jueves, 3 de mayo de 2012

Ni si, ni no, ni blanco, ni negro.

Si algo ha caracterizado a la práctica política nacional desde el 25 de mayo de 2003, es esa incómoda costumbre implantada por los Kirchner de dividir aguas. El facilismo progresista, desde siempre enemistado con la idea de que para comer pescado primero hay que mojarse la cola, en buena parte huyó espantado por la inicial alianza de Néstor con Duhalde, aunque le prodigara la mejor de las sonrisas a Lavagna, y prefirió alinearse con Lilita, haciéndose el oso ante la evidencia de la derechización de su discurso. Terminó suscribiendo contratos nupciales perdurables con los grupos de poder, especialmente con su manifestación multimediática, compromisos inquebrantables aún frente a la democratización de la palabra y de la expresión que significaron la Ley de Medios o la declaración de interés público de la producción y distribución del papel de diario. Antes de ser artífices de la historia desprolija, prefirieron resguardar su inmaculado ego en algún stand de la Feria del Libro, añorando la época menemista en que era tan fácil putear heroicamente desde el honestismo, sin necesidad de calar hasta el hueso del modelo ni hacerse cargo de la superproducción de marginados.



Aquellos para quienes “el peronismo” ya no significaba otra cosa que un cómodo espacio político mayoritario, pletórico de oportunidades y simpático para los antojos del mercado, también fueron interpelados desde la necesidad de cantarle truco al poder real. Masticaban por lo bajo su escozor ya por los primeros arrestos intervencionistas del mandato de Néstor,  se incomodaban leyendo a Clarín gastando munición gruesa contra Guillermo Moreno y, aunque la obra pública multiplicaba beneficios a los gobiernos provinciales, ni siquiera con guante de amianto amagaban a poner la mano en el fuego en defensa de Julio De Vido. Yo los vi cortando rutas en contra de la 125 y subidos a los escenarios ruralistas, pasándose al enemigo al primer llamado destituyente.

Ahora de nuevo, YPF obliga a unos y otros a poner los huevos sobre la mesa. Frente a estos hechos relevantes, motes, consignas y caretas se esfuman, se desnuda la fibra de lo que cada uno está hecho o comienza el desfile de patéticos argumentos que terminan condenando al que los perpetra. Aplaudo a los que se asumen, del lado que sea. Prefiero el sincericidio de Romero (PJ-FJV - Salta), Rodriguez Saa y Negre de Alonso (Alianza Compromiso Federal – San Luis), quienes optaron abiertamente por quemar las naves que alguna vez los podrían traer de vuelta (aunque sea como polizones indeseables), a la hipocresía destemplada de Morandini (FAP Córdoba), Estensoro (CC – CABA), Castillo y Monlloa (Fte. Cívico y Social - Catamarca) que eligieron con similares argumentos la abstención y a la desfachatada cobardía de Menem (Frente Popular Riojano) y de Basualdo (Alianza Compromiso Federal -San Juan) que optaron por el faltazo infamante.

La votación en la Cámara Baja, aparentemente, también tendrá semejanzas. El bloque PRO, coherente en su cipayismo y en su apego al movimiento privatizador noventista, se mantendrá en sus trece. Aguad, con otra decena de diputados radicales, parecen decididos a reeditar aquella memorable escena de la Constituyente del 57, en que los Convencionales de la UCRI se retiraran en repudio encabezados por el Bisonte Alende. ¿Cómo era eso de que la historia se repite a modo de parodia? 

En cambio, Lilita Carrio capitaneará su famélico bloque hacia el escarnio de la abstención, justificándose lastimeramente en que la UCR y el FAP son amantes de segunda del oficialismo. Un interrogante que se devela es el grado de compromiso de Patricia Bullrich con la bronceada chaqueña, quien optó por aprovechar la oportunidad para formalizar con los vecinalistas porteños acompañándolos en la abierta negativa. Bien por Ud. Pato, has recorrido un largo camino, muchacha, para llegar adonde siempre debiste estar.

Margarita Stolvizer conduce a su bloque del GEM hacia el dislate, asumió, desde que el tema fue tapa de los diarios, rumbos imprecisos, siempre en curso de colisión con la razonabilidad, emitiendo alternativa, conjunta y sucesivamente, frases erráticas, hasta contradictorias, como “se comunicó con Scioli para reclamar juntos acciones de YPF para Buenos Aires” (19/4); “pido no entrar en conflicto con el mundo” y “poner el foco en enfrentamientos directos con Inglaterra por Malvinas y con España por YPF para tapar problemas internos no contribuye” (23/4); “la expropiación es insuficiente y tramposa, pero apoyo que la petrolera tenga control estatal” (25/4); “dentro de dos años YPF va a estar peor de lo que está hoy” (29/4);   de lo que cabe deducir que el voto definitivo de la fuerza dependerá más de los avatares del climaterio de su líder que de su posición ideológica.

A diferencia de Aguad, quien, seguramente por su pertenencia a la UCR, sin zambullirse en el decidido voto negativo que mantiene in pectore,  se anima a enarbolar un discurso que preanuncia su pase a un futuro PRO-ejidal, el resto de los actores prefiere ocultar bajo la forma del abstencionismo su suscripción abierta a la misma línea ideológica librecambista-privatizadora. Una lástima che, hay algunos con cintura de mimbre para esquivar el bulto. Habrá que ir pensando en estatizar alguna otra cosa para ver si estos se deciden a amontonarse de una vez en un bloque de derecha manifiesta, para que se terminen con las escusas y las chicanas infantiles, y nos avoquemos a confrontar modelos. 

Anímense sonsitos, los querremos igual... no sean pavotes.






6 comentarios:

Daniel dijo...

Y bueno, se anda hablando de estatizar las telefónicas...
Justo hoy venía pensando que la gente de a pie que odia a este gobierno (porque no se está en oposición a este gobierno, se lo odia-), debe tener flor de coctelera en el balero. Eso de andar justificando hasta las peores huevadas de una Sylvina Walker y oponerse a una embajadora por "armar emboscadas", ante un ministro inglés.
Quejándonos de lo "incivilizados" que somos, por pararnos fuerte ante una potencia de historia y presente harto criminal en su política exterior.

Pibe Peronista dijo...

Pasan los años y son siempre los mismos, de un lado y del otro. Patria y antipatria. Y una tercera dimensión: "la izquierda combativa", que nunca entendió por dónde pasa la historia en este país, pero que no dudo que se hubieran abstenido o votado en contra, como lo demostraron ayer en el "troskohalloween" (por el tofu y por el vodka)

profquesada dijo...

Muy buen post Rucio, decisiones como ésta son divisorias de aguas. A los tibios los vomita dios, ya se sabe.
Muy bueno lo referido a la Bullrich y a la Stolbizer.

Lo de Aguad hace rato que está cantado y no será el único.

No se unen porque no les conviene, suman más separados que juntos, de esa manera pueden seguir ocultándose mejor. Los que imaginan la unidad anti K se van a quedar con las ganas. Abrazo

profquesada dijo...

Genio absoluto Charly, sin igual!!!!!

Hilda Mendoza dijo...

Excelente!!!!
En esto NO HAY GRISES.

Luis Quijote dijo...

Lamentablemente Rucio, o para bien, muchos lectores de multimedios corren un grave riesgo. Si los castraran, saldrían volando.
Le envidio el estómago para escuchar a muchos de los que menciona. Lo de la Bullrich lo esperaba, pero con la Carrió me bastó para tener diarrea.

¿Me sigue queriendo, Don Rucio? Juajuajua.