viernes, 1 de junio de 2012

Insulto por ojo, injuria por diente.


El ranking de los funcionarios del Gobierno Nac&Pop más apaleados por la prensa independiente (JE!) en estos últimos tiempos, indudablemente, se encuentra encabezado por (todos de pié!) el Compañero Guillermo Moreno, un eterno en las preferencias de grandes y chicos.




Lo siguen Amado Boudou, Axel Kicillof, Daniel Reposo, desplazando al preferido para la cachetada de otros tiempos, Julio De Vido (tras el hundimiento de la tan promocionadísima como absurda “causa Skanska”). Julio goza ahora del tratamiento de recibir sólo algún mamporro de ocasión, como para advertirlo de que no se olvidan de él.  

Está bien que la categoría enunciada al principio no incluye en la actualidad (incaos!) al Compañero Gabriel Mariotto, quien ha sido (salvo en ocasiones como este dislate de La Nación) injustamente relegado a un segundo plano, pese a los imprescindibles y trascendentes servicios prestados a la causa de la libre expresión del pueblo de la Nación Argentina.  

Y debería llamar la atención. Justamente De Vido y Mariotto son dos jugadores que pueden mellar las expectativas presidenciales de los preferidos de la corpo mediática y sus mentores: Macri y Scioli respectivamente.  A De Vido le corresponde capitanear los procesos de transferencia de los subtes a la CABA, resistido heroicamente y en la soledad más lastimera por el PRO.  Mariotto, desde la vicegobernación, asumió el rol de catalizador de la militancia K y desde allí pugna para impregnar a la gestión bonaerense con el estilo e ideario Nac. & Pop., lo que implica no pocas contradicciones con el esquema sciolista.

A primera vista,  pareciera que, a efectos de evitar un desgaste fútil, la derecha ha optado por quitarle el rol de voceros de la oposición salvaje a cierto figuras políticas, de segunda línea pero útiles a tal fin (tras el descalabro de Octubre, el trono dejado por Carrió quedó vacante y sin miras de aceptarse ninguna postulación al título, así lo demostraría la escasísima repercusión mediática que se le otorgó al Abrazo a Tribunales); sustituyéndolos por una reforzada jauría mediática, comandada por el ex periodista e inefable showman Jorge Lanata. Especializados en la manipulación destinada a crear mal humor, los popes de la comunicación habrían renunciado (al menos momentáneamente) a los intentos de seducir "con fines serios y a largo plazo". Quizás han caído en la cuenta que su habilidad (aunque debilitada) para desestabilizar no logra ser traducida oportunamente en una poción mágica que unja un candidato capaz de enamorar a la plebe con promesas, y se hayan resignado a reducir su perfomance a lo que entendieron “la gente” quiere de ellos: meros engendros predictores de apocalipsis, profetas de la hecatombe, o, simplemente, bufones de la corte del poder decadente. Son eso o patéticos escribidores de las noticias que la oligarquía anhela escuchar, así como dicen que a Yrigoyen los alcahuetes le escribían el diario.

Tal vez, hayan decidido volver a las prácticas antiguas y,  hasta que llegó Néstor, exitosas. Dejemos que lleguen, después, vía dávida o extorsión, los disciplinamos. (de que sirvió gastar tanto esfuerzo en matar al populista patilludo, si después resultó un perro más fiel y más efectivo que el anteojudo cordobés en el que se invirtió fortunas). ¿Por qué no abrigar la esperanza de que el kirchnerismo no sea más que una (otra) chispa de luz entre dos grandes oscuridades? ¿Acaso algo de eso no nos sugiere Brufau?. 

Volviendo al encabezamiento: de los mencionados, excepto Boudou, ninguno es hoy candidato visible a encabezar la continuidad del proceso que arrancó en el 2003 (objetivamente, mal que me pese). Pero todos tienen algo más en común que participar en el gobierno de Cristina: un rol importante en el desembarco del Estado en la playa de los íconos del Capitalismo Argentino, herejía intervencionista imperdonable si las hay. Boudou encabezó la operación de reestatización de las AFJP. Abominable. Kicillof apoyó su glamoroso ojete en sillones de los directorio de Techint y Aerolineas Argentinas, y encima participó de la espectacular maniobra de intervención del directorio de YPF. Un escándalo. Reposo “puso la cara” en Papel Prensa. Horroroso. Y Moreno (incansable maltratador de empresarios devotos a la inflación) comandó aquella memorable jornada de cascos o guantes, que amerita ser disfrutada en toda su extensión, y no en la pedorra edición claringuista.




Todos ellos han sido dedos que mojaron la oreja de un empresariado anclado durante décadas al manejo impune de fondos públicos. Especie de parásitos que se sintieron por primera vez rascados, temen que hayan pasado definitivamente  las épocas en que los funcionarios quedaban tras escritorios de dependencias públicas, esperando su retiro para ser recibidos en los jugosos brazos de las empresas que tenían que controlar. Ahora, en pleno ejercicio de sus atribuciones y en defensa de los intereses del Estado, se instalan en los directorios, pretenden votar  ¡y abren los libros de contabilidad!

