martes, 5 de junio de 2012

LA REBELION DE LOS CALANDRACAS


(Un CALANDRACA, técnicamente, es eso que dice el post anterior).

Los calandracas decidieron, salir de su letargo cataléptico para celebrar, al son de las cacerolas, su jueves de oración en el huerto Getsemaní y su viernes de pasión. (Nota al margen: era de esperar que su flojera y su debilidad de espíritu los llevara a evitar los padecimientos de la flagelación, aplicando las sevicias a "un otro" de ocasión que oficie de chivo expiatorio). 

Flagelación.

Lo reducido del número de acólitos en la procesión (nada relevante que no pueda ser solucionado con un bue plano bajo o una edición fotográfica correcta), encuentra  su explicación en dos prácticas ancestrales a la que han adherido en nombre del darwinismo social: la primera es la férrea conducta endogámica practicada para evitar la dispersión de sus herencias,  la segunda es la antropofagia, practicada no sólo contra los piqueteros del 2001, sino contra sus propios pares de clase.

Las debilitantes prácticas han intentado ser mitigadas mediante la introducción de la adopción y del instituto del entenadato. Siempre los calandracas supieron de este último recurso, y así como alguna vez acogieron, educaron y alimentaron a Bernardo Neustad, hoy tienen a su disposición una larga lista de Tenembaumes, Fernandosbravos, Leucos y Lanatas, lenguareces de otros tiempos convertidos al neutralismo apócrifo, ávidos por integrar el séquito de aspirantes a que los calandracas les prodiguen, al menos, el mismo tratamiento que le dispensan a sus golden retriever.



La lista de intenciones y responsos fue más bien amplia. Pero es difícil abstraerse de la tentación de achacar el carácter de elemento aglutinante y movilizador, a las restricciones a su inalienable derecho de lavar el dinero evadido al fisco mediante la libre compra de dólares. En momentos en los que comprar dólares se asemeja más a un acto propio del hobie numismático (igual que adquirir francos, pesetas o liras) que a una efectiva acción financiera, resulta su inspiración solo explicable desde la perspectiva de los padeceres psiquiátricos en que los han sumergido hasta el aturdimiento las diatribas del poder mediático. En un momento en que la verde divisa padece una endeblez de respaldo por la recesión yanqui, y es sistemáticamente despreciada por los Estados como moneda de intercambio comercial, sus cánticos asemejan mas bien el reclamo proteccionista por una especie en peligro de extinción.

Sí resulta más entendible que enarbolaran la acusación “están haciendo mierda el país”. No cabe duda de ello, su melancólico ruego conmemora aquel país en el que en el ritual anual de la Sociedad Rural, a los pies de tribunas atestadas de calandracas desfilaban vacas, toros, ovejas, caballos, pero también se integraba a las especies sometidas a su escrutinio, a los presidentes de la Nación. Un país donde se podía cosificar impunemente a los “cabecitas”, se los podía ningunear a viva voz y, de resultar necesario, recompensar con una limosna. Un país a contramano de la prédica de Bernardo Monteagudo, donde “los otros” eran “esclavos o muertos, jamás libres”.

Añoran las épocas doradas en que el civismo consistía en consultar “a la parte más sana y representativa de la sociedad”, los días idos del “fraude patriótico” o cuando los sables salvadores de la patria habitaban la Rosada. ¿Qué país de mierda es este en el cual la “gente como uno” debe salir a la calle a hacer justicia por mano propia  y para patear a un trabajador no complaciente en el suelo? ¿Por qué someterlos a la disyuntiva angustiante de tener que seleccionar entre las cacerolas que usa la muchacha para cocinar y “las de salir”? ¿Tanto reprimir para tener que volver a las épocas de la Liga Patriótica? Y se juramentan que, en su próxima oportunidad, no volverán a cometer el error de no exigir el honor de que en los desfiles del 25 de mayo sea incluido el paso de los escuadrones de “Comandos Civiles”, veteranos de las luchas contra las tiranías peronistas.

Como Borges, se sienten europeos nacidos en el exilio. Padecen en carne propia las incidencias de la “Casa Tomada” de Cortázar. Quizás por eso se exiliaron de “la cultura” de que otrora hiciera alarde, y denotan una consistencia argumentativa comparable a la de un flan Ravanna cocinado en el molde del fuck-you lanatero.

Su diatriba feroz los desnuda. Los calandracas entienden la democracia como una especie de graciosa concesión a la plebe, un artilugio para que todos podamos elegir a aquellos que gobernarán atendiendo los intereses de los calandracas, obedeciendo sus órdenes y garantizando sus ganancias. Quien rompa esta regla de oro es un tiránico traidor. Como lo son los jueces, que, puestos en sus estrados para perseguir a los otros, tengan la osadía de interpelar a un calandraca. Sépanlo, para los calandracas un delito es lo que perpetra otro para apropiarse de algo que es o puede ser de un calandraca, pero si un calandraca se apropia de lo que es de todos o de un “no calandraca”, su persecución patentiza la injusticia del régimen.

