sábado, 23 de julio de 2011

Colón. Anoche largamos…

Entre bombos y banderas, multitud de compañeros con ánimo de fiesta, con ganas de poner color y alegría a las palabras.





Bajo la advocación de Cristina y con el recuerdo de Néstor a flor de piel, fuimos a compartir con el Pato Urribarri (que va por la reelección) y con Marcos Luciani (próximo intendente), las ganas de seguir impulsando la continuidad y profundización de un modelo que nos contiene y nos renueva esperanzas.



Algo importante, y raro, en un acto de campaña, los discursos se centraron más en lo que falta hacer que en lo que se hizo. Todos (también intervinieron el Senador Arletaz y el actual intendente Marsó) reconocieron que estamos en el camino, pero que aún falta para que Colón y la provincia ocupen el lugar que sus potencialidades le permiten aspirar. Si ves el vaso medio vacío, es una autocrítica, si ves el vaso medio lleno, es el reconocimiento de que apenas empezás a andar el camino de un despegue indispensable, el destete definitivo de tantos años de montielismo y bustismo (dos caras de la misma política conservadora y retrógrada que se niegan a despedirse) que  atrasaron los relojes de la historia entrerriana.

Y arrancamos bien. Marcos (con una indiscutible onda con una juventud politizada, comprometida y con hambre de ser protagonista de un nuevo tiempo), enfrentó la envidiable y auspiciosa dificultad de ser interrumpido innumerables veces por cantos que expresaban afecto y aliento. El Pato poniendo bien alto la bandera de que somos un movimiento encolumnado con un proyecto Nacional y Popular que piensa en Entre Ríos, como nunca a antes, incluyéndolo en la senda del desarrollo y la justicia social. Había química, compañeros, había ganas como hace mucho no veía y que sólo se siente cuando los de abajo y los de arriba del escenario están convencidos de que van para el mismo lado.



A darle que esto recién empieza, que lo de anoche en Sauce se derrame en todo Colón, que se inflamen los corazones y contagien las ganas. Así, compañeros, se sigue creciendo y se derrota a las rémoras del menemismo que sueñan en volver.

Belelé & hijo, un clásico
con la fibra en los parches

4 comentarios:

Moscón dijo...

¿Y los choripane?¿Y los tetra?Humo por lo menos había...
Mañana a votar al chivo aquí en Santa Fe.
Ahí vamos!!

Saludos

Daniel dijo...

Aguante Entre Rios!

Sibaris dijo...

Entre Ríos la verde, mi preferida, Colón ciudad de mis amores, si habré parado a tomar mates en la costanera!!!
Descuento que el triunfo será absoluto!!!
Un abrazo!!!

roberto dijo...

Da gusto ver a "convencidos del mismo lado",
aguante Entre Rios!... no permitan que el canto de sirenas embaucadoras nos rocien con sociedades rurales dictatoriales.

Abrazos!!!