Pareciera ser que, sin posibilidades de articular una ofensiva medianamente exitosa, han optado por replegarse e intentar esmerilar y desprestigiar, especialmente, a aquellos invasores que han tomado posición en medio de sus líneas, dificultando el “aprovisionamiento”. Hay que evitar que el ejemplo cunda, tienen que aprender los funcionarios “hostiles” que su honra puede también ponerse en juego si se atreven a avanzar demasiado, ya no sobre “la economía” sino sobre los intereses específicos y concretos de cada empresa. El mundillo empresarial no parece estar tan sensibilizado por las acusaciones de complicidad con la Dictadura  que recaen sobre Héctor Magnetto, Carlos Pedro Blaquier, los socios de Papel Prensa, Ford, Mercedes Benz o Loma Negra, como por el simple hecho de que el representante de un socio (cuando el socio es el Estado), tenga la osadía de apoltronarse  en los territorios sacrosantos de sus directorios.

Ningún epíteto es suficiente para caracterizar tal desaguisado. Ya no alcanza en erigirse como defensor de libertades abstractas, diseminadas entre “la gente”. Es hora de actuar en defensa estrictamente propia. Hay que recurrir a los nombres propios y agitar esperpentos personalizados: “Moreno es Lopez Rega” no es sólo un delirio del agonizante, es el sumun de  la síntesis de la perfidia marketinera atrincherada en la desesperación. No importa que la comparación no resista el menor análisis, no importa que sea insostenible desde la realidad histórica. Está dicho y será repetido hasta el cansancio. Así como un alimento para peces pudo ser transformado en el boom comercial de los sea monkeys, siempre habrá avivados dispuestos a catequizar con el disparate, y tarados dispuestos a comerse la hostia de cartón. Porque, lo importante, en definitiva, más que la cantidad de feligreses, son los que ponen la limosna en la canasta.



12 comentarios:

Daniel Aranda dijo...

EXCELENTE hermano Rucio.Para mi usted es una luz en el camino.

Udi dijo...

Maestro, eso de los sea monkeys le deschava la edad. Un chico de la Cámpora que lo lea en busca de inspiración tendrá que googlear para saber de qué está hablando.
Salute !

Daniel Mancuso dijo...

muy bueno, mire que coincidencia, antes de leerlo amigo Rucio, escribí algo sobre la estupidez que concuerda con su mirada de burro inteligente, abrazo grande

Moscón dijo...

Si REGALO PEZ parece un acto filantrópico de la doctrina MONROE,MORENO es LOPEZ REGA contra el cáncer verde yanqui.

Adán De Ucea Queralt dijo...

No me rebuzne, Rucio.
Anduve por acá temprano viendo su destreza para ponerle la zanahoria en su lugar a ciertos asnos que jamás arrastraron el yugo.
Así que ahora le dejo mi "presente".

Excelente redondeo. Aunque Udi tiene razón. Ahora hay que agregar "sea monkeys: una mezcla de tamagotchis setentistas y fábulas chinas de la Dinastía Zhou".

Bochy dijo...

Parecería ser que el error de estos próceres, Don Rucio, es que son un tanto violentos, porque gritan y son irrespetuosos. Como pueden hacerle esto a un sector tan delicado y preocupado por los derechos humanos, que apenas secuestraron a 400 personas en Tucumán (30 aún desaparecidas) o financiaban con elementos o dinero a los grupos de tarea de la dictadura funcional a sus intereses? Unos guarangos, irreverentes e inkorregibles...

Ricardo dijo...

Muy buen post, don Rucio.
La paliza de octubre devaluó la palabra de cualquier opositor. Y Binner no se está prendiendo en el juego (ya sabe el destino de los Carrioces y tampoco creo que en donde cortan el queso nadie piense seriamente en el serio don Hermes). Entonces tuvieron que apelar a Lanata. No les quedó otra, porque Sarlo no daba para tener un programa en el 13, je. Y después de Lanata no les queda nada, ¿eh?

Pibe Peronista dijo...

Yo cuando sea grande quiero tener su claridad analítica, DOn Rucio.

MORENO ES UN PROCER, no le pueden entrar seriamente por ningún lado, se la cree y actúa en consecuencia, es un enorme grano en el ojete del gorilaje todo.

Daniel dijo...

Ojo que Pino con el "De Vido es un boludo de mierda" se lanzó fuerte a desbancarlo a Moreno en las preferencias puteadoriles.
Porque boludo semo cualquiera, pero "de mierda". No, si cuando Pino se enciende (?).
No se Rucio, por mi empecinamiento nomás, hoy intenté darle una explicación acerca del tema importaciones a un cliente y se puso ahí nomás y fuera de foco a putearlo a Boudou. Yo decía, bueno, ni a Moreno? Y el tipo dale con Boudou. Dos sucesos que me hicieron meditar sobre este asunto del ránking de los más puteados.
Ahora, lo que es la "Prensa independiente", si, a Moreno no lo bajan del la cabeza del podio.

rojo gallo cluadio dijo...

MI QUERIDO COMPAÑERO
HERMANOS NO, COMO DICE DANIEL ARANDA, SÓLO PRIMOS DEL ALMA ( NO QUIERO PROBLEMAS CON LOS VIEJOS JE JE )
MUY BUENO Y COMPARTIDO TOTALMENTE. YA ESTÁ SUBIDO AL BLOG. UN HONOR, COMO SIEMPRE Y GRACIAS POR EL AVISO
ABRAZO GRANDE
INDECQUETRABAJA

Sibaris dijo...

Excelente anàlisis Rucio.

Luis dijo...

"es el sumun de la síntesis de la perfidia marketinera atrincherada en la desesperación"

:)