viernes, 24 de agosto de 2012

Lanata lo hizo de nuevo.



12,9. Con mucho esmero y con tesón, logró Lanata perforar el piso de los 13.1 puntos de rating alcanzado el 15 de julio en el que se metió con Famatina. La excusa de ese momento fue que el lechuguino de Nicolás Pauls le habría bajado el pulgar por sus antiecológicos hábitos de fumar y de deglutir piernas de ternera a la provenzal, lo que (al decir del vegetariano fundamentalista) lo convertía en un interlocutor poco fiable para la noble causa.


Tampoco le resultó creíble a los directivos de Clarín que ahora el showman y ex periodista ensayara la explicación de que su furibunda y militante audiencia, confundiera el cacareado informe sobre Formosa con una investigación sobre Taiwan, y creyera que Gil-Doi-sflán era un dictadorzuelo oriental, heredero de las tradiciones de Chiang Kai-shek y del Kuomintang, lo que le restó interés por no comprenderse por donde venía la crítica al kirchnerismo.

Lo cierto es que ningún resucitador es capaz de hacer que PPT haga pié en la audiencia. No es por negar importancia a los 16.3 puntos con los que arrancó, más que prometedor para un programa que se autodenomina periodístico-político. Pero lo cierto es que al mes nomás del lanzamiento, se desbarrancó horriblemente al 13.7 (estimándose una pérdida de casi 300.000 televidentes, logro sólo parangonable con la imagen de De la Rúa después de asumir la presidencia, pero mucho más vertiginoso). 

Con el astronómico rebote mediático que sustituyó el escaso interés que en el público despertó la pretenciosa puesta del “queremos preguntar”, los estrategas de Clarín lograron disimular el traspié y reenderezar, a fuerza de manija exógena y coordinada, el negro panorama que se les presentaba. Desde The Nation hasta Majul, desde Leuco hasta Perfil, todos aunaron esfuerzo y se alinearon en la gran causa multimediática: “Salvemos a la Ballena”.

La inversión pareció garantizarse durante algunas semanas que le prodigaron audiencias superiores a los 17 puntos, incluso se adueñó del primer lugar en las preferencias del público en su franja horario (por única vez) el 24 de junio, alegando ser censurado en el feudo tucumano. 

Pero la astucia de la competencia (y, sin duda alguna, del propio Gabinete Nacional)  estaba pergeñando un nuevo ataque al periodismo independiente, intentando silenciar la libertad de expresión. Los maquiavélicos íncubos preparaban un contra-ataque pletórico de perfidia y malicia. El Laboratorio del mal había logrado reclutar a un personaje con la capacidad convocante, la agudeza y la agilidad mental del barbudo fumador, pero de mucho más estatura (Alejandro Wiebe, a. Marley), y diseñado un producto televisivo tan o más original y esclarecedor que el nuevo Titanic de Artear: “La Voz Argentina”. Desde su primera edición el 1° de julio, volcó las preferencias de un público ávido de consumir fantasías y disfrutar de entretenimiento pueril, Lanata se vio desbancado inmediatamente del liderazgo de ese nicho, sin siquiera haber logrado consolidarse.




A partir de ahí, cuesto abajo en la rodada, Lanata es apabullado de manera cada vez más abrumadora en la escala de preferencias. De nada sirvió que Clarín digitara una campaña propagandística que, bajo la forma de una encuesta, pretendiera demostrar que “Lanata dobla en credibilidada Cristina Kirchner”. Hasta resultó contraproducente para su imagen actual, se puede colegir de los datos cruzados que si le creen a Lanata, es porque aún disfruta de cierto prestigio logrado en el pasado, no porque lo escuchen hoy día. 

Así como, cuando daba sus primeros pasos, el gobierno de CABA intentó encumbrarlo a raíz de cuestionarlo por fumar frente a cámaras, nuevamente intentó ponerlo en el candelero motorizando un rebrote fascistoide en torno a la supuesta injerencia política de “La Cámpora” en las escuelas, tratando de rescatarlo del paupérrimo 13.7 puntos que logró el manipulador informe. En ambos casos la ayuda tuvo la misma eficacia que un salvavidas de plomo. En la primera oportunidad (utilizando la psicología inversa, incluída la ridícula amenaza de clausurar Canal 13), la audiencia no logró ser aumentada (16,3 el 15/4; 16,6 el 22/4), ahora que se le prodiga un guiño instrumentando un 0-800 que recoja denuncias a tenor de la prédica de Lanata, la consecuencia es la pérdida de más de 80.000 espectadores.

Evidentemente, PPT es un producto que sobrevive (apenas), más que por sus propios méritos, por  una infinita trama de repercusiones y rebotes que se articulan en su entorno. Hay previas y repercusiones desmesuradas que lo apuntalan, no sólo desde las páginas de Clarín y desde los espacios de radio Mitre que protagoniza su conductor, sino que atraviesan todo el arco opositor (mediático y político) que se aferran a lo que creen la tabla de salvación a su credibilidad destrozada, y participan inflando el globo mediante un multiplicador y patético claqueo.

Como el majestuoso Titanic, PPT parece condenado a naufragar. La soberbia lanzada a toda velocidad por el mar de las acusaciones, no parece tener otro destino que chocar contra el frío Iceberg de una realidad que se empeña en contradecirlo.

