jueves, 9 de agosto de 2012

Yo también me pregunto



“Y yo me pregunto: ¿qué raro, por qué será? Porque mucha gente a lo mejor se tuvo que deshacer de ese BODEN 12 que recibió en el 2002 porque necesitaba dinero en el momento. ¿Pero cuántos se habrán deshecho de los bonos por poquísima plata, por todas las cosas que les decían que les iban a pasar? Y bueno, por eso el 78 % del BODEN 12 se cobra afuera y solamente el 22 % está acá adentro”. Decía nuestra Excelentísima Sra. Presidenta de todos y todas los y las argentinos/as, Dra. Cristina Elisabet Fernández de Kirchner el otro día en la Bolsa de Comercio en relación a que el 78% de los Boden 2012 que se terminaron de amortizar estaban en manos extranjeras.




Y sí, desde octubre, con una corrida cambiaria primero y con la presión del dólar blue, se viene sistemáticamente desde los medios de prensa, pretendiendo crear la sensación de un mercado del dólar seco y de una probable impotencia del Estado Nacional de afrontar los pagos en esa moneda. El 28/5, nos contaban desde IProfesional lejos de seguir los consejos de Cristina Kirchner -cuando afirmó que "nada raro iba a pasar con el dólar"- los argentinos no se quedaron tranquilos, ni indiferentes, ante la ola de rumores y malos presagios que circulaban en la city porteña, en las empresas, en las charlas de café y hasta por cadena de e-mails”.

¿No alcanzó? Mayo-junio fue pródigo en notas periodísticas que alertaban sobre la supuesta estrategia del gobierno para pesificar hasta sus deudas en dólares. Ieco de Clarín agitaba el 13/6, en el mar de la ambigüedad mediática y a pesar de las desmentidas: “Los temores a la pesificación de los depósitos en dólares venían acompañados además por la pérdida que eso significaría para el dueño de ese depósito. Sin poder comprar dólares libremente, la pesificación se haría al precio de la cotización del mercado legal (al que nadie puede acceder), por lo que implícitamente significaba una pérdida del 25% para el dueño de los dólares, dada por la diferencia entre el dólar oficial y el paralelo. Para el diputado de Coalición Cívica Alfonso Prat Gay, ex presidente del Banco Central, no tiene “ninguna justificación” la “obsesión del Gobierno con la pesificación” porque, según consideró en declaraciones radiales, se trata de medidas que “ahuyentan depósitos y hacen perder reservas”. 

¿No alcanzó? Pues llegó la ayuda externa, desde Europa se alertaba desde El Cronista el 27 de julio: “Esta vez, ni siquiera los bonos en dólares –otrora mejores alternativas de inversión– pudieron salvarse. Los títulos en moneda dura tuvieron una caída de hasta 3,5% como el caso del Boden 2012. Algunos analistas aseguraron que la caída de este título tuvo que ver con la recomendación de desarmar posiciones horas antes del corte que se realizará en 15 días... El riesgo país, el indicador que elabora el JPMorgan, subió más del 2% y situó el spread argentino en 1.152 puntos. El mercado carece de reacción ya que los miedos continúan propagándose entre los inversores”, dijo Jorge Alberti analista del portal especializado El accionista. En el mercado cambiario, en una rueda con muy poco volumen, el Banco Central vendió dólares sobre el inicio de la rueda y recompró sobre el final, con un saldo que resultó neutro. El minorista se mantuvo en $ 4,58, mientras que el blue casi no se movió.” 

Mientras tanto, la presencia de los agoreros (antiguas vacas sagradas del libremercado en los ‘90) se intensificaba en las noches en los paradigmáticos programas de cable y gastaban en su trajinar los pasillos que conducen a los programas serios de radio en las mañanas.

Ahora bien, observemos este dato del “Riesgo País” de JP Morgan, en junio-julio de cada año, sube considerablemente el riesgo país, coincidentemente con la cercanía de la amortización anual del 12,5% del capital de los BODEN 12 (pico verificable, independientemente del comportamiento precedente o posterior, ACÁ), y eso a pesar de que religiosamente se han cumplido los pagos y que el título ha sido considerado, reiteradamente, una rentable y segura inversión.

En Argentina, la mayoría de los medios y economistas neoliberales, desalentó a los tenedores nacionales de BODEN12, impulsándolos a su venta a precio vil, convenciéndolos de las bondades de otras inversiones  o directamente agitando viejos fantasmas (como fue el caso de Cachanovsky, titulando “Volver a 2002: se vino la pesificación “de facto” - EL QUE DEPOSITÓ DÓLARES,RECIBIRÁ… PESOS”). Sin embargo pareciera ser que los fondos de inversión internacionales ni leen la prensa independiente vernácula, se ríen de nuestros ilustres prohombres de la economía, ni les interesan las evaluaciones de JP Morgan. O bien reciben de las mismas fuentes información diversa a la del resto de los mortales… y actúan en consecuencia.

