses económicos, privados y corporativos y enfrente se encontraba el Estado, con gobernantes democráticamente elegidos, ejercitando sus potestades legítimas de regulación de la vida social e intentando formas de redistribución de la riqueza.

Por supuesto que cualquiera tiene el derecho de no gustarle las formas… ni al apocalíptico lilismo, ni al trotskismo binario, ni al vecinalismo macrista, ni tampoco al fallido entente radico-socialista les gusta, pero al menos varios de ellos parecieran estar comprendiendo la necesidad de recomponer la autoridad estatal como herramienta de transformación (al menos las votaciones en las cuestiones del subte, de  Malvinas, de YPF, de identidad de género y de muerte digan sugieren eso), distanciándose de los intereses y las especulaciones corporativas y rechazando el asedio de sus mercenarios mediáticos, lo que no deja de ser un nuevo y pavoroso triunfo de la política.

No se a Uds. (manga de fanáticos irredentos), pero a mi me huele especialmente feo ese asunto del “neutralismo”, demasiado parecido al “no te metás” (en boga mientras el Estado Terrorista masacraba inmisericorde al que se justificaban llamando “el otro demonio”), recurso propio de aquellos a los que les causa escozor ver gente en la calle moviendo banderas y cantando vivas, muletilla repetida por un boludaje descomprometido con todo otro ideal distinto al abultamiento de su cuenta bancaria, e incluso, por los gustan mirar en el espejo una imagen pura y virgen que enaltece la prominencia de su ombligo, convencidos de que “hacer” no es más que un sinónimo de traspirar los sobacos y ensuciarse con tierra debajo de las uñas. 


8 comentarios:

Daniel dijo...

Bien, bien, bien!
Porque además de caracterizarlos con precisión, está el apunte de que a ciertos mangos no les hacen asco, no importa de donde vengan.

Moscón dijo...

Hay gente que prende una vela y encomienda una plegaria al cielo rogando que,a los que hoy manda a reputa que los parió no sean los culos que deberá besar mañana para subsistir.
Gente de dudosa y pragmática moral,pero de un estado ético superior al del maduro galancete y del efisémico vocero de la vanguardia entregadora.A estos el poncho les queda corto y se les ve el ombligo de sus intenciones,pero no se dan cuenta y siguen como si tal cosa.Pero que feo que queda.
Y Bayer,a fuerza de lo que tanto aportó a la buena causa,a ganado ser inimputable.

Abrazo

profquesada dijo...

Coincido con Daniel. Tanto en el Bien! como en las caracterizaciones que hacés de cada uno de los personajes, solo que en el caso de Bayer coincido en gran medida con Moscón. El problema es que este absurdo y doloroso pase de viejas facturas entre Hebe y Bayer solo beneficia a los que están en contra de ambos, pero también en contra de lo que cada uno de ellos representa que es más importante que ellos mismos, quizás a su pesar porque les quita libertad para decir y ambos, a mi juicio, se fueron de boca. En cuanto a la caracterización que hacés de Darín es perfecta, es lo que es: una vedette acomodaticia que aspira a seguir siéndolo y cree que ponerse por encima o al costado es lo que más le conviene a sus intereses crematísticos. Lanata, en cambio, es un mercenario y está jugado.

Pibe Peronista dijo...

Vos sabés lo que pienso de Darín, el muchacho que trabaja de Ricardo Darín. EL típico "dios doméstico y vulgar", como los dioses romanos, el tipo que si no fuera "actor", seguro estaría en la puerta de la casa lavando el auto. Siempre desconfié de este tipo de culorrotitos de cabotaje. Que me la chupen.

Abrazo

ram dijo...

Bueno, si nos fijamos un poco vamos a ver que hay yuyos que crecen en el pavimento; entonces tiene razón un señor que maneja más de 300 medios porque así dispone de la tierrita, las semillas y la lluvia que hace crecer esos yuyitos...
Es un cuento - y un laburo - de nunca acabar, y eso que el pavimento es duro, che.
Cuántas veces uno mismo no se sorprende de cómo pudo llegar a ciertas conclusiones tan parecidas a esos yuyitos darinescos (o clarinescos, mejor dicho?).
No hay que hacerse demasiada mala sangre por eso, ojalá todos los yuyos fueran así, con tan poca capacidad real de daño, que si miramos los yuyos "blue", o los "fondos patriòticos YPF", el veneno viene pesado y a matar, no?

iris dijo...

Es que no tenemos remedio, Rucio. Somos fanáticos, malos y sucios.
Al menos para quienes no se comprometen más que con su sombra...es que tomar partido supone el riesgo de equivocarse, de perder, de caerse. No sirve para los que caen siempre parados.

Daniel dijo...

Y pensar que lo que más hacemos en reuniones como las de la Mesa de Autoayuda K, por ejemplo, es autocriticarnos.
Vos les decís que somos diverso, distintos, que nos autocriticamos, y claro, están tan amuchados que creen que somos lo mismo.
Creen que sufrimos una especie de hipnósis fanática.
Lo que quiero decir es que posicionarse no es renunciar a las diferencias.
Solo que... pequeño detalle: po-si-cio-nar-se lo es TODO en la vida.
Claro, no viene al caso con el cotejar cosas como: -"Pero vos, creés o no en Dios"? No, estamos hablando de otra cosa.
Se trata de HECHOS, realidades tangibles. Y que nos condicionan o amplían la perspectiva real y concreta de vida. De vida de relación, de vida personal. Cómo es eso de no tomar posición? Yo le preguntaría a un Darin que me explique cómo se hace?
Los antiguos griegos les llamaban idiotas a este tipo de gente.
Pero cuando juegan intereses, dudo que esa sea exactamente la categoría.
Un Darin, de idiota no tiene nada.

Ricardo dijo...

Me sorprende y me duele lo de Osvaldo Bayer.
Podemos diferir o no en la conveniencia de que organizaciones sociales (o Cáritas, ¿nadie critica a Cáritas por construir viviendas?) cumplan labores que deberían ser responsabilidad del Estado. Pero me parece que la crítica a Hebe es injusta. Más cuando las Madres, desde siempre, levantaron las banderas que hicieron que sus hijos fueran blanco de la dictadura genocida.

Abrazo.