Ni la estudiada chabacanería de su conductor, ni su premeditadas “espontaneidad” y “frescura”, ni su presencia tan imponente como su desaforado ego subestimador, ni la originalidad de aplicar las técnicas del espectáculo revisteril y de los programas de puteríos faranduleros a la crítica política, ni las tribunas pobladas de chicas conchetas que se reflejan en un multiplicador espejo, parecen ser mecanismos eficaces para hacerlo trascender de la mediocridad. Quizás porque su temática ya fue demasiado trajinada por una multitud de gatafloros de ocasión, quizás porque él tampoco se anime a saltar el cerco de lo anecdótico y coyuntural para abordar un debate para el que no está preparado.


Seguirá transitando el heredero de Neustad las noches del domingo. Un dinosaurio que se niega a la extinción. Como otrora Sofovich, cortará manzanas soñando con encontrar gusanos, y perseguirá la quimera de que este modelo algún día pueda desmoronarse como el yenga, sacando de a uno sus bloques.




13 comentarios:

Adal El Hippie Viejo dijo...

Con su permiso lo llevo a Facebook compañero

Anónimo dijo...

La decadencia profesional del individuo citado se puso de manifiesto hace ya más de tres años. Y siguió adelante. Metió en una bolsa de residuos los restos de su antigua prédica, se cruzó a la vereda de enfrente y empezó a operar desde allí. Es decir, se puso al servicio de la antipatria.Ni más, ni menos. Y que a nadie se le ocurra que fue por otro motivo más que por los $$$.
Lo miran los caceroludos. Si mañana alguien macaneara con que los K filmaron películas porno con actos de pedofilia, esos caceroludos enardecidos saltarían de alegría sin ninguna duda. De esas actitudes absurdas, estúpidas, necias y - sobre todo - irrespetuosas y carentes de todo sentido democrático, el gordo ése NO TIENE LA CULPA.
El día que su salud no de más y se retire, alguien tomará la posta.
Si hasta un viejo político como Eduardo Duhalde, cuando pronosticó que el FPV iba a perder por K.O. ó por abandono manifestó muy suelto de cuerpo que quería gobernar para quienes querían a Videla y para quienes no lo querían ... ¿Te das cuenta de que hay un núcleo duro de hijos de puta del cual el gordo ése es sólo un integrante más?
Me entero de lo que vomita leyendo blogs como éste, ya que jamás se me ocurriría perder mi escaso tiempo en sintonizar ESE canal.

Faltan 107 días para el 7 de diciembre.

Saludos
Tilo, 71 años

Rucio dijo...

Gacias Adal.

Tilo, no es sólo uno más del "nucleo duro de hijos de puta", hoy por hoy el gordo mercenario es su principal y más popular vocero.

JP dijo...

"Seguirá transitando el heredero de Neustad las noches del domingo. Un dinosaurio que se niega a la extinción. Como otrora Sofovich, cortará manzanas soñando con encontrar gusanos, y perseguirá la quimera de que este modelo algún día pueda desmoronarse como el yenga, sacando de a uno sus bloques."
Poesía pura, Rucio!
Ojalá no esté lejano el día en que la ballena barbada se estrelle contra el iceberg del descrédito, de la sanata y la mala leche. Ansío poder disfrutar de ese día (casi tanto como los goles a los ingleses en el 86)

Saludos.

Daniel dijo...

Sinceramente me da vergüenza ajena que hayan largado al ruedo una "encuesta" (???) o cosa por el estilo, declamando que Lanata dobla en credibilidad a Cristina. Aparte de estar comparando manzanas con ratas, de locos.
Creo que si mañana hay una elección y se presentan Lanata y Marley como contrincantes; Marley arrasa.
Qué cosa surrealista todo esto, por favor.

Capitán Yáñez dijo...

Es muy simple, Rucio: al "sucesor de Neustadt"... le falta Grondona. Lo peor -para él- es que no hay ninguno a la vista. Y el original ya está gagá y a ACVeado.
Kaput.

Hilda Mendoza dijo...

Muy buena la entrada.

Capitán Yáñez, Ud. piensa que un ídolo, genio y demás adjetivaciones ensalsantes que se le ocurra, aguantaría a su lado a alguien??? Y si ese "alguien" le hace sombra y lo opaca? No. más vale solo que mal acompañado.

Rucio dijo...

Perdon que me meta en el debate, Cap. Yañez e Hilda, pero para acompañantes de Larrata en ese programa me parecen adecuadas la Sarlo y la Walger. Esó sí, hay que tunearlas un poco. Bisturí por acá, estiramiento por allá, siliconas y votox acullá, conchero y plumas y cierra el show. No es por tirarla a la banquina a la Ximena Capristo, pero estas dos podrían reemplazarla con cierta chance.

Pibe Peronista dijo...

Fijate una cosa, el público de Lanata es como un neo-público de CQC, del viejo CQC, pero más siome, porque el programa de Lanta es más siome que el viejo CQC, y porque ya no existe Méndez para polarizar al mediopelo en una tribuna de gorilas que jamás le cuestionarían la política, sino las patillas y la pobreza verbal. Después voy a escribir alguna cosa sobre eso.
Abrazo Rucio!

GrouchoMarx dijo...

Aguante compañero Marley, ¡carajo!
¿Dónde te vas a esconder Laurita Alonso?

Andrés dijo...

y 6,7, 8 como viene de rating??

JEEP OVERO dijo...

Ahora me explico la cara de desconcierto que tienen algunos tilingos conocidos al día siguiente del programa.
¡Y ni qué hablar si por alguna razón intentan entablar algún "debate"! tienen menos argumento que película porno.
Esto ya es antideportivo

Rucio dijo...

Mirá si será antideportivo que aparece por acá uno preguntando por el rating de 678.
Investigue y escriba su propio post, Andrés.