jueves, 2 de agosto de 2012

¿Que me querés vender esta vez?



“Fue víctima de la dictadura de Alfredo Stroessner y, por la acción coordinada de los gobiernos militares de Sudamérica, estuvo detenido con su familia en la Escuela de Mecánica de la Armada, en Buenos Aires. De visita aquí, el ahora ministro de Comunicación de Paraguay, Martín Federico Sannemann, es claro y directo al hablar de la destitución del presidente Fernando Lugo y de la suspensión de su país del Mercosur.





Periodista de profesión, Sannemann se dedicó temprano a la política: fue diputado y luego gobernador del Departamento central. Con fluidez y retórica, lanza una frase tras otra. Sólo cambia al hablar de su familia. Cuando el recuerdo aparece, su mirada se nubla y la voz se entrecorta. “Soy hijo de exiliados. Desde los 3 años estuve afuera de Paraguay, viviendo en Brasil y Argentina. Mis padres eran políticos demócratas que lucharon siempre contra la dictadura de Alfredo Stroessner”, cuenta. Víctima del Operativo Cóndor –plan de acción conjunta entre las dictaduras de Sudamérica–, toda la familia fue apresada en Argentina en 1976. “Mi padre fue torturado durante 9 meses seguidos, simplemente por haber sido opositor en el Paraguay; mi madre era médica y estuvo desaparecida hasta que la encontraron en un campo de concentración. Yo mismo estuve detenido, con mi hermana de 13, en la Escuela de Mecánica de la Armada”, relata.
Después de un año y medio de deambular por centros de detención, la familia recuperó la libertad gracias a la presión de la Cruz Roja Internacional y a la diplomacia de Alemania. De inmediato viajaron a ese país. “Vi morir a muchos argentinos. Esa es la triste integración nuestra”, dice, con lágrimas.”

Martín Federico Sannemann es el Golden Boy del golpismo paraguayo. Reúne una serie de condiciones atractivas en el marco donde debería moverse un Presidente Guaraní. Joven, tal como se lo presenta, un pedigrí progresista que debiera ser inobjetable  para la izquierda bien pensante del cono sur, y de paso (con un estilo fernandoiglesista) curte una onda liberal modernista que contrasta fuertemente con los barbáricos modos populistas: “Nosotros somos verdaderos luchadores, sabemos del sufrimiento de la gente. Por eso da rabia cuando unos farsantes hablan de libertad y democracia”, lanza. “Hay una manipulación perversa. Parece que por cuestiones ideológicas nosotros no tenemos derecho a cuestionar, parece que la izquierda ha nacido santificada, la pseudo izquierda, porque la gente pensó que esa era la izquierda progresista, y yo creo con toda honestidad que fue un fascista populista, con un discurso perverso de izquierda. Lo mismo que (Hugo) Chávez, están emparentados”. El sueño del pibe, lo que ni Ricardito (h.), ni Binner, ni Carrió, ni Pino (*), ni Donda pudieron ser, el empoderamiento de una izquierda discursiva del sistema, europeizada, domesticada, dispuesta a llegar al poder del brazo de la derecha más recalcitrante: la unidad nacional statusquoizadora en marcha.



Fiel a su estilo encubridor, Clarín no nos cuenta que andaba haciendo el amigo Sannemann por esto pagos. Se dice en su tierra: “Fuera de Paraguay existe una desinformación respecto del apoyo y aceptación ciudadana al nuevo gobierno instalado luego de la destitución de Fernando Lugo, advirtió el ministro de Comunicación paraguayo, Martín Sannemann, quien se reunió con comunicadores de Brasil y Argentina como parte de un “proceso contra la desinformación”, dijo en el programa Panorama Mundial de la cadena internacional CNN. “Hay que hacer una diferencia entre lo que está ocurriendo dentro y fuera de Paraguay”, dijo Sannemann desde la capital argentina, en una entrevista concedida a CNN donde señaló que mientras son pocos los gobiernos que reconocen a Federico Franco, internamente existe un apoyo del 75 por ciento de la población. Ante esta situación, Sannemann se ha reunido con comunicadores y líderes de opinión de Brasil y Argentina en el marco de un “proceso de lucha contra la desinformación internacional”, según él mismo calificó. “Todo esto tiene que ver con el manejo de la información y en estos momentos ya estamos tomando esta iniciativa de llegar a todos los diferentes sectores de la opinión pública e ir contando lo que fue el proceso de Paraguay en general y no solo el suceso que todos conocen”.

Es decir, Sanneman no es un hijo de exiliados de paso por argentina, es el principal portavoz del discurso golpista paraguayo, y, posiblemente, un aspirante a su continuación tras el proceso electoral del año que viene. El delfín de Federico Franco, la superación de la frustración cobista.

Clarín no se sube a la cruzada legitimadora del golpe ahora. Ya lo viene militando desde el minuto cero, desde la prédica ambigua de sus columnistas, o echando mano al ocultamiento y la desinformación, en fina sintonía con el discurso y la metodología franquista.

Para que nadie pueda dudar sobre el rol claramente obstruccionista a la integración suramericana, funcional a los intereses de la Casa Blanca, e inteligentemente acorde a la satanización de Hugo Chavez (que en las clases medias y altas germinó con primaveral potencia), cada movida del Mercosur en sentido de la incorporación de Venezuela, pretendió en paralelo ser contrarrestada con fuegos de artificio, contando con el más fiel acompañamiento de “el gran diario argentino”.