Amor al Prójimo y a La Patria.

La violencia ejercida por un calandraca debiera ser considerada siempre un acto de amor a la patria. Los actos de amor, de integración e inclusión, de justicia social, de protección, sea a la economía o a sectores vulnerables llevados a cabo por el gobierno, en cambio, esconden siempre segundas y aviesas intenciones inconfesables. Está escrito. Como lo está que ellos sostienen con sus impuestos al 54% que vota a Cristina, dilapidados en magras jubilaciones, sueldos, asignaciones universales, planes, viviendas, agua potable, cloacas, universidades, becas, netbooks,  u otras menudencias impropias para la condición de los “cabecitas”. No está mal, en cambio, que subsidien con el “impuesto de todos” el gas que usan, su transporte, el combustible de sus fastuosos alta gama, ni tampoco los subsidios a sus empresas o a sus campos. Eso se llama solidaridad inter pares.  

El sábado los calandracas se retiraron a sus Countries y a sus Shoppings, e iniciaron una larga vigilia a la espera de la resurrección. Agotados y ensordecidos por su propio cacareo, se acurrucaron en sus aposentos, acunados por el ensueño de la próxima redención de sus frustraciones: la Pascua en que una caravana interminable de tractores, cosechadoras y 4X4, acompañaran desde las profundas pampas sojeras a un Mesias libremercadista y vengador. Y Cacerolas y Cencerros celebrarán la común-unión eterna en una gloriosa letanía que terminará con la pesadilla de cepos cambiarios, retenciones, domésticas y peones en blanco, matrimonios igualitarios y subsidios universales, y los devolverá, milagrosamente, al paraíso perdido del Primer Centenario.





12 comentarios:

Ricardo dijo...

Excelente post.
Esta frase es agudísima: "¿Por qué someterlos a la disyuntiva angustiante de tener que seleccionar entre las cacerolas que usa la muchacha para cocinar y “las de salir”?".

De todas maneras creo que lo del dólar es un reclamo, pero también una excusa para que la clase mediopelera se solidarice con sus reclamos. Sí, están locos por el dólar, pero sobre él pueden organizar corridas siempre. El revalúo fiscal, en cambio, no puede dar marcha atrás a menos de que ganen elecciones democráticas y limpias y consigan gobernador de la PBA y Legislatura provincial. Más complicado...

Abrazo.

iris dijo...

Tienen nostalgias del centenario pero también de la época en que golpeaban puertas de cuarteles en vez de cacerolas (o flaneras).
Deben sentirse una vez más como los protagonistas de "casa tomada" de Cortázar.

Luis dijo...

Un lujo lo suyo, Ruccio.

Cacerolas en lugar de cuarteles... y ahora encima no juntaron a nadie y quedaron en evidencia entre la violencia y Pando. Respiremos, sonriamos de costado y no nos confiemos, ojito.

Ricardo: salieron a raíz de lo de Biolcatti, pero sumaron todos los lugares comunes del odio antiK para inflar. Lo del dólar se habló en tu blog: si no comunican bien desde el gobierno quedamos: nosotros boyando, sin argumentos sólidos para opinar... y en los medios el resucitado Broda y Melconian de un lado, y Anibal del otro haciendo macanas...
A estos tilingoides les cae como anillo al dedo (por eso Lanata -firme junto al pueblo- estuvo rápido, anunciando que sacaba un amparo)
Zaiat ayer en Pagina estuvo muy clarito con aquello del T.O.C. y la comunicación (visto desde la óptica de un lego semiignorante que suplica explicaciones claras.)

profquesada dijo...

Muy buen post Rucio. La firmeza en la respuesta política y democrática tiene que ser proporcional al odio que manifiestan. A más odio demostrado, más subida de impuestos para aplicarlos a más planes sociales. Con ellos no se puede ser tibio ni concesivo, eso no los calma, los enardece aún más. Total a lo sumo pueden conformar un partido vecinal y, con suerte, meter un par de diputados. No hay que dar por el pito más de lo que vale. Como es obvio, por lo menos la protesta en la ciudad de pobres corazones está fogoneada por el PRO. La UCR y el FAP se mantienen al margen.
Un abrazo.

profquesada dijo...

Luis, creo que Zaiat tendría razón si las condiciones fuesen otras. Tanto las políticas como las económicas. Zaiat le da demasiado valor a los aspectos psicosociales y subvalora los otros. El mercado del blue es minúsculo y, por ahora, no compromete a otros sectores de la economía solo los mismos que lo promueven amenazan conque puede hacerlo en el futuro. El gobierno se propone dar una batalla definitiva contra la dolarización y en esa tenemos que estar todos, sin fisuras. No concuerdo con Zaiat, no se trata de explicar, se trata de hacer y también mantenerse con firmeza en lo que se decide. Ya se trató antes el tema este del dólar con moderación y pedagogía y no sirvió, todo lo contrario, nos costó unos cuantos miles de millones a todos. Ahora se dijo basta, la canilla se cerró hasta nuevo aviso. Bien por Cristina.