Carrió denunció penalmente a la presidenta por “Abuso de Autoridad”. Dice que "como en el año 2001, el gobierno vía inflación e imposibilidad de adquirir dólares perjudicará a todas las clases medias y medias bajas argentinas en una colosal transferencia de dólares a los argentinos especuladores financiaron titulares de los bonos”. Pino Solanas y Cia., no ilustran sobre la titularidad actual de las ¾ partes de los BODEN: “se está pagando, entre otros, a los cinco grandes grupos de inversión, Franklin Resources Inc, Capital International Fund, MFS Investment, Blackrock Group, Capital World Investment y Fidelity, copropietarios de las petroleras británicas que se llevan nuestro petróleo en Malvinas y fueran denunciadas por el ministro Timerman. Blackrock Group –uno de los fondos de inversión más grandes del mundo– es del Bank of América,  histórico acreedor de la Argentina y participante del fraude de la deuda desde 1976”. Lo que no parecen preguntarse es por qué motivo, si los BODEN fueron íntegramente entregados a ahorristas argentinos, el 57% de ellos titulares de cuentas de menos de 50.000 dólares, no fueron ellos quienes pasan ahora a cobrarlos, que los hizo desprenderse de lo que pudo haber sido, luego de la estafa y de la larga espera, un buen negocio.

Quizás los nuevos 15 minutos de fama que lograron es el precio que hace que su lealtad se tuerza hacia el encubrimiento de los promotores mediáticos (la cadena del desánimo y del miedo) del despojo a precio vil, y no hacia las víctimas de la nueva estafa, construida sobre la desconfianza de los argentinos en su propio país. 

El terrorismo mediático sigue siendo un buen negocio, pero para los otros.




8 comentarios:

Gustavo Atilio Rui dijo...

Habría que preguntarse si algo que a priori parece tan ilógico, no puede ser explicado de la siguiente forma: ¿Cuanto dinero puedo obtener llevando el dato de una inverión segura a un fondo de inversión, y, una vez acordado con éste, haciendo lobby por los medios, para convencer a los tenedores de bonos de malvenderlos? Es indudable que es una mejor explicación que el error permanente de gente tan preparada ¿No?

Anónimo dijo...

Esa gente "tan preparada" no comete errores. Simplemente EJECUTA OPERACIONES. Es decir, si no pueden ganar dinero haciendo lo que se les cante sin que nadie les eche sal en la cola, fragotean, mienten, tratan de instalar el miedo y la desconfianza y si los incautos les dan bola ... consiguen seguir ganando a expensas de los giles.

La culpa no es del chancho.

Faltan 120 días para el 7 de diciembre.

Saludos
Tilo, 71 años

Ricardo dijo...

Muy buen post. Como siempre, bah.
Muy buenos aportes de Atilio y Tilo.
El verdadero riesgo del riesgo país es creerle a los que lo fabrican.

Alcides Acevedo dijo...

Muy caraduras.... gran cantidad de BODEN12 fueron "vendidos" a precio de regalo a Chávez ¿se acuerdan? la tasa de interés implícita era del 17%... esos bonos (miles de millones) se vendieron por completo en Wall Street a cambio de dólares.
Bien por Chávez... él y Cristina la tienen clara a la hora de operar con bonos soberanos.

Pibe Peronista dijo...

Ustedes sigan jodiendo, Lilita resite.

Rucio dijo...

Alcides Hacepedos todavía está dolido de cunado Chaves puso unos 4000 millones de dólares, frescos, consantes y sonantes en épocas que la calificación de deuda era medalla de oro mundial (6769 PB) y para prestarte plata sus amigos te pedían 30% de comisión, una tasa de interés 50% mayor, el manejo de la economía, y el rosquete. Alcides Hacepedo todavía llora porque no nos parecimos a España. Andá a cagar, Hacepedo!

Hilda Mendoza dijo...

Excelente!!!!!
Sus preguntas no son las del establishment y tienen respuesta. Por eso hay gente nerviosa. Nobola!!!

Luis Quijote dijo...

Los tuve y malvendí por creer en los gurúes. Eran otros tiempos y pensaba que Clarín INFORMABA.
Si esto, con los aportes suyos, de Tilo y otros lo hubiera sabido entonces, otra sería MI historia; pero no me quejo.
Solo me costó plata, pero las caretas se cayeron; y en el balance...
¡Ganamos todos!