Cuando los presidentes del Mercosur se reunieran para decidir la condena al golpe y la suspensión del Estado Guaraní, Clarín tapó el acontecimiento dando amplia cobertura a la denuncia de la novel Ministra de Defensa contra Nicolás Maduro: María Liz García muestra un video (editado) que pretende demostrar que habría incentivado un levantamiento militar, Franco denuncia a Chavez por intentar coimear Senadores para que votasen el acceso de Venezuela al Mercosur.

En cambio, ni una sola línea dedicó ni a la contundente desmentida de la CancillerColombiana, María Angeles Holguín, sobre el accionar de Maduro, ni observó que la denuncia de coimas que intentó Franco, en realidad respondió a una acusación exactamente en sentido inverso que había realizado Chavez, en una jugada típicamente duranbarbesca.

Ahora, nuevamente, cuando una nueva Cumbre del Mercosur incorpora formalmente a Venezuela (en un proceso irregular arbitrario y prepotente, según lo califica la juventud redesocialesista-patriaqueridista -¿caceroleros de avanzada?-), Clarín se hace eco de la operación de prensa “contrarrestadora” capitaneada por Sannemann, pero ocultando su contexto, su verdadera intención y la magnitud de una contraofensiva que apunta, directamente, a deslegitimar el ingreso venezolano, con el argumento de la victimización y de la supuesta anti-institucionalidad.





A propósito de la manifestación respecto a las inversiones argentinas. Valga reconocer que Clarín no está solo. El marco de la 126° Exposición Rural fue propicio para que Hugo Biolcati (en nombre de SRA y CRA), junto a otros agrogarcas de Uruguay, Paraguay, Bolivia y Brasil, firmaran un comunicado quedice: “para que el bloque regional avance, se debe restituir a Paraguay como miembro pleno, en cumplimiento a las normas acordadas oportunamente entre los estados parte. Piden respetar el principio de no intervención, la libre determinación de los pueblos, y el respeto a la Constitución y Leyes de cada uno de los países. Exigen además el respeto irrestricto de la cláusula que exige el acuerdo unánime de todos los miembros signatarios del Tratado de Asunción ante la eventual incorporación de nuevos países al Mercosur… que la suspensión política de Paraguay en el Mercosur y la incorporación de Venezuela representan una amenaza al proceso de integración regional.”



Sannemann es mucho más que un mero portavoz, que la gran esperanza blanca del conservadurismo paraguayo, es hoy el “gran comunicador” y, junto a su esposa (la flamante directora ejecutiva de la Unidad Técnica de Modernización de la Administración Pública), el gran reconversor del anquilosado modelo stroessnerista paraguayo: el matrimonio encargado de cambiar, maquillar y remozar, para que todo siga igual. 


Sanneman es también el encargado de acallar del éter las voces disidentes, como lo denuncia Reporteros Sin Fronteras  y el ex director de la TV públicaParaguaya. De eso te podés enterar hasta en La Nación. Nunca lo sabrás leyendo Clarín. Y la SIP no hace nada...

Pero no entiendo…

¿Qué me vendés?
¿Qué precio es la salud del porvenir?
Si ahora está de inviernos el jardín
Y agosto lastimó las flores que planté,
Las cosas que soñé...

Mientras tanto, siga el baile golpista y anti-integracionista.






* Pino Solanas, con quien Sannemann comparte la preocupación por la "baja calidad del voto", tal como lo pone de manifiesto ACÁ: 

  "Continué preguntándome ¿Cuál sería la reacción de los  televidentes de un país serio como por ejemplo Chile  o Francia si vieran un día a sus políticos trabajar de payasos desafinados? Me refiero a estos países porque son los políticos, a veces telúricos, los que utilizan a aquellos como ejemplo que deberíamos emular.
 
     ...
 
      Siempre, los que detentaron el poder, trataron de sostenerlo ofreciendo circo a la masa de ignorantes. Me indigna, como creo que a usted también, que se trate de destruir la posibilidad seria de construir una Patria Nueva.
 
      El sistema democrático, es cierto, tiene muchos errores…pero hay que fortalecerlo para  no permitir que la conciencia crítica muera. Si todo sigue así, un día en vez de mirar un programa de debate político de candidatos a presidente ¿preferiremos mirar “Cantando por un Voto”, seguiremos pues “Votando por un Circo” y no “Votando por un Sueño”?




3 comentarios:

Pibe Peronista dijo...

Ese muchacho debería estar en Temaiken!

Daniel Mancuso dijo...

Se parece a Mauricio Macri en varios aspectos este muchacho...

Daniela Godoy dijo...

Excelente informe, lo difundo para exponer la red neogolpista de cámaras y micrófonos que prolifera por Latinoamérica.
Ya lo dicen en México (Yo soy 132) por Peña Nieto; lo dicen lxs hermanxs paraguayos que transmiten como pueden imágenes de la resistencia por www.radiotvnuevoparaguay.com, porque hasta el cable de fibra óptica cortaron para que en el país no se sepa del repudio.
No puede ser menos la corporación aquí, ni en Ecuador, no nos será fácil el sueño de Bolívar.
Nosotros estamos dispuestos a dar todas las peleas, de todas maneras.
Abrazo Rucio!