Pibe Peronista dijo...

Básicamente, que la chupen los calandracas. En 2009, cuando se venían los ruralistas desde el Obelisco por diagonal hacia la plaza, un domingo a la noche, ahi sí que estaba en la cresta de la ola, éramos 50 monos prendiendo fuego maderas para darles la idea de "barbarie" lejana. Los tipo no podian calcular qué pasaba alli. A las 9 de la noche eramos 50, entre ellos DElía, Cabandié, que juntaba piedras en los bolsillos, entre tantos otros. A las 11 eramos como 3 lucas. Los agrogarcas se habian ido, los corrimos con la vaina.

Luis dijo...

Nadie dijo que las acciones estuvieran mal, profe. Digo que no hay que dejar flancos abiertos, y en eso, más mal que bien, el gobierno siempre a metido la pata a la hora de comunicar. No puede ser que Abal Medina, Kicillof o Randazzo hablen con una claridad magnífica cuando les toca, y en este caso salga Fernandez embárrandola.
Se juntaban muchas cosas en esta vuelta. En el reevaluo fiscal bonaerense los datos (y la estrategia de escalonar el incremento) fue irrebatible y bien expuesta. Asi le fue a la gauchogracia que se quedo regulando sola -salvo los dos tarados que marco el Pibe en su ultimo posteo- y con la tapita trucha del celular de Clarin.
Negar la paranoia dolar del argento promedio no sirve de nada. Y no sólo el clásico estereotipo del tarado clasemediero cae en esa. El Blue no mueve el amperímetro de los numeros, como vos marcas, pero si del humor social (vuelvo con el ejemplo del nabo enojado por dolares que no va a ver en su puta vida o viajes al exterior que ni sus hijos verán, pero que lo enoja irracionalmente. Eso buscan y lo lograron hace 4 años cuando lloraban por los pobres gauchitos)

Explicar es parte del hacer, o sino las palabras se las adueñan los de siempre para torcerlas. No creo que se abran fisuras por pedirlo. Abrazo, profe.

PD: cualquier chabón que labure reparando PCs cae en el blue, aunque sea por omisión, a causa de los garcas distribuidores que lo pusieron a casi 7. Multiplicalo por cada usuario que tiene que reparar su PC baqueteada y vuelve pensando en como juntar la guita de la máquina donde estudian sus pibes. La semana pasada, de los casos que conozco nadie sabia nada más, salvo que Fernandez habia dicho no se que de algo del dolar (y eso uno solo, y no entendio nada). Pero con prender la tele tenes a 40 Melconianes dispuestos a sacarte de la duda. ¿Alguien cree que hablo de clase media garca acá?

Luis dijo...

Nestornautas, acá :
"¿Cuántas tapas de Clarín, La Nación o Infobae (por decir algunos medios) vimos en los últimos meses con el valor del dólar "blue"?

¿Cuántas notas explicando en detalle las múltiples operetas y bicicletas armadas en las cuevas de la city para comprar dólares en condiciones de ilegalidad, con guita negra, no declarada al fisco o de origen espúreo?

Meses naturalizando como vivez criolla, o "resistencia a leyes injustas" (diría Braun, el economista de cabecera de Macri) lo que son, lisa y llanamente, delitos. (...)"

roberto dijo...

Estimado amigo Rucio, ésta manga de calandracas nunca paso hambre siempre vivieron gracias a los que critican y putean, no son más que parásitos en estado puro de odio y añoranzas golpistas.
A los caceroleros, sartenazos de educación y democracia.

Un abrazo.

Daniela Godoy dijo...

Extraordinario post, Rucio, y muy interesantes los comentarios. Coincido con la firmeza que el gobierno tiene que tener independientemente de la desigual relación de fuerzas para diseminar mensajes. También, desde la trinchera K, creo que hay que atender a todos las fisuras por las cuales se puede taladrar ese mal humor. No creo que haya que subestimar las consecuencias de esos discursos falaces porque mucha gente no hace todas las conexiones entre variables, entonces son inmuneAbs a los razonamientos y sí a los impactos mediáticos.
Para pensar entre todxs, y defender mejor este modelo.
Abrazo militante a todxs

Daniela Godoy dijo...

Fe de erratas: quise decir que "son inmunes a los razonamientos pero susceptibles a los impactos mediáticos"( estoy luchando con el teclado).

Bochy dijo...

Cabe recordar que dicha práctica endogámica tiende a desmejorar una especie, y se nota que los está afectando a nivel neuronal, porque no se han dado cuenta que con cinco cacerolas no pueden hechar a un GOBIERNO DEMOCRÁTICO Y POPULAR. Saludos Rucio.