sábado, 27 de octubre de 2012

Vive.

Sonrieron. Ilusos.

Pero no tardaron en darse cuenta 
 que ya era inalcanzable para su ponzoña,
que estaba mucho más alto 
que lo que su mediocre egoísmo
 les permitía imaginar.

La sonrisa se les hizo mueca
y comenzó para ellos una pesadilla
en que florece millones de veces,
consecuente y obstinado,
y contagia su vida en nuestros corazones.

Sonrieron. Ilusos.
Debieran saber desde siempre
que las tumbas no detienen a los sueños.


7 comentarios:

Daniel dijo...

Te digo compañero, que hoy estaba tranquilo en este día calmo, de reflexión, donde vamos a ir a las calles sin llamados ni afiches. Y especialmente sin odio.
Y este imfame que postea hoy Barricada:

http://sergiodelfino.blogspot.com.ar/2012/10/el-mismo-amor-el-mismo-odio.html

que hoy es el que mas cobra para provocar desde la cueva de ratas que tenemos enfrente, logró provocarme.
Pero ya está.
Que les sea leve el final que les espera. En sus conciencias, digo, si es que les queda algo de eso.

Ricardo dijo...

Muy bueno, pero algo sarmientino, vea. ;)

Luis dijo...

Bueno, hay más de un Sarmiento (no como Rocas, Biolcattis y Mitres, que solo hay uno)
Abrazo con memoria, lágrima y sonrisa, todo junto.

pipo dijo...

mucha gente hoy en plaza de mayo, nestor no fue olvidado !!

Sibaris dijo...

El Presidente Kirchner se convirtió en un emblema nacional y latinoamericano, jamás será olvidado.

Sujeto dijo...

"Las tumbas no detienen a los sueños" ni tampoco a los símbolos, a las banderas, a los ideales.
Hermoso poema.
Abrazo

Pibe Peronista dijo...

Viva Nestor!